| 6/2/2017 3:21:00 PM

Los bancos se preparan para nuevas regulaciones en torno a Basilea

La directora de Investigación y Desarrollo de la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC), anunció que en el segundo semestre de 2017 se pondrá a disposición del mercado financiero la propuesta de regulación en torno a Basilea III.

Durante la Convención Bancaria 2017, realizada en la ciudad de Cartagena, la directora de Investigación y Desarrollo de la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC), Juliana Lagos, anunció que el Gobierno se encuentra preparando desde enero la regulación que acercará a los bancos colombianos a los requerimientos de Basilea III, empezando por los de capital, es decir el mínimo de capitales con el que deberán contar las entidades bancarias para protegerse en caso de crisis. 

Basilea III es la reforma iniciada desde 2010 tras la crisis de las hipotecas subprime que desató la caída de Leman Brothers y generó un Tsunami regulatorio en 4 sentidos: fortalecer la solvencia bancaria, mitigar el riesgo sistémico, mejorar la resolución bancaria y minimizar el costo del contribuyente.

Lagos cree que en el segundo semestre de este año la SFC pondrá a disposición del mercado la propuesta final de regulación para comentarios y añadió que los bancos deben perder el temor a que los supervisores entren en una ola regulatoria restrictiva.

En el debate de este viernes, 2 de junio, moderado por Carlos Enrique Rodríguez, Director de la Revista Dinero, hizo su presentación sobre este tema el director de Sistemas Financieros y Regulación de BBVA Research España, quien explicó que el impacto de la regulación es difícil de medir pero busca mayores niveles de capitalización y la reducción de riesgos.

Adicionó que los beneficios de la regulación son un sistema financiero más resiliente con estabilidad e inclusión financiera y bancos resistentes a las crisis.

Lea también: UE presiona para evitar aumento de capitales para bancos en Basilea

Por su parte, el Secretario de la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas, Rudy Araujo, opina que el problema de implementar a ‘rajatabla‘ los estándares de Basilea le añadiría un costo innecesario a los clientes del sector y por ende retrasaría las metas de inclusión financiera.

Desde octubre de 2016, cuando el Comité de Basilea, regulador internacional de los bancos, anunció nuevas reglas con el objetivo de reducir la exposición del sector bancario mundial a eventuales riesgos, Estados Unidos y la Unión Europea le hicieron oposición

Washington abogaba por un método de cálculo estándar de estos fondos para todos los bancos del mundo, mientras que los europeos pedían un procedimiento adaptado a las características de cada banco.

Frente a esto, Araujo argumenta que el supervisor debe desarrollar una normativa que atienda las necesidades del mercado y se adecúe a sus riesgos. Según su experiencia, la conducta del mercado es la que debe llevar a los supervisores. Ya tenemos un marco regulatorio que nos permitió continuar pese a la crisis.

Le podría interesar: El sistema financiero se encuentra preocupado por la coyuntura nacional

De otra parte, Fernández de Lis advierte que esta regulación va cambiando con el tiempo y ya van casi por Basilea IV lo cual no es beneficioso para el sistema financiero pues se necesita estabilidad. Además, según Fernández estamos en un mundo donde la transformación digital está obligando a transformar los negocios bancarios de forma acelerada y por eso cree que lo mejor es cerrar rápido ese capítulo de la regulación y enfocarse en la regulación que debe venir con el desarrollo tecnológico.

Entre tanto, las calificadoras tienen en la mira la implementación de Basilea III en el sistema financiero pero Araujo opina que aunque está de acuerdo con que el marco sea estable y razonable "pero si entramos a revisar quién cumple a cabalidad Basilea, nadie tendría grado de inversión". 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.