Galería

  • “Rara vez los proyectos de regeneración urbana son realizados exclusivamente por el sector público. Se requieren cuantiosos recursos financieros, y la mayoría de las ciudades no dispone de esos fondos”, dijo Ede Ijjasz-Vasquez, director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural del Banco Mundial. En el informe ‘Regenerando Zonas Urbanas’, se analizaron las estrategias tomadas de algunas ciudades del mundo y estos fueron los principales casos estudiados:

    “Rara vez los proyectos de regeneración urbana son realizados exclusivamente por el sector público. Se requieren cuantiosos recursos financieros, y la mayoría de las ciudades no dispone de esos fondos”, dijo Ede Ijjasz-Vasquez, director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural del Banco Mundial. En el informe ‘Regenerando Zonas Urbanas’, se analizaron las estrategias tomadas de algunas ciudades del mundo y estos fueron los principales casos estudiados:

  • #4. Santiago de Chile: esta ciudad perdió casi el 50% de su población y el 33% de su parque de viviendas entre 1950 y 1990. La situación se revirtió utilizando un subsidio nacional a la vivienda, orientado específicamente a repoblar el casco urbano. Impulsadas por un subsidio de US$138 millones, las inversiones privadas alcanzaron los US$3000 millones durante la vigencia del proyecto.

    #4. Santiago de Chile: esta ciudad perdió casi el 50% de su población y el 33% de su parque de viviendas entre 1950 y 1990. La situación se revirtió utilizando un subsidio nacional a la vivienda, orientado específicamente a repoblar el casco urbano. Impulsadas por un subsidio de US$138 millones, las inversiones privadas alcanzaron los US$3000 millones durante la vigencia del proyecto.

  •  #3. Seúl: desde 1975 hasta 1995, Seúl perdió más de la mitad de la población de la zona céntrica, y las viviendas precarias en dicha zona, habitadas principalmente por ocupantes ilegales y arrendatarios, representaban más del doble del promedio de ese tipo de viviendas de toda la ciudad. Con el proyecto de revitalización rehabilitó una autopista elevada de 18 carriles y se recuperó el curso de agua, con un total de 16,3 hectáreas verdes de uso público. El proyecto aumentó considerablemente el valor de los bienes inmuebles y la variedad de uso de las zonas céntricas.

    #3. Seúl: desde 1975 hasta 1995, Seúl perdió más de la mitad de la población de la zona céntrica, y las viviendas precarias en dicha zona, habitadas principalmente por ocupantes ilegales y arrendatarios, representaban más del doble del promedio de ese tipo de viviendas de toda la ciudad. Con el proyecto de revitalización rehabilitó una autopista elevada de 18 carriles y se recuperó el curso de agua, con un total de 16,3 hectáreas verdes de uso público. El proyecto aumentó considerablemente el valor de los bienes inmuebles y la variedad de uso de las zonas céntricas.

  • #2. Buenos Aires: esta ciudad estuvo a punto de convertirse en una zona insostenible, cuando la expansión urbana se alejó del centro, dejando suelos subutilizados de primera calidad, donde existía un importante patrimonio arquitectónico e industrial. Para afrontar el problema, la ciudad emprendió una iniciativa autofinanciada de regeneración urbana en Puerto Madero para renovar 170 hectáreas de suelos desaprovechados y convertirlos en un atractivo barrio a lo largo de la línea costera. La inversión total fue de US$1700 millones, de los cuales la ciudad invirtió US$300 millones mediante la venta de terrenos.

    #2. Buenos Aires: esta ciudad estuvo a punto de convertirse en una zona insostenible, cuando la expansión urbana se alejó del centro, dejando suelos subutilizados de primera calidad, donde existía un importante patrimonio arquitectónico e industrial. Para afrontar el problema, la ciudad emprendió una iniciativa autofinanciada de regeneración urbana en Puerto Madero para renovar 170 hectáreas de suelos desaprovechados y convertirlos en un atractivo barrio a lo largo de la línea costera. La inversión total fue de US$1700 millones, de los cuales la ciudad invirtió US$300 millones mediante la venta de terrenos.

  • #1. Johannesburgo: En el casco urbano de 18 km² de Johannesburgo, gracias a una serie de iniciativas de regeneración específicas se logró reducir las tasas de desocupación de inmuebles, del 40 % en 2003 al 17 % en 2008, y aumentar en igual medida las transacciones de bienes raíces. Desde 2001, por cada millón de rand (aproximadamente USD$63.000) invertido por la Autoridad de Desarrollo de Johannesburgo, el sector privado ha invertido 18 millones de rand en el casco urbano de esa ciudad.

    #1. Johannesburgo: En el casco urbano de 18 km² de Johannesburgo, gracias a una serie de iniciativas de regeneración específicas se logró reducir las tasas de desocupación de inmuebles, del 40 % en 2003 al 17 % en 2008, y aumentar en igual medida las transacciones de bienes raíces. Desde 2001, por cada millón de rand (aproximadamente USD$63.000) invertido por la Autoridad de Desarrollo de Johannesburgo, el sector privado ha invertido 18 millones de rand en el casco urbano de esa ciudad.

    • “Rara vez los proyectos de regeneración urbana son realizados exclusivamente por el sector público. Se requieren cuantiosos recursos financieros, y la mayoría de las ciudades no dispone de esos fondos”, dijo Ede Ijjasz-Vasquez, director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural del Banco Mundial. En el informe ‘Regenerando Zonas Urbanas’, se analizaron las estrategias tomadas de algunas ciudades del mundo y estos fueron los principales casos estudiados:
    • #4. Santiago de Chile: esta ciudad perdió casi el 50% de su población y el 33% de su parque de viviendas entre 1950 y 1990. La situación se revirtió utilizando un subsidio nacional a la vivienda, orientado específicamente a repoblar el casco urbano. Impulsadas por un subsidio de US$138 millones, las inversiones privadas alcanzaron los US$3000 millones durante la vigencia del proyecto.
    •  #3. Seúl: desde 1975 hasta 1995, Seúl perdió más de la mitad de la población de la zona céntrica, y las viviendas precarias en dicha zona, habitadas principalmente por ocupantes ilegales y arrendatarios, representaban más del doble del promedio de ese tipo de viviendas de toda la ciudad. Con el proyecto de revitalización rehabilitó una autopista elevada de 18 carriles y se recuperó el curso de agua, con un total de 16,3 hectáreas verdes de uso público. El proyecto aumentó considerablemente el valor de los bienes inmuebles y la variedad de uso de las zonas céntricas.
    • #2. Buenos Aires: esta ciudad estuvo a punto de convertirse en una zona insostenible, cuando la expansión urbana se alejó del centro, dejando suelos subutilizados de primera calidad, donde existía un importante patrimonio arquitectónico e industrial. Para afrontar el problema, la ciudad emprendió una iniciativa autofinanciada de regeneración urbana en Puerto Madero para renovar 170 hectáreas de suelos desaprovechados y convertirlos en un atractivo barrio a lo largo de la línea costera. La inversión total fue de US$1700 millones, de los cuales la ciudad invirtió US$300 millones mediante la venta de terrenos.
    • #1. Johannesburgo: En el casco urbano de 18 km² de Johannesburgo, gracias a una serie de iniciativas de regeneración específicas se logró reducir las tasas de desocupación de inmuebles, del 40 % en 2003 al 17 % en 2008, y aumentar en igual medida las transacciones de bienes raíces. Desde 2001, por cada millón de rand (aproximadamente USD$63.000) invertido por la Autoridad de Desarrollo de Johannesburgo, el sector privado ha invertido 18 millones de rand en el casco urbano de esa ciudad.

¿Cómo estas cuatro ciudades lograron fortalecer sus zonas urbanas?

El elemento más importante para regenerar las zonas urbanas en decadencia es la participación del sector privado, según un informe del Banco Mundial y el Servicio de Asesoramiento para Infraestructura Público-Privada.


Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.