| 8/18/2016 12:00:00 AM

Alto voltaje: El camino de ISA para llegar a la cima

La principal transportadora de energía en Latinoamérica está presente en 8 países, con 33 filiales y tiene negocios en telecomunicaciones, concesiones viales y gestión de sistemas en tiempo real.

Con un gerente, una secretaria, un conductor, un mensajero y un presupuesto de $5 millones comenzó a operar en 1968 Interconexión Eléctrica (ISA) un año después de fundada. El gobierno nacional de la época quería desarrollar proyectos de transmisión a alto voltaje y generación de energía.

Para poner en marcha esta idea, llamaron como subgerente técnico a Germán Jaramillo Olano, quien le puso manos a la obra y, tres años después, en 1971, tenía en operación el primer sistema de integración eléctrica regional con una línea de 537 kilómetros.

Lea también: Edición 500: ¿Cómo han cambiado la economía y los negocios en Colombia?

Jaramillo Olano era ingeniero eléctrico y había trabajado en la Unidad de Planeación de Empresas Públicas de Medellín. En ISA trabajó durante 15 años, hasta 1983, cuando el entonces presidente Belisario Betancur le pidió al Ministro de Minas de la época despedir a varios funcionarios de ISA por supuesta participación en política, Jaramillo se negó a hacerlo tras considerar injusta la decisión y prefirió renunciar.

El tiempo le alcanzó para construir y poner en operación las centrales de Chivor, de 1.000 Mw, y la primera etapa de San Carlos, de 620 Mw, que entró en servicio en 1984 y son consideradas dos de sus más grandes obras como gerente de ISA.

En 1985 entró en operación la interconexión entre el centro del país y la costa atlántica con la línea de transmisión de energía a 500 Kw y, tres años después, la empresa concluyó el complejo hidroeléctrico del oriente antioqueño, integrado por las centrales de San Carlos, Jaguas y Calderas con capacidad para generar 1.428 Mw con la misma agua que se vertía de una central a otra.

En 1991, la Nación adquirió 51% de la propiedad de ISA. En la transformación y crecimiento de ISA no todo ha sido color rosa, pues en 1992 la empresa se vio envuelta en un escándalo por la contratación de unas barcazas para generar energía que nunca funcionaron.

En esa coyuntura, el gobierno nacional nombró al jefe de la Oficina de Planeación de ISA, Javier Genaro Gutiérrez Pemberthy, como nuevo gerente general en remplazo de Jorge Bustamante Roldán, quien estuvo en el cargo ocho meses. Gutiérrez Pemberthy, ingeniero civil de la Universidad de los Andes y magíster en ingeniería industrial, también había adelantado varios cursos de especialización en sistemas de energía eléctrica.

Durante los 15 años que estuvo en el cargo –hasta aceptar la presidencia de Ecopetrol en 2007–, Gutiérrez comenzó a operar la interconexión comercial Colombia-Venezuela, la primera de las interconexiones internacionales existentes hoy y que incluyen además Colombia-Ecuador y Ecuador-Perú. Está en estudio la de Colombia con Panamá. Desde 2009 ISA, en asocio con Etesa S.A., creó en Ciudad de Panamá Interconexión Eléctrica Colombia – Panamá S.A. (ICP), para viabilizar la integración eléctrica binacional.

En 1994 la decisión de la Asamblea de ISA fue escindir el negocio de generación de la compañía y nació Isagen. Cuatro años después, la transportadora de energía incursionó en el mercado de las telecomunicaciones.

Lea también: Brookfield se queda con el 56,71% de Isagen por unos $6,5 billones

Uno de los puntos clave en la transformación de la empresa es sin duda el lanzamiento del programa de democratización accionaria que se conoció como “ISA acciones para todos”, en el año 2000. Durante ese primer programa se vendieron 115 millones de acciones y 62.000 personas se convirtieron en accionistas. Hoy tiene unos 35.000 accionistas y 1’107.677.894 acciones en el mercado.

En esa primera democratización, Gutiérrez era el más entusiasta en la venta de las acciones y se fue de ciudad en ciudad, y a quien pasaba a su lado le hablaba de las ventajas de ser “dueño” de ISA. El mensaje caló y, como dato curioso, entre los nuevos accionistas apareció una vendedora informal que había invertido sus ahorros en la compañía, y tenía como domicilio conocido el Cementerio San Pedro, porque allí ubicaba su venta de dulces.

Tras la democratización, el otro gran paso que dio ISA fue ingresar al mercado internacional, al ganar un concurso público en Perú para construir 373 km de líneas y después llegó a Bolivia, en 2003, a construir y operar 5 subestaciones y 604 kilómetros de líneas. A Brasil llegó mediante la adquisición de 50,1% de las acciones ordinarias de CTEEP.

En 2005 nació XM, compañía de expertos en mercado para operar el Sistema Interconectado Nacional y administrar el mercado de energía mayorista. Dos años más tarde, en 2007, cuando asumió como gerente general Luis Fernando Alarcón Mantilla, la compañía comienza la internacionalización del negocio de telecomunicaciones con Internexa Perú. Hoy Internexa tiene en total unos 48.866 kilómetros de fibra óptica en operación y despliega el anillo de banda ancha más largo del continente.

Con la interconexión internacional andando y a partir de la experiencia de construcción de líneas de transmisión de energía, en 2010 ISA decidió entrar al negocio de concesiones viales en Chile en donde hoy es el mayor operador de vías interurbanas con un total de 907 kilómetros. En 2012 constituyó a Interchile para transportar energía en ese país y en 2013 nació Intercolombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?