| 5/16/2015 8:00:00 AM

La era digital pone en aprietos a las Juntas Directivas colombianas

Antes de retirase el Ministro Molano confesó sus mayores angustias, en especial la desconexión de los líderes empresariales colombianos con el mundo TIC, su falta de “chip”.

Espcial Día Internacional del Internet

Por Daniel Niño Tarazona


¿Ministro esta semana deja su cargo, que inquietudes tiene tras una destacada y muy reconocida labor en el sector público?

En el Plan Nacional de Desarrollo, el gobierno y la CRC quedan obligados a medir el impacto de la economía del internet en todos los sectores. Pero en general, hay anécdotas que reflejan los inmensos retos del país. Hace poco vi como los miembros de la Junta Directiva de una entidad por ejemplo no usan su correo y por lo mismo están desconectados de la información que les llega o por ejemplo, la secretaria los imprime y se los lee.

Es un llamado a los equipos directivos ¿dónde está el piloto?

El asunto es que casos como Airbnb están poniendo en jaque a la industria mundial de la hotelería y por ejemplo los altos directivos y sus juntas directivas en Colombia están tan distantes de la revolución de la economía del internet que ni siquiera saben la amenaza que significa lo que está pasando. Con una adicional complejidad, ese cambio se está dando con una velocidad sin antecedentes porque esos servicios se prestan sin fronteras, de forma simple y conveniente para el usuario.

Algunas nuevas empresas han probado que lo que antes tomaba décadas ahora es cuestión de unos años

Pues usted ve casos como Uber, que vale ahora un dineral y no tiene taxis. Airbnb es una empresa que no es exactamente una cadena pero hace lo que tradicionalmente ofrece una cadena hotelera y más. Entre las empresas que ofrecen hospedaje, hoy es la que más vale en bolsa. Por encima de las cadenas tradicionales de hoteles que cuentan con miles de empleados. Esa empresa no es propietaria de ningún hotel, no tiene una sola cama y apenas cuenta con 300 empleados. Su valor sugiere que crece a una velocidad vertiginosa a través de otras formas más flexibles que aquellas en que opera un hotel tradicional. Basada en la economía asociativa puede ofrecer alojamiento a la medida de las necesidades del usuario. Esa una oferta en cualquier destino del mundo.

¿A dónde apunta en TIC´s el nuevo Plan de Desarrollo?

Digamos que queda un plan digital al 2018, que por ley ya tiene previstos todos los proyectos, los indicadores y el Ministro Luna lo que tiene que hacer es ejecutarlo. Ese plan viene desde 2010 de forma inminentemente social, lo concebimos pensando en cómo reducir la pobreza, mejorar el empleo. Allí está un ecosistema de infraestructura, aplicaciones, usuarios, servicios y vamos muy bien. Ahora hay que concentrarse en aplicaciones con el plan de tics y justicia, tics y educación, tics e inclusión, tics y discapacidad por mencionar algunos ejemplos. Estoy seguro que el plan se va a ejecutar.

¿Qué le queda dando vueltas en la cabeza, algo sobre el efecto de internet en las pequeñas y medianas empresas?

Lo que me preocupa es la baja velocidad de adaptación de las empresas a internet. Allí por ejemplo, la industria de la información, de los seguros, todo lo central de la economía, como la industria de alimentos, están en riesgo. Pero parece que nadie se da cuenta. Por ejemplo, montamos el centro de bioinformática, el más avanzado de América Latina en una alianza público-privada con varios de los principales actores globales de la industria de las tecnologías de la información, universidades, autoridades del eje cafetero y Colciencias, pero ha sido como poner una fábrica espectacular de bananos y nadie come bananos. Las empresas extranjeras de alimentos van súper adelantados en bioinformática, eso puede significar una total ventaja sobre nuestras empresas más reconocidas. Aquí eso no lo tienen monitoreado.

Una imaginaba que el problema eran las personas de bajos ingresos…

El problema ya no es que las personas de bajos ingresos no tienen acceso a internet. Es que las personas más importantes en las empresas del país están desconectadas de lo que está pasando y por lo mismo la información no hace parte de la inteligencia estratégica del negocio ni de su esquema crítico en la gestión del mismo. Estamos diciendo que el tema no se soluciona con el hecho que las empresas tienen su página de internet y su red social.

Puede sonar obvio pero ¿qué recomendaría usted que hagan?

Mire, en el gobierno estamos dando ejemplo. En la ley del plan quedó que todas las entidades tengan un CIO (Chief Information Officer), obligatorio por ley. En el sector privado muy pocas empresas tienen una oficina de sistemas pero igual eso es muy diferente a una estructura bajo el liderazgo de un directivo del más alto nivel, que hace que estratégicamente la información sea una decisiva herramienta del negocio. Le repito, me preocupan las empresas del país y todo el trabajo asociado a ellas. Estamos ante una ruptura y las Juntas Directivas no entienden cómo funciona la economía digital, tienen que con urgencia actualizarse.

Los visionarios hoy comprenden que es más importante la fibra óptica a la que están conectados que la carretera que llega a su casa.

¿Las competencias de los demás colombianos en tecnologías de la información le preocupan?

En esta nueva revolución lo más importante es el talento y en Colombia tenemos escasez de talento digital. También nos faltan ingenieros y técnicos, lo reconocemos. Hay un déficit de 93.000 ingenieros, hoy producimos 5.000 al año del mundo TIC mientras producimos 25-000 abogados.

A los jóvenes nos les interesa estudiar estas carreras pues ingresan cada año 5% menos estudiantes a los programas. Son carreras complejas, requieren muchas matemáticas. Hay que reposicionar estas carreras con mucho mercadeo. Hoy les estamos pagando este tipo de carreras a más de 7.000 muchachos.

En la OECD, los IT Skills de los colombianos marcan más bajo que el margen de error. Ni siquiera les va bien en conocimientos a los nativos digitales que hoy están saliendo de la universidad.

Hoy necesitamos que hasta un médico sepa que es big data, open data, qué es la nube. Una enfermera debe saber qué es una base de datos, entender cómo se maneja la información. Todos los profesionales hasta un obrero deben tener un pedacito de ingeniero de sistemas. Es un reto tenaz, y la duda es si lo comprenden quienes están liderando el mundo empresarial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?