| 8/25/2008 12:00:00 AM

Regreso del auge de los commodities

Analistas prevén aumentos de precios en maíz, soya, petróleo y Níquel por reducciones en la oferta de esos bienes. El boom no ha terminado.

El precio del maíz y la soya rebotaron al alza, presionados por caída de los inventarios a mínimos de cinco años. Los de petróleo también se incrementan por efecto de las tensiones entre Rusia y Estados Unidos. Los de Níquel van al alza, por el cierre de la planta de Xstrata en República Dominicana.

 

La sorprendente caída de los commodities podría estar terminando, de acuerdo con un reporte de Madelene Pearson de Bloomberg. En esta ocasión, el detonador del aumento de precios estaría en recortes en la oferta, en lugar de los incrementos de demanda que caracterizaron el auge de 2007.

 

La reducción de la oferta se vuelve más importante y será el determinante del aumento de precios de cada producto en particular, dice el reporte citando Alan Heap, analista de commodities de Citigroup en Sydney. Su proyección indica que esperan precios más altos en 2009 y en algunos casos hasta 2010.

 

Para maíz y soya, dos productos que perdieron cerca de 37% desde su pico, volvieron a ganar en las dos semanas anteriores, como resultado de que las siembras retrasadas en Estados Unidos amenaza con reducir la productividad en ese país y que las protestas en Argentina – el segundo exportador de maíz y el tercero de soya del mundo - puede afectar la producción.

 

Si hay problemas de ese estilo, la FAO estima que los inventarios de cereales podían caer a mínimos de 30 años.

 

“No creo que el boom de commodities terminó”, dice Bloomberg citando a Malcolm Southwood, analista de commodities de Goldman Sachs. ``Tenemos una pequeña caída cíclica en un mercado con una tendencia de largo plazo ascendente y los fundamentos estructurales están bastante intactos”, dijo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?