| 5/7/2011 8:40:00 AM

"Se requiere una reforma pensional": Asofondos

Colombia tiene unos 4.4 millones de personas mayores de 60 años y sólo 1.3 millones de jubilados, siendo esto el reflejo de un mercado laboral altamente informal.

 El sistema público de pensiones está generando altos costos fiscales, a causa de subsidios que se han focalizado en los trabajadores de mayores ingresos, haciendo de éste un régimen inequitativo e insostenible fiscalmente.

Luego de dos días de intensos debates y análisis técnicos, regulatorios y políticos del sistema pensional colombiano, Santiago Montenegro, Presidente de Asofondos, destacó en el discurso de clausura del Cuarto Congreso Internacional Fiap- Asofondos que el país requiere una reforma pensional que debe estar basada en cuatro principios fundamentales: universalidad, equidad, sostenibilidad financiera y eficiencia.


“Es necesario corregir los errores y problemas del actual sistema y poder así, garantizar a todos los colombianos y colombianas mayores de edad una adecuada cobertura de sus riesgos de vejez. Infortunadamente, nuestro sistema actual con sus dos regímenes no está en capacidad de garantizar los principios que debe guardar un adecuado sistema pensional” destacó Santiago Montenegro. Al tiempo que resaltó “entendemos las dificultades de todo tipo, incluyendo las restricciones políticas, que implica una reforma de esta naturaleza y, también por eso, celebramos la voluntad política del Gobierno Nacional”.

 
En cuanto al principio de Universalidad, el Presidente de Asofondos señaló que una reforma debe propender por un sistema en el que todos los colombianos en edad de retiro tengan una pensión o, por lo menos, algún monto de ingreso que les proporcione un seguro contra la vejez. “Como es bien sabido, la cobertura del sistema y de sus dos regímenes es demasiado baja. En la etapa de acumulación, sólo un 31% de los ocupados están cotizando con regularidad (un 21% en el Rais; y un 10% en prima media). En la etapa de desacumulación, Colombia debería tener 4.8 millones de personas con pensión y sólo 1.3 millones efectivamente la tienen”, afirmó Montenegro.

 
En este punto el Presidente de Asofondos subrayó que solucionar el problema de cobertura y avanzar decididamente hacia la solidaridad no se va a lograr sólo con la reforma pensional. “El país enfrenta un problema muy serio de mercado laboral. Tanto la tasa de desempleo como la tasa de informalidad son exageradamente altas en Colombia. Esa es la mayor causa de la baja cobertura del sistema de pensiones y, por esa razón, es equivocado argumentar que la baja cobertura es una consecuencia de la Ley 100” advirtió Montenegro.


En cuanto al principio de equidad que también debería contemplar una reforma pensional bien planteada, la propuesta que sugiere Asofondos es que el sistema corrija los niveles de desigualdad que genera. El 85% de los subsidios que otorga el régimen público de pensiones se dirigen al 20% de los trabajadores con mayores ingresos.


Claramente el tema de la equidad está relacionado con el principio de la sostenibilidad financiera y fiscal que requiere un sistema pensional bien estructurado. La deuda pensional ha vuelto a subir, un estimativo de Anif la sitúa en un 161.% del PIB. El costo del régimen público le cuesta al gobierno nacional unos $24 billones, un 4.3 % del PIB, una cifra equivalente a todo lo que recibe el gobierno por concepto del IVA.

Por esta razón la reforma pensional que realice el país deberá considerar la sostenibilidad financiera y fiscal como uno de sus principios fundamentales. “Es un principio que nos induce a valorar más el futuro —que es el futuro de nuestros hijos y de todas las generaciones venideras— a costa del presente. Es un principio que nos dice que, si el Estado entrega pensiones exageradamente altas a grupos actuales de la sociedad, no sólo tendremos que recortar los recursos para otros sectores, sino tendremos que recordar las pensiones de nuestros hijos y de nuestros nietos”, agregó Montenegro.


Otro de los aspectos fundamentales de la reforma debe ser la eficiencia que, básicamente indica cual debe el papel del sector privado y cual el del sector público. Porque no se trata tampoco de eliminar el papel del Estado o del gobierno en el sistema pensional. “No es lógico que un país con tanta pobreza e indigencia, con pésima distribución del ingreso, tengamos un sistema pensional con dos regímenes que estén compitiendo por atender al relativamente reducido grupo de personas que hacen parte de la economía formal” afirmó el Presidente de Asofondos.

El gremio fue enfático en señalar que la presencia del Estado con los recursos del presupuesto nacional debería dirigirse a los sectores más necesitados, a los más pobres de la sociedad. En el caso de Chile, por ejemplo el pilar solidario está en manos del gobierno.

Para el desarrollo de una reforma pensional como la que requiere el país Asofondos propuso la creación de una comisión de expertos que haga un diagnóstico, realice los análisis correspondientes y plantee un proyecto de reforma. Tal como en su momento se hizo en Chile con la llamada Comisión Marcel que, durante el gobierno de Michelle Bachelet estudió, discutió y propuso una gran reforma que, finalmente, fue presentada y aprobada por el Congreso.

“Esta comisión bajo la dirección general de los Ministerios de Hacienda y de Protección Social debería estar conformada por académicos y analistas del más alto nivel, provenientes de todas las corrientes del pensamiento y debería tener la autoridad para consultar a todos los sectores políticos, sociales, económicos y regionales para elaborar los diagnósticos y propuestas. De ser necesario, se podría también consultar a expertos internacionales” puntualizó Montenegro.

Con la ratificación de una reforma pensional para Colombia, concluyó en Cartagena el Cuarto Congreso de Asofondos al que asistieron más de 460 personas y el cual contó con una nomina de conferencistas de primer nivel a nivel nacional e internacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?