| 3/8/2012 5:26:00 PM

Remesas a Latinoamérica repuntan y crecen 6% en 2011

Los envíos de emigrantes latinoamericanos a sus países de origen remontaron en 2011 un 6%, hasta los US$61.000 millones y niveles similares a los de antes de la crisis económica global de 2009, indicó un informe divulgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Para el mercado de remesas de América Latina y el Caribe, el 2011 fue un año de renovado crecimiento luego del período 2008-2010, a pesar de la persistente incertidumbre económica en Europa", señaló el informe anual, elaborado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del BID.

Los envíos de dinero de los emigrantes latinoamericanos habían registrado un progresivo incremento desde 2002 hasta 2009, en los que se pasó de 28.000 millones de dólares a 64.900 millones, fecha en la que el volumen comenzó a descender afectado por la recesión global.

Como es habitual, la mayoría de las remesas en 2011 procedieron de los tradicionales destinos de la emigración latinoamericana, como son Estados Unidos y España.

Estados Unidos es la fuente de casi tres cuartas partes de las remesas recibidas en esta región, mientras que España se sitúa en segundo lugar, con el 12 %.

Si bien EE.UU. ha mantenido una recuperación desde 2009, el flujo desde Europa se ha reducido notablemente, especialmente por la disminución de casi un 2 % en la cifra de trabajadores extranjeros, arrastrados por la crisis del sector de la construcción en España.

Del conjunto de América Latina, sólo Brasil vio reducir sus remesas, que bajaron un 4,9% hasta los 1.974 millones de dólares, como consecuencia del boom económico del país que ha motivado que muchos brasileños opten por regresar.

Esta interpretación viene subrayada por el fuerte crecimiento de las transferencias de emigrantes de Brasil, los envíos que suelen realizar los trabajadores extranjeros cuando deciden retornar a sus países de origen, y que en 2011 aumentaron 51 por ciento a casi 2.100 millones.

El resto de Latinoamérica vio elevar las remesas procedentes de sus emigrantes, especialmente en México y Centroamérica.

México, el principal receptor de remesas, registró un incremento de 6,9% hasta los 22.731 millones de dólares, fruto de su estrecha vinculación con EE.UU. cuya economía comienza a repuntar.

Por su parte, los envíos a Centroamérica se elevaron un 7 %, hasta los 13.171 millones, con Honduras (13 %), Panamá (9,6 %) y Nicaragua (9 %) como impulsores de esta subida.

No obstante, los emigrantes de Guatemala y El Salvador siguen generando gran parte de las remesas en Centroamérica, con 4.377 millones de dólares y 3.650 millones, respectivamente.

Asimismo, Suramérica recibió un 4 % más que en 2010, hasta los 16.707 millones, con alzas de 9,1 % en Paraguay, 7,8 % en Bolivia, 7,5 % en Chile, 7 % en Venezuela, 6,5 % en Argentina y 6,4 % en Perú.

Las fluctuaciones cambiarias y la inflación afectaron el valor del dinero enviado por los emigrados, aunque en menor medida que en otros años.

La mayor modificación se observó en México, cuya depreciación del peso con el dólar e inflación controlada llevó a que las remesas vieran elevado su valor en moneda local un 17,5 %.

A la inversa, las remesas a Brasil, expresadas en reales, sufrieron una pérdida de valor de 15 por ciento menos, debido a la apreciación del real y la subida de precios.

En años recientes, a medida que algunas economías han mejorado, las remesas se han convertido en una porción más reducida del producto interno bruto (PIB), agregó el informe.

Sin embargo, en varios países de la región aún representan más del 10 % del PIB, como es el caso de Haití, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Jamaica, Guatemala.

En el caso de Haití, que el año pasado recibió casi 2.100 millones de dólares, representaron más de una cuarta parte del ingreso nacional.

El FOMIN comenzó a estudiar las remesas en 2000 para medir su impacto en América Latina y el Caribe.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?