| 8/17/2017 12:00:00 AM

Los abogados tributaristas están más activos que nunca en Colombia

Si hay una práctica que nunca está inactiva y menos en medio de una desaceleración económica es la de impuestos. Frentes como la atención de patrimonios familiares y cumplimiento de declaraciones para la normalización de activos, además de los litigios, ocupan gran parte del tiempo de estos especialistas.

"El derecho tributario es ridículamente cambiante”, afirma Adrián Rodríguez, socio de Lewin & Wills, una de las firmas tradicionales en derecho tributario en Colombia. Y lo dice al referirse a una de las áreas de práctica más populares, con mayor necesidad de constante actualización y, como dirían los tributaristas, por fortuna, una de la que más trabajo les da.

“Independientemente del menor dinamismo de la economía colombiana, los ingresos de la firma se han incrementado debido a un ensanchamiento en la base de clientes y a un incremento en las actividades relacionadas con temas tanto de planeación patrimonial de individuos y familias de alto patrimonio como con consultas y litigios de grandes empresas derivados de las recientes reformas tributarias”, afirma Rodríguez.

De un grupo de 102 bufetes analizados por Dinero, se encontró que de los 397 socios de firmas, 52 de ellos se han especializado en la práctica tributaria. Es decir, 14% de los socios de los bufetes del país se han enfocado en este frente tan necesario en un país en donde se ‘estrena’ reforma tributaria con relativa frecuencia.

Lea también: Perlas tributarias: El barullo impositivo de las personas naturales

Entre ellos se cuentan nombres de gran prestigio, como los de Felipe Aroca, Santiago Pardo, Juan Rafael Bravo, Fernando y Camilo Zarama, Lucy Cruz de Quiñones, Juan Pablo Godoy, Ciro Meza, Alfredo Lewin, Martín Acero y otros tantos que en los últimos meses han concentrado gran parte de su trabajo en aspectos como los requerimientos de cumplimiento tributario  y declaraciones de normalización de activos, así como manejo de patrimonios familiares, activos en el exterior, reglamentación de la reforma tributaria y litigios constantes.

En el caso de la obligatoriedad de normalizar activos en el exterior, la tarea ha sido titánica. Luego de casi tres años, el Gobierno logró que 14.471 contribuyentes entregaran información de bienes y activos omitidos en el exterior, con un saldo de $2,3 billones a favor del Estado. En total, en ese lapso se normalizaron $19,3 billones, aunque el trabajo sigue.

Foto: Juan Guillermo Ruiz Socio de Posse Herrera Ruiz.

“Vemos mucha actividad en distintas sub-áreas. Ahora vemos mucho movimiento en rentas como consecuencia de la decisión de la autoridad tributaria de hacer unas fiscalizaciones mucho más extendidas”, afirma el socio especialista en impuestos de Posse Herrera Ruiz, Juan Guillermo Ruiz, uno de los líderes de esta área de práctica en el mercado, quien dice que trabajo es lo que hay en este frente, dado que hasta el 31 de diciembre próximo hay plazo para hacer las correcciones a estas declaraciones de normalización de manera extemporánea.

Puede interesarle: ¿Es verdad que hay muchos impuestos en Colombia?

Este proyecto, al igual que la discusión y la posterior reglamentación de la reforma tributaria, ha sido una fuente de trabajo constante para los abogados. Es de las prácticas más robustas y desarrolladas a la par por firmas full services y firmas que se concentran en esta práctica.

“En un país con reforma tributaria mínimo cada dos años, el tema tiene una dinámica permanente por los cambios que hay. Con esa reforma que hubo el año pasado, ha habido consultoría en muchos temas: los cambios en el IVA, toda la parte corporativa, integración con los temas de las normas Niif, transparencia y normas sobre intercambio de información. Los movimientos y asesoría transversal a las demás áreas de las empresas se han dinamizado bastante”, afirma Camilo Cortés, socio y líder de la práctica en Dentons Cardenas & Cardenas.

Foto: Camilo Cortés Socio Dentons Cardenas & Cardenas.

Coyuntura

La mayor cantidad de litigios y consultas tributarias tienen que ver con el actual escenario de desaceleración de la economía. Las proyecciones de los analistas del mercado apuntan a un crecimiento de 1,5% este año.

“En un contexto de desaceleración económica y de aumento en la carga impositiva, lo primero que buscan los empresarios, empleados y familias es efectuar planeaciones tributarias. Esto implica, como primera medida, calcular su verdadero nivel de tributación, aprovechar al máximo todas las alternativas legales para reducir impuestos y, en algunas ocasiones, dar giros al modelo de negocio. Además, la amplia red de tratados internacionales suscritos por Colombia para evitar la doble imposición e intercambiar información, el recurrente cambio en las reglas de juego (normas) y la globalización de la economía hacen que los empresarios demanden con mayor frecuencia esquemas internacionales y soluciones que funcionen o involucren varias jurisdicciones”, afirma el especialista Sebastián Rodríguez Bravo.

Puede interesarle: Gobierno asegura que no se necesita otra tributaria

También en esta época crecen los litigios tributarios. Por ejemplo, al presentarse una mayor fiscalización tributaria, surgen más controversias por la aplicación de precios de transferencia en las operaciones que realizan las empresas multinacionales: operaciones de suministros físicos, inventarios o servicios y de entrada o salida del país que se observan en sectores como el minero y petrolero, así como discusiones de compañías en relación con tributaciones locales.

“Las compañías más grandes están siendo objeto de una multifiscalización muy compleja de manejar porque son requeridos por autoridades tributarias nacionales y locales. El nivel de controversia fiscal es enorme y no siempre, infortunadamente, como incumplimiento efectivo sino por aproximaciones interpretativas, vacíos normativos y áreas grises que generan inseguridad jurídica a los contribuyentes. Soy partidario de la fiscalización, pero que no sea abusiva”, afirma Ruiz, socio de Posse Herrera Ruiz, quien además ejerce como Presidente del Instituto Colombiano de Derecho Tributario.

A diferencia de otras áreas que se ‘apagan’ en un escenario de mayor debilidad de la economía, el desarrollo de esta práctica se dinamiza. Los cambios son tan constantes que durante los últimos 24 años Colombia ha tenido 14 intervenciones en su sistema tributario.

Una polémica decisión

La reforma tributaria también trajo consigo un impopular tributo que ya lleva dos demandas encima: las del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 5% a los tampones y toallas higiénicas, por tratarse de un tributo que violaría el derecho a la igualdad y que claramente afecta a las mujeres. La demanda inicial fue presentada por Andrés Virviescas, especialista en derecho tributario, y Diego Nemocón Beltrán, abogado tributarista de la firma N&V Asociados.

“Una tarifa de IVA sobre bienes que son de primera necesidad impacta de manera inconstitucional a los contribuyentes y constituye una política regresiva en materia fiscal, que a su vez es discriminatoria”, según el documento de demanda.

Recomendado: Demanda de Claro y Telefónica: ¿ganamos o perdimos?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.