| 8/26/2015 5:00:00 AM

¿Por qué hoy es más riesgoso invertir en bonos colombianos y brasileros?

Brasil y Colombia presentan niveles de riesgo país similares a los que tuvieron en la pasada crisis europea. ¿Cuál es la causa esta vez?

El mundo ha enfrentado dos grandes momentos de pánico en los últimos siete años: el de 2008, cuando la caída de Lehman Brothers inauguró la peor recesión en la historia de los países desarrollados en 70 años,  y el de 2011 que significó la profundización de los problemas económicos y financieros de la zona euro.

En esos momentos el riesgo soberano de Brasil y Colombia sufrió un duro choque producto del nerviosismo general en los mercados. Hoy, cuando tanto Estados Unidos como Europa están avanzando en el ajuste de sus balances, el riesgo país de Brasil y Colombia mantiene los niveles más altos de los últimos cinco años. ¿Qué lo explica?

El riesgo de crédito y la tasa de cambio de Colombia y Brasil evidencian nuevamente una correlación del 80% (línea negra de la gráfica), mirando el panorama de los últimos tres años.

Gran parte de la deuda de países emergentes está en dólares. Como la divisa se ha vuelto más cara, conseguir los recursos necesarios para pagar la deuda se ha hecho más difícil. Luego, para que resulte atractivo invertir en la deuda (bonos soberanos) de Colombia o de Brasil, es necesario ofrecer  una mayor rentabilidad, más del doble de la ofrecida en junio del 2012 para el caso de Colombia y un 80% más para el caso de Brasil (flechas rojas de la gráfica).

 

*EMBI: EMERGING BOND INDEX o INDICE DE BONOS DE ECONOMIAS EMERGENTES es la diferencia entre la rentabilidad de los bonos estadounidenses, considerados de cero riesgo,  y una canasta de bonos  (emitidos en USD) de las economías emergentes, entre mayor es este índice mayor es la rentabilidad adicional que debe ofrecer una inversión en un país emergente.  Fuente: JPMORGAN

Pero más allá de lo que ven los inversionistas, en los últimos 3 años el 80% del riesgo crediticio ha respondido fielmente a cambios en el precio del dólar. A esto se le llama riesgo de transferencia. Es decir, que el aumento del riesgo que representa invertir en Colombia o en Brasil ha sido causado, en su mayoría, por la volatilidad en la tasa de cambio. Este escenario es muy parecido al de principios de la crisis bursátil mundial y principio de la crisis de la eurozona, por lo que niveles del 80% no son  una señal positiva.

El real brasileño y el peso colombiano presentaron  las devaluaciones más altas de Latinoamérica en lo que ha transcurrido del año. La devaluación del tipo de cambio casi inmediatamente  incrementó el indicador de  riesgo país para Brasil y Colombia conocido como EMBI. Este último es el principal indicador de referencia de la posibilidad de no pago de una deuda soberana y representa la rentabilidad adicional que deben ofrecer las inversiones, principalmente los bonos emitidos en dólares.  Los bonos soberanos tienen un precio y representan una promesa de pago de un gobierno al inversionista que ha comprado dicho papel. A medida que  aumenta el EMBI más caen de precio estos activos de los mercados emergentes y por consiguiente más valor pierde el mercado.

La gráfica muestra cómo el riesgo país se disparó durante la crisis del año 2007 y durante la de 2012. Pero esta vez debe resaltarse que el riesgo de crédito ya se encuentra en el punto más alto  de los últimos 5 años. Entonces, ¿hasta qué punto llegaría el riesgo país si el día de mañana se diera una crisis?  Esta vez las economías latinoamericanas están  quedado totalmente vulnerables.

El riesgo país también está relacionado con la capacidad de un país para obtener ingresos y poder pagar sus deudas. Los ingresos de Brasil y Colombia  dependen fuertemente de la venta de sus materias primas (entre estas el petróleo). Con base en lo anterior es muy probable que las estimaciones de crecimiento para Colombia (que hoy están en 2,8%)  y la región se sigan reduciendo. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?