| 3/2/2007 12:00:00 AM

El reacomodo en los centros comerciales

El reacomodo en los centros comerciales
La llegada de cadenas internacionales como Falabella y el afán de expansión de grandes superficies y supermercados impulsa la modernización de los centros comerciales tradicionales y el reacomodo de marcas en locales existentes.

Bulevar Niza, en Bogotá, invertirá este año $30.000 millones en la ampliación de espacios para atender la demanda de locales. A este complejo comercial llegará la cadena francesa Carrefour, que tras meses de conversaciones con Leopoldo Vargas, gerente del centro comercial, ya dispone de un espacio de 6.200 m2 para la apertura del almacén en esta zona. Pero, una vez entre Carrefour a Bulevar, se dará la salida del supermercado Cafam que opera allí, pues según Vargas, "Cafam siempre ha sido claro en que no puede tener un competidor tan fuerte en un solo espacio y prefiere reubicar su almacén fuera del centro comercial".

A este y a otros centros comerciales de trayectoria han llegado representantes de la cadena española de ropa femenina Zara, interesados en conocer la oferta de locales, la afluencia de público y la posibilidad de encontrar un local bien ubicado para montar sus operaciones.

Algo similar ha sucedido en Medellín, donde el centro comercial San Diego, con 35 años de trayectoria, invierte $62.000 millones para crecer su infraestructura y darle entrada al primer almacén Falabella en la ciudad paisa. El pasado 2 de enero, San Diego inició la construcción de un edificio de 10 pisos en uno de los parqueaderos que tenía para entregarle los 3 primeros a Falabella, cadena con la que ya firmó un convenio, según sostiene Jaime Arango, gerente del centro San Diego y presidente de la Asociación de Centros Comerciales (Asocentro) de Medellín.

Una de las dificultades para los empresarios de los centros comerciales es que no tienen mucho espacio para crecer. Por ello han tenido que acudir a zonas comunes como parqueaderos, plazoletas y espacios recreativos para acomodarse a las nuevas tendencias.

En otros casos —dicen los comerciantes—, los grandes jugadores han comprado 5 ó 6 locales comerciales seguidos a las cadenas más pequeñas para instalarse en centros comerciales de alta trayectoria, pues entre las exigencias del comercio moderno está la búsqueda de locales de más de 2.000 m2 para responder a las necesidades de espacio de los consumidores de hoy.

Las cajas de compensación también han evolucionado con fuerza en el mercado del retail. Colsubsidio ya tiene autorización para abrir comercio en ciudades diferentes a Bogotá y por fuera de Cundinamarca y según cuenta Diana Londoño, jefe de la división de supermercados y droguerías Colsubsidio, la estrategia de crecimiento será fuerte en todo el país.

El constructor Pedro Gómez Barrero, quien desarrolló Unicentro en Bogotá y el centro comercial Santafé que abrió el año pasado en la capital y ya inició construcción en Medellín, afirma que otra tendencia que está cambiando el comportamiento del retail es la oferta centrada en los niños, que son considerados grandes clientes de los centros comerciales.

"Si hace 32 años con San Diego en Medellín y Unicentro en Bogotá se irrumpió con las primeras versiones de los centros comerciales modernos, con cines y otras diversiones, ahora estamos pensando más en los niños, en sus inquietudes y sus sueños, por lo cual, en los centros comerciales que por su gran tamaño lo permiten estamos construyendo ciudades para niños, con parque, banco, supermercado, estación de bomberos, periódico, programadora de televisión, emisora de radio y los demás componentes de una verdadera ciudad; en donde los niños se comportan como mayores, se divierten y se forman como ciudadanos", dice Gómez Barrero.

Los centros comerciales han superado su función primaria como entes comerciales, para convertirse en puntos de encuentro y diversión para la gente, donde la tecnología y la cultura son fundamentales.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.