| 2/5/2012 1:00:00 PM

Zona euro insiste en reformas a cambio de rescate para Grecia

Los ministros de Finanzas de la zona euro dijeron a Grecia que no aprobarían un plan para la reestructuración de su deuda con acreedores privados hasta que garantice que implementará severas reformas, en medio de las duras negociaciones para destrabar un segundo rescate del bloque y el FMI.

Los ministros de Finanzas esperaban reunirse el lunes para finalizar el segundo plan de salvamento a Grecia, que debe ser implementado a mediados de marzo para que Atenas evite una caótica cesación de pagos, pero el encuentro fue pospuesto debido a la renuencia griega de comprometerse con reformas.

En lugar de eso, los ministros sostuvieron una teleconferencia el sábado para evaluar los progresos sobre el segundo paquete financiero, que los líderes de la zona euro acordaron en 130.000 millones de euros en octubre.

"Hubo un claro mensaje compartido por todos los que participaron en la teleconferencia (...) en el que se le dijo a los griegos que ya ha sido suficiente", dijo un funcionario de la zona euro. "Hay una enorme sensación de frustración respecto a que ellos se estén retrasando", aseveró.

El funcionario agregó que los negociadores griegos ahora debían dialogar decisivamente con la "troika" de prestamistas internacionales sobre los aspectos del programa de rescate que siguen sin resolver: las reformas fiscales y del mercado laboral.

La "troika", compuesta por representantes de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, preparó un análisis de sostenibilidad de la deuda griega sobre el cual estará basado el segundo programa de ayuda.

"El principal problema es la falta de reforma en Grecia", dijo un segundo funcionario de la zona euro.
Las autoridades de la zona euro también están descontentas con el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, dado que creen que el funcionario está prestando más atención a su lugar dentro de su partido de cara a unas elecciones en abril que a las negociaciones sobre las reformas.

"Existe una gran frustración con el ministro Venizelos, con quien es difícil estar en contacto porque está demasiado ocupado haciendo campaña por el liderazgo de (el partido griego) PASOK, así que no está disponible para reunirse con los miembros de la troika", afirmó el primer funcionario.

El Ministerio de Finanzas griego dijo que el comentario parecía "ridículo, si no sospechoso, para todos los que tengan un conocimiento básico de la agenda diaria del ministro".

El ministerio dijo que la agenda de Venizelos incluye largas reuniones con los representantes de la troika, constantes contactos con sus contrapartes y jefes de instituciones implicadas en los diálogos, encuentros con el primer ministro y teleconferencias y que en general su equipo hace "esfuerzos sobrehumanos las 24 horas del día".

La primera fuente de la zona euro sostuvo que los ministros habían expresado su frustración con Venizelos durante la teleconferencia.

"El está preparando su propio futuro político en lugar de velar por el futuro de su país. La gente está sumamente descontenta y se lo dijimos claramente a él esta tarde", sostuvo el funcionario europeo.

Venizelos ha dicho que Atenas tiene sólo algunas horas hasta el domingo por la noche para sellar un paquete financiero con los prestamistas, después de que sus pares de la zona euro le dijeran que estaban listos para abandonar a Grecia si no garantizaba la implementación de los recortes de gastos.

"Estamos al filo de la navaja", dijo Venizelos el sábado después de lo que describió como una teleconferencia "muy difícil" con sus contrapartes de la zona euro.

"Existe una gran impaciencia y presión no sólo de las tres instituciones que componen la troika sino también de los Estados miembros de la zona euro, cada uno con sus propios criterios, sus problemas y prioridades", afirmó.

Los funcionarios griegos han salido cada vez más abatidos de las rondas de negociaciones, quejándose de que la "troika" se niega a ceder en sus demandas para reducir el salario mínimo, eliminar los bonos por vacaciones y despedir a trabajadores públicos.

Pero el primer ministro Lucas Papademos enfrentará después una tarea más dura aún: convencer a los líderes políticos que componen su coalición para que respalden las reformas exigidas por los prestamistas, bajo riesgo de arruinar sus posibilidades electorales en los próximos comicios de abril.

Los partidos Nueva Democracia y LAOS, conservadores y de extrema derecha, respectivamente, se han opuesto con firmeza a nuevos recortes de sueltos y gastos, argumentando que eso llevaría a Grecia a una recesión más profunda e impondría una carga demasiado pesada a los griegos.

"La verdad es que la gente está cansada. No pueden soportar más austeridad", dijo el portavoz de Nueva Democracia Yannis Michelakis al semanario Real News.

Los prestamistas de Grecia, que desean recortes de gastos de un 1 por ciento del PIB para este año - por sobre 2.000 millones de euros - han exigido que todos los líderes políticos del país aprueben las medidas de austeridad sin importar el resultado de las próximas elecciones.

(1 dólar = 0,7621 euros)

Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?