| 6/9/2016 12:00:00 AM

Claro le dio el sí a las Niif desde temprano

El proceso en la principal compañía de telecomunicaciones de Colombia fue complejo, retador y apasionante. Aquí las razones.

Como corresponde a una de las empresas más grandes de las telecomunicaciones en Colombia, Claro dio el sí a las Niif desde temprano. La compañía considera que la utilización de este estándar contable facilita la revelación de información en un lenguaje común, que es clave tanto para los inversionistas nacionales e internacionales como para las autoridades y el público en general. Por esta razón, para cumplir con el objetivo de adoptar estas normas contables desarrolló un plan con una duración de tres años y cuatro meses, a partir de septiembre del año 2012.

Con el propósito de adoptar las Niif, Claro invirtió en capacitación y en un diagnóstico pormenorizado, llevado a cabo por un tercero de experiencia en la implementación de IFRS, como Deloitte. Expertos de esa organización les brindaron información actualizada sobre el estado del arte en la implementación global de las IFRS y los efectos probables de la adopción de las Niif en Claro Colombia en las principales cuentas de sus estados financieros.

De un modo preventivo, para asegurar el éxito del objetivo trazado, la compañía coordinó tanto cursos de actualización en matemáticas financieras como diplomados en normas internacionales, en asocio con la Universidad de la Sabana.

  Para ver el especial completo lea: ¿Cómo se han adaptado las empresas Colombianas a las Niif?

La compañía decidió hacer la implementación de las Niif de manera paralela a la actualización de la versión 6 de su ERP SAP.

La adopción de las Niif fue liderada por la dirección de contraloría de Claro en Colombia. En desarrollo de ella, Claro no tuvo que contratar personal adicional. El proceso se llevó a cabo con el equipo de finanzas existente en la compañía, compuesto por setenta personas de diversa formación profesional: expertos en contabilidad, economistas, administradores de empresas e ingenieros industriales. La preparación fue local en su totalidad. Sin embargo, tuvo el acompañamiento de América Móvil, su casa matriz, que hizo la implementación en el año 2009. Esta colaboración con la matriz fue muy fructífera porque los ayudó a entender las necesidades de consolidación de los resultados de la compañía en Colombia con los de la casa matriz y los preparó para cumplir los requerimientos de la auditoría de este proceso que, por los cambios que introdujo fue complejo, pero también retador y apasionante.

En opinión de Fernando González Apango, vicepresidente financiero de Claro, los cambios más significativos que se presentaron con la adopción de las Niif ocurrieron en la cuenta de activos fijos, cuya valoración requirió la utilización del método de costo atribuido, que fue introducido por la casa matriz en 2009, al adoptar las IFRS. Este cambio los obligó a reconfigurar el módulo de activos fijos de su ERP – SAP, con el fin de realizar una adecuada valoración. En su concepto, las cuentas patrimoniales fueron las más afectadas, en la medida en que reflejaron los ajustes en los activos, los intangibles y los pasivos, derivados de la adopción de las Niif.

Desde su punto de vista, la implementación de las Niif “fue un reto importante” que la compañía culminó de forma satisfactoria. En sus propias palabras, la adopción de este estándar contable fue “un proceso necesario en Colombia, pues deja a las empresas –incluyendo a nuestros competidores locales y del extranjero– con el mismo lenguaje financiero. Se mejora sustancialmente la comparabilidad y se genera un ambiente de total transparencia de la información financiera, lo cual consideramos que crea nuevos canales para los negocios entre los empresarios colombianos y extranjeros”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?