| 5/28/2012 4:00:00 PM

Análisis Bancolombia: Sectores - Minería

Es evidente el hecho de que la minería se ha convertido en uno de los principales sectores de la economía colombiana, y es que las cifras posicionan la actividad minera como el segundo -después de hidrocarburos- que más aporta al desarrollo nacional. Es así como la última década ha sido de actividad febril para el sector, apoyado por con una incremento continuo de la actividad minera en los departamentos de Guajira y Cesar principalmente.

Según el DANE, el PIB minero, jalonado por el carbón, en menos de 10 años se ha incrementado en un 80%. Cifras afines ha arrojado la producción, que en el mismo periodo presentó un crecimiento del 40% aproximadamente. Adicionalmente, los precios de los Commodities han estado en constante crecimiento, el precio del carbón ha tenido un incremento entre el 110 y el 230 por ciento dependiendo de la tipología, el oro ha aumentado su valor un poco más del 250% y la plata alrededor de 350%, lo anterior en los últimos 5 años. Si a las anteriores líneas se le agrega un país rico en minerales, un estado comprometido con la normatividad y una estructura institucional idónea para hacer frente a los retos que exige el panorama internacional, se obtiene un sector competitivo y atractivo para las grandes multinacionales mineras.

Con base en el éxito que ha tenido la Agencia Nacional de Hidrocarburos –ANH-, el gobierno decidió crear una entidad similar pero con miras a la minería, la Agencia Nacional Minera –ANM- que entró en plena operación el pasado 3 de mayo, y tiene dos grandes objetivos: la contratación y la fiscalización; por un lado, se debe evacuar cerca de 19.000 solicitudes mineras que tienen represadas el servicio geológico nacional junto con los entes territoriales, por otro lado se debe darle rumbo al futuro de la minería en materia de legalidad, uno de los grandes retos para alcanzar un sector competitivo, seguro y ambientalmente sostenible. Con esta acción se prenden motores a la locomotora minera del gobierno en turno y se espera tenga iguales o mejores resultados que su homóloga sectorial, la ANH.

Los inversionistas extranjeros ven con buena cara los esfuerzos que ha hecho el gobierno para optimizar la dinámica del sector, al finalizar la década de los noventa el sector recibía montos de Inversión Extranjera Directa -IED- por 500 MM USD aproximadamente, mientras que al finalizar el 2011 se recibieron más de 2500 MM USD, teniendo años como el 2009 con cifras mayores a 3.000 MM/USD.

La participación de la inversión minera en la IED total presenta un constante crecimiento, alcanzando en el 2011 el 20%, y es que importantes compañías mineras extranjeras han puesto sus ojos en el país en los últimos años, el sector ha percibido flujos de capital provenientes de países como Canadá, Suiza, España, Chile y Estados Unidos, situación que confirma el buen momento que atraviesa la internacionalización del sector. Si bien en Colombia tradicionalmente las inversiones extranjeras tenían que ver en su mayoría con el sector primario, el crecimiento de los demás sectores como el de Comercio, Construcción o Telecomunicaciones pintan un panorama distinto, de manera afortunada frente al riesgo de caer en la llamada ‘enfermedad holandesa’.

Pero aún así, queda mucho trabajo por delante para el gobierno y todos los pa
rticipantes del sector. La ilegalidad, la corrupción y la protección del medio ambiente son los más grandes retos que se deben abordar buscando soluciones sostenibles en el largo plazo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?