| 11/17/2015 12:05:00 AM

Sólidas expectativas de crecimiento para la vivienda en Colombia

Camacol espera un crecimiento de 9,7% en el sector construcción mientras el mercado nacional de vivienda confía alcanzar el 11,7% para el próximo año. Los proyectos del gobierno juegan un papel fundamental.

A pesar de la desaceleración económica, el sector construcción en el país tiene muy buenas perspectivas, en especial el sector de la vivienda.

En el año corrido al mes de agosto de 2015, el valor de las ventas de vivienda nueva ascendieron a $20 billones de los cuales $17,2 billones (86%) pertenecieron al segmento no VIS (Vivienda de Interés Social).

Según los datos de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), la demanda por vivienda nueva crece a un ritmo saludable y se espera que continúe con esta tendencia durante el próximo año. Tan solo entre enero y agosto de este año, las ventas de vivienda nueva aumentaron 4,2% respecto al mismo periodo del año anterior, sin embargo, el número de lanzamientos de vivienda (oferta) disminuyó 16%.

Para Camacol este comportamiento es positivo en su totalidad. Por un lado, el principal promotor de la demanda de vivienda es el gobierno que gracias a dos iniciativas (Mi Casa Ya y el subsidio a la tasa de interés para la vivienda no social) mantienen en positivo la demanda.



Fuente: Camacol

Por su parte, los lanzamientos de la Vivienda de Interés Social (VIS) entre enero y agosto de 2015 se redujeron un 39% respecto al año anterior mientras que su demanda se mantuvo igual.

La clase media gana fuerza


El segmento de vivienda no VIS perteneciente a precios entre 135 a 335 smmlv incrementó sus ventas en el mismo periodo de tiempo un 9,8% mientras que su oferta ascendió 7,8%.

Para el tipo de vivienda superior a los 335 smmlv los indicadores son un poco más tímidos. Su demanda se incrementó 3,3%.

Es necesario destacar que este panorama es muy prometedor con la implementación del PIPE 2.0 donde se contempla la asignación de hasta 50.000 nuevos cupos de subsistidos para el segmento de precio medio de vivienda cuyos requisitos ya están siendo observados aunque este plan se vaya a implementar hasta enero del próximo año.

Lea también: Por cuarto trimestre consecutivo cae la financiación de vivienda en Colombia

Cifras prometedoras


Teniendo estos resultados en mente, el presidente de Camacol, señaló que al cierre de este año el PIB de edificaciones se expandirá 7,1%, mientras que el año próximo, en el escenario que contempla la ejecución de las estrategias de política pública, se prevé un desempeño del valor agregado de la construcción con una variación anual de 9,7%.

En términos de ventas, se espera que el mercado nacional de vivienda nueva alcance un total de 187.285 unidades, correspondiente a una variación de 11,7% anual que fácilmente sumaría $31,71 billones de pesos.

El papel del gobierno es fundamental

Como explica la presidente de Camacol, Sandra Forero Martínez, el papel del gobierno en el mercado de la vivienda y la construcción en general es muy importante. Si se analiza la contribución al crecimiento de sus principales proyectos, en su totalidad aportan casi la mitad del potencial del sector en el 2016.



Fuente: Camacol

Solo el programa Mi Casa Ya, pretende beneficiar a 130.000 familias hasta el 2018. Además, junto a los estímulos de la tasa de interés para 130.000 coberturas, adicionalmente se convertirán en elementos determinantes en los resultados del sector edificador.

De entre los tipos de vivienda no VIS, el más económico y bastión principal, Mi Casa Ya (entre 70 y 135 smmlv), tuvo un fuerte crecimiento en sus ventas del 20% durante los primeros 8 meses del año, llegando a las 30.375 unidades vendidas

La oferta también se ha visto beneficiada. Entre enero y agosto de este año el número de lanzamientos se incrementó en 39,6%.

Los factores de riesgo se están reduciendo

Si bien los costos de la construcción de vivienda han aumentado considerablemente, superando ya el 4% en doce meses en la medición de agosto del Dane, principalmente por temas de materiales importados, Camacol espera que la producción nacional entre a suplir una parte de estos costos en los próximos meses y difícilmente cree que este encarecimiento afecte el precio final del consumidor.

Por otra parte, uno de los indicadores que mejores expectativas ofrece es la rotación de inventarios actuales. El nivel de oferta actual se está vaciando en aproximadamente 6,9 meses, casi 1 mes por debajo de lo reportado en 2014.

Estos resultados evidencian que no hay riesgo de acumulación de oferta frente a la dinámica de ventas y por el contrario demuestran el buen estado de salud de la actividad inmobiliaria.

Otro de los factores más importantes es el punto de equilibro. Este indicador muestra que en agosto de este año, en promedio, el porcentaje de unidades vendidas de un proyecto habitacional antes de iniciar su construcción fue del 77,2%.

Este es un gran indicador puesto que ha aumentado considerablemente de 66,1% en 2009 hasta el 75,4% en los últimos doce meses hasta agosto de 2015. Este análisis sugiere que se está reduciendo la acumulación de unidades por ser vendidas y los proyectos tienen mejor aseguradas sus inversiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?