| 12/24/2015 12:05:00 AM

¿Será el turismo uno de los motores de crecimiento en el 2016?

Para el Banco Mundial está más que comprobado que el turismo es una herramienta poderosa para reducir la pobreza, impulsar el crecimiento económico, el progreso social y asegurar la consolidación de la paz.

Un país con futuro turístico

La industria de los hoteles y el turismo pesa aproximadamente el 2,8% en el PIB de Colombia. Aunque no son valores significativos (comparados con la industria manufacturera, el sector financiero o el agro) es de las pocas actividades que se beneficia de un peso devaluado.

Inclusive, es de los pocos sectores que superó el 8% de crecimiento en el PIB del tercer trimestre y es su variación más alta desde el 2010.

Teniendo en cuenta que la Opep no planea reducir su producción, que el crecimiento mundial no está dando señales para que la demanda de crudo repunte y la reciente subida de las tasas por parte de la Reserva Federal en 25 puntos básicos hace que el dólar siga fortaleciéndose, es probable que la moneda colombiana continúe devaluándose en el corto plazo.

En otras palabras, para los turistas extranjeros hoy en día puede ser hasta 50% más económico viajar a Colombia, según explica la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco). De igual forma, para los nacionales salir del país es más costoso en la misma proporción.

Lea también: El turismo nacional avanza a paso firme

Como muestra Cotelco, el porcentaje de turistas extranjeros fue de 37% para septiembre, 3 puntos por encima del mismo registro en 2014. En Bogotá esta proporción ya supera el 60%.

Además, el sector hotelero es de las pocas industrias que continuamente ha estado creciendo en la contratación de personal durante el año. De hecho, en la última medición de empleo entre agosto y octubre, de los 373.000 nuevos empleos, el sector de comercio y hoteles aportó casi 115.000.

Hacia un mundo diseñado para viajar

Este mismo panorama es el que utilizan varios organismos multilaterales para afirmar que el turismo empujará el crecimiento en América Latina, África y algunas naciones asiáticas.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), este genera el 10% del PIB global,
es el responsable de 1 de cada 11 empleos en el mundo, del 6% del comercio internacional y casi el 30% de las exportaciones de servicios.

Solo en 2014, fueron 1.133 millones de turistas en el mundo, con un crecimiento del 4,3%, es decir, el equivalente a la población actual de Colombia ingresó como nuevo turista en un año. Al terminar 2015 se espera que el crecimiento sea entre el 3% y el 4%.

Pero, ¿cómo sacarle todo el provecho a esta actividad?

Para los países emergentes esta industria puede ser un verdadero motor de crecimiento y desarrollo económico
, siempre y cuando se aprovechen sus ventajas comparativas.

Colombia en este aspecto puede afirmar estar en un muy buen camino. Según el presidente ejecutivo de Cotelco, Gustavo Adolfo Toro “las expectativas sobre la firma de la paz son buenas para el sector y pueden contribuir mejorando la imagen externa del país”.

De concretarse un tratado estable, en el postconflicto muchas de las zonas con potencial turístico ubicadas en áreas de conflicto quedarían libres para su desarrollo. De igual forma, la percepción de seguridad en el extranjero aumentaría.

El ecoturismo es el verdadero motor

“El crecimiento del sector del turismo también es impulsado por activos naturales como playas limpias, paisajes atractivos y una fauna abundante”,
señala Urvashi Narain, economista superior en Medio Ambiente del Banco Mundial.

No obstante, el objetivo no es convertir al turismo en un sector sobre el cual apalancar el crecimiento, es una gran idea fortalecerlo para diversificar las opciones de desarrollo.

Tanzania, por ejemplo, obtiene el 10% de PIB gracias al turismo ecológico y casi el 20% del total del empleo nacional. En esta misma vía se encuentran gran parte de las naciones africanas, de El Caribe y algunas del sudeste asiático y Oceanía, según la OMT.

Cuando el desarrollo de la infraestructura se gestiona de manera adecuada, el ecoturismo puede beneficiar a quienes con frecuencia obtienen menos beneficios de esta actividad. Sin embargo, el desarrollo del turismo y la infraestructura se debe planificar y ejecutar cuidadosamente para proteger el valor de los activos naturales.

Construir vías que conecten varios destinos, ampliar las zonas de conservación, promover infraestructura verde de mínimo o nulo impacto en las zonas ecológicas y acercar estas actividades con la economía local como en los municipios aledaños.

Esto es muy importante ya que hace que los ingresos por turismo se queden en las zonas y promuevan a su desarrollo y no salgan del país en manos de las cadenas hoteleras extranjeras y las compañías internacionales que tienen convenios con estas, afirma el Banco Mundial.

En otras palabras, el turismo debe ser sostenible para ser atractivo y rentable en el largo plazo. Después de todo, “cuando la naturaleza se gestiona bien, muchos sectores de la economía prosperan” afirma Narain.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?