| 6/4/2014 7:00:00 AM

Venezuela busca recuperar terreno

Empresarios del vecino país buscan oportunidades de inversión en Colombia. Por otro lado, se espera el pago de deudas y reactivar el comercio bilateral que viene de capa caída.

Para nadie es un secreto que las exportaciones colombianas hacia Venezuela vienen cayendo sustancialmente y mes a mes se registran disminuciones que están afectando la balanza comercial de ambos países.

Todo se remonta a la administración del presidente Álvaro Uribe cuando se rompieron las relaciones diplomáticas con el entonces presidente Hugo Chávez, que para muchos el trasfondo de la discusión era un problema económico.

A partir de allí la economía colombiana entró en dificultades dada su dependencia con Venezuela y la gran participación del vecino país en las ventas externas nacionales.

Los empresarios y el propio gobierno tomaron medidas entre ellas la diversificación de mercados para erradicar esa dependencia económica con los vecinos.

Sin embargo, el panorama cambió y en los últimos cuatro años se arreglaron las diferencias y se llegó a una serie de acuerdos entre ellos el pago de la gran cartera morosa que tenían los empresarios venezolanos con los colombianos.

Pese a ello, a la fecha las exportaciones a ese país siguen en caída libre y de acuerdo con las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, en marzo disminuyeron un 40,4% al bajar de US$190 millones a US$113 millones.

La presidenta de la Cámara Colombo – Venezolana, Magdalena Pardo, sostuvo que aunque la situación es preocupante, para el segundo semestre de este año cuando se aclare el panorama político y se ejecuten los acuerdos entre ambos países, se logrará recuperar el comercio bilateral.

Adicional a ello, está el sector privado que por la crisis interna se ha visto obligado a buscar nuevas oportunidades en otros países entre los que sobresale Colombia.

Empresarios buscan inversión
La dirigente le contó a Dinero sobre la llegada de varios empresarios del vecino país a Colombia con el ánimo de invertir y participar en negocios.

De acuerdo con Pardo, esta es la muestra clara del apetito inversionista que tiene la economía nacional, tanto de Venezuela como de otros países.

La presidenta reconoce que la relación comercial entre Colombia y Venezuela se desacelera afectando negativamente al sector empresarial.

“Son muchas las oportunidades que surgen en un país con un índice de desabastecimiento cercano al 28% y que necesita incentivar y reactivar la producción. Los empresarios colombianos pueden aprovechar este contexto, teniendo en cuenta los riesgos y retos que esto acarrea”, explicó a Dinero.

Igualmente recordó que en 2013 se exportaron US$2.256 al mercado venezolano, un 12% menos que en el mismo periodo de 2012. Sin embargo, hubo un crecimiento en la compra de alimentos y carnes, así como de productos químicos.

En este contexto, se realizará un encuentro en la ciudad de Bogotá llamado “Seminario de estrategias de inversión y expansión de negocios venezolanos en Colombia”.

El objetivo principal es promover y apoyar a los vecinos para que vean las diferentes opciones de inversión que existe en todas las ciudades del país. El encuentro, que concentra cerca de 250 empresarios entre colombianos y venezolanos, se realizará en la Cámara de Comercio de Bogotá el próximo jueves, donde se espera tener gran acogida en beneficio de ambas economías.

Política cambiaria, gran problema

De acuerdo con la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, los ajustes cambiarios realizados por Venezuela en estos inicios de 2014 tendrán nuevamente un efecto negativo sobre el comercio exterior de Colombia, al menos en el corto plazo.

Considera que el aparato productivo del país perdería temporalmente su competitividad en ese mercado, esperando a que la espiral inflacionaria de Venezuela realice pronto el ajuste hacia el año 2015, mientras tanto todo parece indicar que las exportaciones hacia Venezuela difícilmente superarán los US$2.000 millones en 2014.

Vale la pena recordar que el vecino país recurrió a devaluar su moneda frente al dólar de manera “disfrazada” como resultado de la grave crisis macro-financiera que afronta, la cual se ha agravado durante el último año.

Dada la espiral inflacionaria (ahora a ritmos del 50%-60% anual) y la dependencia externa de los productos más básicos, la tasa de cambio en el mercado paralelo había escalado a niveles de Bs$80-85/dólar, lo cual hacia insostenible una tasa de cambio oficial de solo Bs$6.3/dólar para el grueso de la canasta.

Se instituyó entonces el Plan General de Divisas (PGD) de 2014. Este se apoyaría en el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), el cual se había creado en 2013 para reemplazar el fracasado Cadivi lleno de corrupción, sobrefacturación y desviación de recursos hacia los amigos del régimen bolivariano socialista. Para la agremiación todo hace prever que el Cencoex correrá la misma suerte.

La novedad es que el PGD adoptó un sistema de bandas cambiarias, donde el piso viene dado por la tasa de cambio Cadivi-Cencoex a Bs$6.3/dólar, supuestamente reservada para rubros preferenciales (alimentos, estudiantes, industria, agro), cerca del 74% de la canasta importadora.

El techo de dicha banda será “flotante”, basándose en la tasa de cambio Sicad a Bs$11.8/dólar, para el 21% de la canasta, y donde el 5% restante se transa al mercado paralelo.

Esto implica que la tasa de cambio ponderada (bolívar-dólar) se devaluó en un 17%, suponiendo que el 5% se transa a Bs$80/dólar.

La verdad es que este sistema, según Anif, así se denomine de bandas, se asemeja más al tradicional esquema de tasas de cambio múltiples vigente en 2010 y luce insuficiente para satisfacer las necesidades cambiarias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?