| 6/10/2015 9:00:00 PM

Aldor, el rey de los dulces en África

Con sus marcas Yogueta y Pin Pop, Aldor conquistó 40 mercados. Tiene planta en Suráfrica y exporta más de 50% de su producción.

Puede que en Suráfrica pocos hayan oido hablar sobre Colombia. Pero muchos consumen sus productos más dulces: las chupetas Pin Pop y Yogueta, que se han convertido en referente de nuestro país en ese lejano mercado.

Estas marcas hacen parte del exitoso portafolio de Aldor, compañía creada por Raif Aljure Nasser, hijo de un inmigrante libanés que, buscando huir de la guerra, decidió asentarse con su familia en Colombia.

Aunque Raif Aljure se dedicó por un tiempo al comercio, en 1993 le apostó a la industria, luego de convencerse de que Cali reunía las mejores condiciones para el negocio.

Y no le faltaba razón. En ese momento se combinaban tres elementos: materias primas a precios competitivos, la cercanía al puerto de Buenaventura y las ganas de innovar. Con esta fórmula y dos marcas –Yogueta y Pin Pop– arrancó la compañía produciendo 5 toneladas diarias de chupetas y caramelos duros.

Leonardo Aljure, hijo del fundador y presidente de Aldor, dice que han sido el trabajo duro, la competencia, el interés por mantener altos estándares de calidad y la capacidad de entender y conectarse con el consumidor, los ingredientes de la fórmula ganadora que tiene a Aldor hoy en 40 mercados en el mundo. Dos estrategias han sido claves: por un lado, la innovación en desarrollo y adquisición de marcas y por el otro, la internacionalización. En el primero, en los años recientes adquirió la marca Frunas de Nacional de Chocolates en 2011, la marca de gomitas Trolli, en 2014. En estos proyectos la compañía invirtió cerca de $35.000 millones.

En el segundo, su vocación exportadora se notó de manera temprana: dos años después de entrar en operación inició ventas a Panamá, Ecuador, Haití y Costa Rica. La participación de las ventas al exterior ha estado en rangos entre 65% y 75%.

Pero quizás la pisada más fuerte en los mercados internacionales la dio Aldor en el mercado de África.

A finales de los 90, luego de participar en importantes ferias internacionales –una constante en la cultura de la compañía–, incursionó en Suráfrica. En 2003, una campaña publicitaria le generó allí tal nivel de éxito que catapultó las marcas de la empresa confitera colombiana a las primeras posiciones de liderazgo en ese país. El año pasado, la revista Sunday Times eligió a las marcas de Aldor ganadoras del premio “The Coolest Brand” en la categoría de confites.

Los resultados han sido muy dulces no solo en Suráfrica sino en la mayoría de mercados del continente africano, que hoy representan cerca de 50% de las ventas totales de la compañía.

En 2012, Aldor abrió una planta en Johannesburgo –con una inversión de US$5 millones–, que hoy representa 35% del total de su producción, y genera 300 empleos –solo ocho de ellos son colombianos–. Las marcas de Aldor ocupan hoy el primer o segundo lugar entre las más vendidas en países como Zambia, Zimbabue, Mozambique, Angola, Congo y Nigeria.

En Asia, las marcas de Aldor ingresaron hace 10 años con exportaciones a China, que han tenido un crecimiento sostenido y se aceleraron en el último año, al punto que para 2015 esperan duplicar las ventas en ese mercado.

De hecho, esto podría compensar en parte las dificultades que registran los mercados vecinos como Venezuela y Ecuador, que se han venido cerrando paulatinamente para los productos colombianos.

Al cierre de 2014, las ventas de Aldor totalizaron $215.000 millones –15% más que en 2013– y sus inversiones en publicidad masiva global alcanzaron 5% del total de sus ingresos. Con sus plantas en Colombia y Suráfrica produce actualmente 60.000 toneladas de confites al año.

“Este año lo veíamos inicialmente como excepcional, pero se nos han presentado algunas situaciones como el arancel en Ecuador, el agravamiento en la situación de Venezuela y un tema que no se puede pasar por alto: a pesar de los bajos precios internacionales del azúcar, el precio en el mercado local está muy alto”, asegura Aljure.

Pero los planes de Aldor siguen siendo ambiciosos y para este año espera un crecimiento en ventas de 14%. Una apuesta que no tiene pierde.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?