| 6/10/2015 7:00:00 PM

5000 Empresas

El año pasado fue bueno en ingresos para las empresas, en especial para las de hidrocarburos, que con todo y menor precio del petróleo siguieron reinando. Impuestos, Niif y desaceleración, retos de 2015.

Sin vientos de cola externos que empujaran la economía, y con una caída en los precios de sus principales productos de exportación, Colombia creció 4,6% el año pasado, en gran parte por el desempeño de sus empresas privadas y públicas, que no solo lograron mantener ritmos de crecimiento por encima de los dos dígitos, sino que además continuaron sus procesos de internacionalización.

Mientras en 2013, en el ranking de las 5.000 empresas más grandes del país clasificaron firmas con ventas de $15.300 millones en adelante, en el de 2014 la facturación mínima fue de $17.900 millones. El año pasado, las 5.000 empresas registraron ingresos operacionales por $933 billones, 15,6% más que en 2013. Las ventas promedio fueron de $185.163 millones, pero si se quita a Ecopetrol, que por sus grandes cifras distorsiona los números, los ingresos promedio bajan a $160.020 millones.

Uno de los sectores que sorprende en el ranking de esta revista, que no incluye empresas de actividad financiera, es la industria manufacturera. Pese a la preocupación que desde hace varios años existe frente a su desempeño y a las cifras negativas de producción industrial, en 2014 las empresas manufactureras, al menos las más grandes del país, aumentaron sus ventas en 12,7%, llegando a los $180 billones.

Nutresa, Bavaria y Cementos Argos son las empresas industriales que más venden y que más dinero ganan. De las 5.000 compañías incluidas en el escalafón, 1.073 son de manufactura.

Con mucho menos representantes en el listado (tan solo 142 compañías) y con muchos más factores en contra, las empresas del sector de hidrocarburos y servicios petroleros mantienen su liderazgo en cuanto a facturación. En promedio registraron ingresos de $888.193 millones, con todo y la caída en el precio del petróleo.

Es más, sus ventas crecieron 27,8% anual, lo cual se debe a que mantuvieron o incluso aumentaron sus niveles de producción. Cifras de la Agencia Nacional de Hidrocarburos indican que en 2014 la producción promedio de crudo fue de 990.000 barriles diarios, un poco por debajo de los 1,01 millones de 2013. No obstante, al cierre del año pasado empezaron a mostrar mejoría y hasta abril de 2015 se registraban alzas, con un promedio de 1,02 millones de barriles diarios.

Ecopetrol también evidenció esta situación al registrar un aumento de 1% en su producción durante el primer trimestre de 2015, en especial en el campo Chichimene, donde la mejora fue de 69%. Esta petrolera y sus filiales fueron las empresas del sector hidrocarburos con más ganancias en 2014, en particular Cenit y Ocensa.

País de comerciantes

El sector con mayor presencia entre las 5.000 empresas más grandes del país es el comercio, con 1.608 compañías. En conjunto vendieron $219,2 billones el año pasado, pero también fue el sector que registró uno de los más bajos crecimientos en su facturación, con 13,6%.

La Organización Terpel, el Grupo Éxito, Exxon Mobil y Supertiendas Olímpica son los líderes del comercio, que este año se están viendo resentidos por una menor demanda interna, en particular de los bienes durables, lo que afecta ventas de hipermercados como el Éxito. Esta cadena aumentó sus ingresos en 28,4% en el primer trimestre de 2015, pero redujo su utilidad neta en 29,2%. La caída de sus ganancias obedeció a dos factores que también están afectando al resto de empresas del país: las normas internacionales de información financiera (Niif, que implican una nueva metodología para llevar la contabilidad) y la carga impositiva aprobada en la pasada reforma tributaria.

Las Niif obligan a que en el primer trimestre del año se registren los gastos no recurrentes relacionados con el impuesto a la riqueza, así como las contribuciones por valorizaciones, que en el caso del Éxito implicaron un valor superior a $60.000 millones. Si se quitara el impacto de las Niif y los impuestos, la utilidad neta del primer trimestre de esta cadena habría crecido 20,2%.

Ladrillos al alza

Después del sector de hidrocarburos, la construcción fue el segundo de mayor crecimiento, según el ranking. Con 479 compañías y una facturación conjunta de $35,8 billones, la industria de la edificación y de las obras civiles registraron un aumento en sus ingresos de 26%.

CBI Colombiana –la firma que está a cargo de la ampliación de la Refinería de Cartagena–, Conalvías y Conconcreto son las empresas con mayores ingresos en el sector, pero a diferencia de otros negocios en donde las firmas de grandes facturaciones repiten como las de más ganancias, en el caso de la construcción las utilidades más grandes las registran Odinsa, la Concesionaria Ruta del Sol y CSS Constructores, una empresa vinculada a la familia Solarte.

Esta diferencia se explica por el nivel de maduración de los proyectos en los que está cada firma, pues las que operan las obras más adelantadas obtienen mejores ganancias.

La ventaja del sector constructor es que en él están basadas las esperanzas económicas del país para lo que resta de 2015. Ante la caída de los hidrocarburos y las dificultades que experimenta la industria manufacturera, en especial por el contrabando, la construcción tiene las mejores perspectivas, gracias al programa de obras de cuarta generación del Gobierno y que este año implicarán adjudicaciones por $30 billones. A eso se sumarán los proyectos originados en Alianzas Público Privadas (APP), de las que se aspira a adjudicar $15 billones en 2015.

El reinado de los pollos

El sector agrícola fue el año pasado el tercero de mayor aumento en su facturación (21,6%), con un total de $13,8 billones, que fueron registrados por las 180 empresas que alcanzaron a clasificar en el listado de Dinero.

Las más grandes por ingresos operacionales y ganancias fueron Avidesa MAC Pollo, Pollos El Bucanero e Incubadora Santander, lo que demuestra la supremacía del sector avícola dentro del agro nacional (los ingenios azucareros se ubican en el ranking dentro de la industria).

A su favor, las compañías avícolas tienen el hecho de estar exentos de IVA y de vender una de las carnes más económicas que se consumen en el país. Así mismo, los favorece la demanda interna.

No obstante, están afectados por la devaluación del peso frente al dólar, que va en 9,6% en lo corrido del año debido a que la mayoría de sus materias primas son importadas.

Para 2015, los empresarios avícolas esperan un crecimiento superior a 4% y que el consumo se mantenga con un nivel similar al de 2014, cuando a nivel per cápita fue de 29,6 kilos de pollo y 242 unidades de huevo.

El sector de telecomunicaciones y tecnología, con 152 empresas en el ranking, también tuvo un buen 2014, pues registró un aumento en sus ventas de 20%, al alcanzar $37 billones. Claro Móvil es el número uno indiscutible en ingresos operacionales y en utilidades. Su empresa hermana, Claro Fijo (Telmex) ocupa el segundo lugar en ventas y el tercero es para Telefónica. Al clasificar a estas compañías por utilidades se destaca el caso de ETB, que salta al segundo lugar con $370.531 millones y un crecimiento de 119% anual. Esto gracias a una mejor gestión y a los US$250 millones que recibió tras salir del 25% que tenía en Tigo, luego de la fusión entre Millicom y Une.

Los demás

La minería, el transporte y los servicios aumentaron sus ventas el año pasado, 19%, 15,4% y 14,7% respectivamente. Tres firmas paisas ocuparon los primeros lugares de facturación en el sector servicios: las sociedades inversoras Grupo Sura y Grupo Argos y la empresa de servicios públicos Grupo EPM. El sector servicios es uno de los que tiene mayor número de empresas en el ranking de Dinero, pues cuenta con 1.177 firmas.

En general, para todas las 5.000 empresas los desafíos de 2015 serán enormes, pues a las particularidades de su negocio se sumará el cambio metodológico que traen las Niif, el cual ha tenido impactos en su patrimonio y en sus utilidades, que también se verán golpeados por una mayor tasa de tributación y por una eventual disminución en el consumo.

Hasta el cierre de 2014, las cuentas del Banco Mundial indicaban que la carga impositiva a las empresas colombianas era de 75,4%, frente a 52,1% de las mexicanas y 27,9% de las chilenas, lo que evidencia una clara desventaja.

Las encuestas de la Andi muestran un dato de tasa impositiva menos dramático (68,1% para el año pasado), pero su cálculo es que con la reforma tributaria que entró en vigencia este año dicha tasa se subiría a 72% en 2015.

Si a lo anterior se suma la expectativa de una desaceleración económica, las cosas no pintan muy bien para el sector privado. ¿Qué estrategias usarán para sortear los obstáculos de este año?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?