| 1/13/2012 3:14:00 PM

Tiquetes aéreos entre Colombia y Ecuador bajarían cerca de 20%

Se espera un aumento en el flujo de viajeros ecuatorianos hacia Colombia de cerca del 18% para el primer año de vigencia.

En cerca de un 20% podría bajar el precio de los tiquetes aéreos entre Colombia y Ecuador a partir del primero de abril, gracias al tratamiento de “domésticos” que se les dará a los vuelos, en cumplimiento del acuerdo al que llegaron las autoridades aeronáuticas de los dos países, como resultado del encuentro entre los Presidentes Juan Manuel Santos y Rafael Correa, durante la visita realizada por el primero, a Quito, el pasado 19 de diciembre.
Sobre el particular, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, ratificó la importancia de este acuerdo, que no sólo afianza la integración entre los dos países, sino que, además, según dijo, será un aliciente para incrementar el flujo binacional de viajeros, tanto gente de negocios como turistas.
Según explicó el Ministro, el otorgarle la calidad de “domésticos” a estos vuelos, significa, que el pasajero no paga la tasa portuaria internacional, aun cuando las aeronaves siguen llegando al muelle internacional y los pasajeros deben pasar por Aduana e Inmigración, normalmente.
Así las cosas, dijo el Ministro, las tarifas podrían disminuir entre US$50 y US$100 teniendo en cuenta dos factores: primero, la tasa aeroportuaria internacional, que puede llegar a ser hasta de US$85, se convierte en nacional, una diferencia que puede llegar a ser hasta de US$70; y, segundo, con la medida se suprime el cargo por combustible, lo cual puede significar una disminución de US$30 adicionales.
En la actualidad, el costo de los tiquetes, ida y regreso entre Bogotá y Quito, en temporada baja, oscila entre $578.000 y $2,2millones, dependiendo de la aerolínea.
Estas medidas hacen prever un incremento hasta del 18%, de los visitantes ecuatorianos para el primer año de vigencia de la disminución de las tarifas, según afirmó, por su parte, el viceministro de Turismo, Oscar Rueda García.
Adicionalmente se acordó un nuevo tratado bilateral para el transporte de pasajeros entre los dos países que permite a las aerolíneas de Colombia y Ecuador recoger pasajeros y llevarlos a terceros países, lo que se llama en el lenguaje técnico “Quinta Libertad del Aire”.
Esto, en la práctica significa que los vuelos no serán exclusivamente Quito–Bogotá-Quito, sino que podrán adicionar otros destinos de América a la ruta, a excepción de países como Estados Unidos y Canadá.
“Así, una aerolínea ecuatoriana podrá salir de Quito llevando pasajeros hacia Bogotá y México, en Bogotá podrá recoger más pasajeros con destino México y continuar su ruta; al regreso, de igual forma, una aerolínea colombiana podrá volar, por ejemplo, Bogotá-Quito-Sao Paulo-Quito-Bogotá, recogiendo pasajeros para todos los destinos de la ruta”, explicó Rueda.
Esta modalidad les da a los usuarios más oferta y más posibilidad de vuelos; y esa mayor oferta también permitirá inducir una baja en los precios de los tiquetes.
Vale resaltar que una de las dificultades para el turismo y el comercio entre los dos países es el alto costos de los pasajes, queja permanente de ejecutivos y turistas, pues proporcionalmente un vuelo Bogotá-Quito pueden costar el doble de una ruta de más tiempo de vuelo como Bogotá- Miami, explicó el Viceministro.
Esta medida equivale a tener ahora un mercado global superior a los 350 mil pasajeros que se mueven cada año entre los dos países.
En los once primeros meses de 2011 ingresaron al país por vía aérea, cerca de 100 mil ecuatorianos, el mayor número de los cuales llegó en agosto (12.438), seguido por julio (10.407) y marzo (10.118); mientras que hasta octubre, 188.406 colombianos viajaron a Ecuador, la mayoría de ellos en enero (25.255), seguido por julio (22.185) y junio (20.260).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?