| 5/15/2014 6:00:00 AM

Pleno empleo

Clara López le apuesta a una política contracíclica para generar empleo y cree que las empresas deben apadrinar nuevos proyectos educativos.

Vestida de amarillo y con el pelo suelto, su nuevo look en los últimos días de campaña, llegó Clara López a Barranquilla el primero de mayo para acompañar las protestas del Día del Trabajo junto a varios grupos obreros. En plaza pública y acompañada de líderes sindicales, perfiló su estrategia laboral. “Es el gran cambio que tenemos la obligación de realizar. Tenemos que darle un viraje al modelo económico para volcar toda la política pública. No solo esa Ley del Primer Empleo que no ha funcionado”.

Con tono enérgico su discurso fue aplaudido por cientos de ciudadanos que se acercaban para apoyarla. “Colombia no será un país rico para pocos, sino un país en pleno desarrollo y gobernado para todos los colombianos”, gritó López ante la multitud que soportaba las altas temperaturas del día.

En Barranquilla, igual a como lo hizo en Fonseca, Guajira, Clara López fue enfática en decir que si llegara a la Presidencia revisará el tema educativo. “Tenemos que crear un programa para que empresas adopten los colegios públicos y los bachilleres puedan acceder a trabajos bien remunerados y estables”.

En su programa de gobierno le apuesta a no solo a tener empleo, sino que este sea digno. Por eso realiza una crítica al actual programa de empleo, que según ella es mentiroso. “En la actualidad, según los datos suministrados oficialmente por el Dane, el índice de desempleo se ubica en guarismos cercanos a 10%. Esta es una cifra que no revela la realidad de la precariedad en la que vive el pueblo colombiano”.

Inequidad es otro de los aspectos por los que lucha. Cuando se le acercan los ciudadanos para indagarle sobre lo que hará por el salario mínimo, ella no duda en responder que buscará “un salario para los empleos públicos que sirva como un ancla de precios que dé mayor estabilidad a la economía. Este salario debe cubrir las necesidades básicas de las y los colombianos sin distanciarse mucho del Salario Mínimo Mensual Legal y debe ser siempre menor o igual al del sector privado para no desincentivarlo”.

Para López, quien se ha caracterizado por ser muy cercana a los trabajadores, el desarrollo nacional debe estar financiado con ahorro e inversión, una tasa de cambio de equilibrio y manteniendo una estabilidad fiscal adecuada.

En su discurso siempre aparece lo público y ante la multitud lo expresó: “el empleo público se fundamenta en un sistema contracíclico de estabilización macroeconómica: si se expande la producción privada y, con esta, la demanda de trabajo por parte de este sector, disminuiremos el gasto público del programa, y si se contrae el sector privado y, con ello, la demanda de trabajo por parte del mismo, aumentaremos el gasto público del programa, garantizándoles empleo a quienes expulsa el sector privado”.

***

LAS PREGUNTAS A CLARA LÓPEZ

¿Se debe mantener la prioridad de la minería como locomotora del crecimiento?

Nuestro lema es “minería sí, pero no así”. Como Colombia es la primera potencia en biodiversidad por kilómetro cuadrado del planeta, la política minero-energética debe ser responsable con el ambiente. Debe ceñirse a los principios de defensa del interés y la soberanía nacionales. El ritmo de explotación estará determinado por las necesidades del país y no por los ritmos del capital extranjero. El Estado debe ser socio y no solo fiscalizador. Debe participar en un porcentaje justo del negocio, considerando que su inversión es supremamente valiosa: está aportando el recurso natural no renovable.

¿Cómo garantizará que el crecimiento de la economía sirva para crear empleos de calidad?


Nuestro programa de empleo público se fundamenta en un sistema contracíclico de estabilización macroeconómica: si se expande la producción privada, y con esta la demanda de trabajo por parte de este sector, disminuiremos el gasto público del programa. Si se contrae el sector privado y, con ello, la demanda de trabajo por parte del mismo, aumentaremos el gasto público del programa, garantizándole empleo a quienes expulsa el sector privado. Es decir, lo expandiremos en la recesión económica y lo contraeremos en el boom, garantizando así un mecanismo de autorregulación.

¿Cómo fortalecería usted las políticas sectoriales para la industria y la agricultura?

Durante el primer año de gobierno le cumpliremos a Dignidad Agropecuaria el ya firmado Pacto Agrario y exigiremos una renegociación de los actuales TLC, para que pueda haber crecimiento y desarrollo en el sector agrícola, sobre todo en los productos que estamos en capacidad de producir y de los cuales dependen millones de familias colombianas. En mi gobierno habrá controles a los intermediarios y especuladores que hacen parte de oligopolios que inflan los precios de insumos y fertilizantes.

¿Cómo diseñaría usted una sólida política de desarrollo rural con una fuerte inversión en bienes públicos productivos?


Solucionaré las restricciones que tienen para el desarrollo industrial los Tratados de Libre Comercio que están en ejecución y frenaré la implementación de aquellos que no se hayan aprobado, hasta tanto se renegocien de acuerdo con los intereses nacionales. Elaboraré planes de compras estatales que no sean de última sino de primera instancia, para la provisión de bienes públicos, infraestructura e incentivos a otros sectores. Impulsaré una política de incentivos estatales a través de subsidios, préstamos e infraestructura esencial para el mercado interno: ferrocarriles y ríos.

El día de los overoles - Juan Manuel Santos

De tierras y ángeles - Óscar Iván Zuluaga

A campo abierto - Enrique Peñalosa

Sin mordazas - Martha Lucía Ramírez

Volver a la carátula
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?