| 7/21/2015 12:00:00 AM

¿Ha contribuido la tecnología a la productividad laboral?

“Se ve la era de las computadoras por doquier, excepto en las estadísticas de productividad.” Robert Solow, premio Nobel de economía

Desde 1950 el mundo ha observado increíbles descubrimientos gracias a la tecnología, como por ejemplo, la primera computadora comercial (1950), el primer radio transmisor (1954), el cable de fibra óptica (1955), el primer vuelo espacial tripulado (1961), la fundación de Microsoft (1975), el proyecto WWW (internet) en 1990, el primer GPS (1993), estas entre un innumerable cantidad de descubrimientos, pero al parecer el último gran avance en materia laboral se dio en la revolución industrial en el siglo 18.

Algunos estudios mundiales como el “Global Information Technology Report” del Foro Económico Mundial se encargan de medir los avances tecnológicos. Por ejemplo, en la forma en que el Big Data promueve el crecimiento inclusivo o la manera en que sus herramientas mejoran la educación. Pero si midieran la forma en que la tecnología ha promovido la productividad laboral, ¿qué encontrarían?

Al analizar la relación que tienen la productividad laboral y el producto interno bruto (PIB) -comparando el crecimiento de la productividad por empleado con el crecimiento anual del PIB- se encuentra una relación directa. No es de extrañar, pues cuando un empleado es más productivo fabrica la misma cantidad de un bien utilizando menos tiempo del que requería antes, lo que se traduce a un incremento en la producción –PIB-.







Fuente: The Conference Board

Sin embargo, lo interesante es ver las herramientas tecnológicas no han favorecido un crecimiento constante en la productividad de los trabajadores, pues esta variable ha sido más bien volátil en el tiempo.

Cuando se analizan los casos de China y Estados Unidos se encuentra un comportamiento diferente en ambas economías. Por un lado, en China durante la década de 1950 el crecimiento promedio de la productividad era de 3,4% mientras que en la década del 2000 este indicador alcanzó un promedio de 10,7%, lo que sugiere que en este país la productividad ha tenido un crecimiento considerable.

No se puede decir lo mismo de Estados Unidos, durante el mismo periodo analizado. El crecimiento promedio de la productividad disminuyó 0,7%, al pasar de 2,2% a 1,5%. Se estima que en 2015 este indicador alcance un incremento de 0,6%, lo que es inferior al promedio de 1,7% entre 1950 y 2014.

La relación entre las dos variables analizadas es muy estrecha y al no tener datos sobre el crecimiento productivo de los demás factores que componen el proceso de fabricación, como-el capital o la tecnología, no se puede concluir si el trabajo mantiene la misma importancia de hace 50 años en el total producido. Pero al ver la dinámica tan correlacionada se podría suponer que es así.

HORAS TRABAJADAS Y CANTIDAD DE TRABAJADORES

Aunque las horas trabajas al año por trabajador han disminuido en 217 para Estados Unidos en los últimos 50 años y en 112 en China en los últimos 25 años, se puede observar que la cantidad de trabajadores ha aumentado en casi 89 millones de personas y 146 millones, respectivamente.








Fuente: The Conference Board

Lo que sugiere que cada vez hay más empleados trabajan menos horas al año pero producen casi en la misma cantidad que el promedio de la última década –crecimiento anual del PIB-.

Finalmente, cabe aclarar que no es que se subestime el valor agregado de la tecnología, pues ha contribuido a mejoras en la calidad de vida de las personas. Sino que deja la inquietud si realmente se está aprovechando esta herramienta para mejorar la capacidad productiva de los trabajadores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?