| 6/9/2016 12:00:00 AM

Bavaria se adelantó una década a las Niif

Bavaria fue pionera en la implementación de las NIIF en Colombia, por medio de un proceso enriquecedor que motivó el estudio y la participación de su equipo financiero.

Como parte de su cultura corporativa, Bavaria está en la vanguardia tanto en la incorporación de tecnología de punta como en el ejercicio de las mejores técnicas administrativas. Por este motivo introdujo las Niif a sus estándares contables desde 2006, cuando empezó a reportar a SABMiller, su casa matriz. En consecuencia, cuando el gobierno nacional en 2011 brindó la oportunidad a las empresas que operan en el país de implementar voluntariamente las Niif desde 2012, Bavaria participó en esta iniciativa para contribuir con su experiencia a la adopción de estas normas en Colombia. Desde entonces trabajó con las superintendencias de sociedades y financiera en el análisis de los impactos, las lecciones y los retos que tuvo en su proceso interno de implementación.

En ese proceso Bavaria no tuvo la necesidad de contratar más gente. La implementación fue realizada por su personal experto, apoyado por una consultoría externa. El equipo hizo un cronograma de trabajo con entregables y fechas precisas. También llevó a cabo un plan de capacitaciones internas, en el cual se asignaban una o dos normas a las personas del área financiera, con el fin de estudiarlas y plantear dudas para resolverlas con los expertos y socializarlas con el equipo de la dirección financiera. En palabras de los líderes, la experiencia de implementación de las Niif “fue algo muy retador y enriquecedor, que motivó el estudio y la participación activa de todos los integrantes del equipo financiero de Bavaria”.

Lea también: ¿Cómo se han adaptado las empresas Colombianas a las Niif?

Para la adopción de estas normas, la compañía tuvo que realizar inversiones en sistemas de información y en el entrenamiento correspondiente. Los participantes recuerdan que “parte del proyecto consistió en diseñar la herramienta que permitiría llevar un tercer reporte contable para Niif local, ya que los dos libros contables que existían eran para Niif corporativo de reporte a casa matriz y Colgaap”.

Nueva mentalidad

Los miembros del equipo rememoran que los “primeros años fueron un poco traumáticos, con extensas jornadas laborales y muchos regaños (¡en inglés!)”. Esto se debió a que desde 2006 tuvieron que adaptarse a nuevos procesos, uno de los cuales fue implementar como contabilidad principal el libro corporativo bajo Niif para reportar los resultados a la casa matriz de SABMiller. Además, de manera simultánea se estableció como segundo libro contable el Colgaap. Expresado en sus propias palabras, “fue un cambio de mentalidad para toda la organización, con novedades culturales, barrera idiomática y modificación del periodo contable, que para SABMiller inicia en abril y termina en marzo (por lo cual tenemos dos celebraciones de año nuevo: Enero y Abril)”. A pesar de lo traumática que resultó al comienzo, el equipo piensa que la experiencia fue edificante: “todo este proceso adelantó gran parte del camino que teníamos que recorrer en la implementación de Niif en Colombia, ya que tuvimos que replicar las mismas políticas contables de la casa matriz y los procesos internos ya estaban ajustados a Niif, solo que ahora tenemos un tercer libro que es para efectos de Niif local”.

En el caso de Bavaria, los cambios contables más importantes se dieron en las cuentas de propiedad planta y equipo, inversiones en subsidiarias y asociadas, beneficios a empleados, cuentas por cobrar, impuesto diferido, provisiones y activos diferidos. La cuenta más afectada fue la de propiedad, planta y equipo, lo cual resulta “entendible, dado que pasamos de vidas útiles fiscales a otras que reflejan la vida económica de un activo y su aporte como unidad generadora de beneficios económicos”.

El grupo cree que la implementación de las Niif fue un paso necesario para el país, porque si bien “hace mucho tiempo hablamos de globalización, tratados de libre comercio, inversión extranjera” y en tiempos recientes de “la adhesión de Colombia a la Ocde”, en términos contables nos expresábamos en un dialecto que dificultaba la comunicación con el exterior. Para la cristalización de todos esos anhelos en términos financieros requeríamos “una armonización de las normas contables, los reportes y la aplicación de estándares que nos permitieran entendernos en un idioma común con el resto del mundo”. Además, estos estándares “ofrecen una gran oportunidad para mejorar la función financiera de las organizaciones a través de una mayor consistencia en las políticas contables, mejorando la eficacia y logrando beneficios potenciales de mayor transparencia, comparabilidad y apertura”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?