| 7/12/2010 12:00:00 AM

La Fundación Beyeler

El pasado 25 de febrero, el galerista suizo, coleccionista de arte y cofundador de la Feria Internacional de Arte de Basilea (ArtBasel), Ernst Beyeler, murió a los 88 años de edad dejando atrás un importante legado de arte para la humanidad: el Museo Fundación Beyeler, en Basilea.
Concebido por el premiado arquitecto italiano Renzo Piano, este espacio, que es considerado como una obra de arte en sí misma, alberga desde 1997 alrededor de 200 obras de arte del siglo XX, de la colección que Beyeler y su esposa Hildy conformaron con base en su particular visión del arte moderno. Obras de artistas como Monet, Cézanne, van Gogh, Picasso, Warhol, Kandinsky, Lichtenstein, Kiefer, Bacon, Mondrian, Braque, Matisse, Léger, Rothko, Miró, Dubuffet, Rauschenberg, Tàpies, Chillida, Baselitz, Klee, Penk y Giacometti, entre otros, están exhibidas permanentemente en el vanguardista edificio.

Precisamente sobre Giacometti, artista suizo y gran amigo de Beyeler, la Fundación realizó del 31 de mayo al 11 de octubre del año pasado, como parte de las tres grandes exhibiciones temporales de arte moderno que efectúa al año, una exposición con 150 esculturas, pinturas, dibujos y objetos realizados a lo largo de toda su carrera, procedentes de colecciones privadas y de museos de todo el mundo. Entre ellas no podía faltar la escultura L’ homme qui marche II (1960), perteneciente a la colección permanente del Museo y considerada prácticamente la imagen corporativa de la institución. Correspondiente al proyecto de frágiles esculturas humanas en bronce de la última etapa de Giacometti, compuesto por seis ediciones numeradas y cuatro pruebas de artista, esta obra es un verdadero ícono del arte moderno, al igual que su compañero L’ homme qui marche I que recientemente fue subastado por Sotheby’s, en Londres, por la suma de US$104,3 millones, marcando así un nuevo récord mundial para una obra de arte.

Además de las exposiciones de arte moderno, en la Fundación Beyeler también se pueden apreciar proyectos de artistas contemporáneos que conviven por un par de meses con la colección permanente, como la instalación de bombillos LED de la artista norteamericana Jenny Holzer, que finalizó el pasado 24 de enero.

Los espectaculares jardines que rodean al Museo también se convierten en escenario de obras de arte, como la magnífica escultura realizada por Calder que juega con los frutales y árboles ornamentales que allí se encuentran.

Las exposiciones que ofrece la Fundación, así como su entorno único lleno de luz, arquitectura y paisaje hacen de este lugar un paso obligado para quien visite Basilea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?