| 6/9/2016 12:00:00 AM

Actuemos contra el “festival de la evasión”, Arturo Calle

El empresario Arturo Calle señala que el sector productivo colombiano y los consumidores están siendo golpeados por el alto nivel impositivo. Es necesario combatir la evasión.

Se trata de uno de los empresarios más reconocidos de Colombia. Arturo Calle ha logrado consolidar una marca en el mundo del comercio de las prendas de vestir y por eso el suyo es un caso de éxito en el emprendimiento nacional. Al ser consultado sobre una eventual reforma tributaria, le pidió al Gobierno y al Congreso mucha sensatez, porque considera que el contribuyente colombiano está en el límite de sus capacidades. Aquí, sus respuestas.

¿Qué le preocupa de una nueva reforma tributaria?

Me ha preocupado desde hace unos años –y no lo dice sólo Arturo Calle sino el propio Gobierno– que Colombia es un carnaval, mejor, un festival de evasión. El Presidente lo dijo hace poco: unos pocos pagan demasiado y unos muchos no pagan nada o casi nada. Cuando los colombianos o empresarios organizados tienen que pagar mucho, la caja se les empieza a agotar. El Estado colombiano debe tener igualdad y bajar los impuestos para los organizados, porque estamos pagando demasiado: sí hay manera de que todos los contribuyentes paguen lo que les corresponda. Deben tributar todos los colombianos. ¡Que la evasión en Colombia sea 0%!

¿Le tocó un golpe muy duro con la reforma de 2014?

¡¿Me tocó?! ¡No! hoy en día ‘me toca’ y ‘les toca’ a todos los empresarios y colombianos organizados que cumplen con el pago de sus impuestos dar entre 60% y 75% de su utilidad. Los impuestos son infinitos y le voy a mencionar algunos: predial, valorización, a la riqueza, renta, retención en la fuente, anticipos sobre la renta…

¿Qué piensa de subir el IVA?

Me parece gravísimo, gravísimo. Si el país necesita dinero debe hacer que todos los contribuyentes aporten al fisco. No es un negocio incrementar el IVA por una razón muy sencilla: en este momento los colombianos han perdido mucha capacidad de compra; entonces, ¡cómo les encarecemos más sus productos para que consuman menos! Ya de hecho me parece alta la tarifa de 16%, que es la de la mayoría de los casos. La mayoría de los empresarios serios en Colombia está vendiendo lo mismo en pesos que otros años o un poco menos, pero en unidades están vendiendo 10%, 15% o 20% menos. El negocio no es subir impuestos, el negocio es controlar la evasión. La evasión del IVA puede ser de $15 billones a $30 billones. Ahí está el dinero que el Estado necesita.

¿Qué piensa del escándalo de los Panama Papers?

Lo único que le puedo decir es lo siguiente: gracias infinitas a mi Dios que ni la firma Arturo Calle ni mis hijos están en ese paseo de Panamá, ni en ninguna parte del mundo; y si en alguna parte del mundo existieren $20, están declarados ante el Gobierno de Colombia. ¡Qué delicia y qué tranquilidad! Dormir tranquilo es la mayor riqueza que tiene el ser humano. Repito: ni la empresa comercializadora Arturo Calle, ni sus hijos, ni su señora están en esos paseos.

¿Qué piensa de los impuestos locales?

Los impuestos prediales son una infamia; los costos que se tienen que pagar de predial son brutales, las valorizaciones son impresionantes. Acabamos de pagar el año pasado impuestos de valorización de la época de Samuel Moreno y después la de Petro. Y ahora -estimo mucho al alcalde Peñalosa le ayudé con mi voto y económicamente también- pero ya quiere incrementar de nuevo el impuesto de valorización. ¡Hombre, los ciudadanos no dan más! El dinero que necesitan ahí lo tienen y existe. Resulta que en todas las ciudades del país la evasión en el Impuesto de Industria y Comercio (ICA) puede estar mínimo en 40%. Se les ha dicho a los alcaldes: “ahí es donde ustedes tienen la plata, pero se tienen que agachar y recogerla”. Tienen que sacar unas normas drásticas, serias, para acabar con la evasión, que en el ICA es aterradora

¿La devaluación lo ha ayudado?

Eso ha hecho que los productos importados hayan aumentado de precio 50%, 60%, 70% y hasta 80%. Eso se le traslada al consumidor; si no se lo traslada, trabaja a pérdida y cierra su negocio.

Pero eso favorece a la producción local.

Nosotros siempre hemos producido en Colombia. Hemos tenido por lo general dentro de las tres fábricas alrededor de 3.500 operarios, solo en producción. Nunca hemos dejado de producir en el país. Ahora estamos produciendo todavía más, porque tenemos que proteger la industria, el trabajo y el consumo en Colombia. Pero hay que entender una cosa, hay producto final que tenemos que importar porque en Colombia no hay telares o determinados valores agregados. Todas las empresas que confeccionan en Colombia tienen que importar una parte.

¿Ha sentido la desaceleración?

Claro, porque se han vendido menos unidades. Pero eso no es solo Arturo Calle, mire la industria automotriz, mire los almacenes que importan..

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?