Mauricio Cárdenas, Ministro de Hacienda con Jose Darío Uribe, Gerente general del Banco de la República.

| 2/23/2016 12:16:00 AM

Las ventajas de cortar el presupuesto según los analistas

Reducir el gasto del gobierno en $6 billones podría ayudar a bajar la inflación, ahorraría alzas de tasas y permitiría ganar tiempo con los mercados según algunos analistas.

El gobierno colombiano tiene afiladas las tijeras para recortar $6 billones del presupuesto de 2016. El ajuste es otro de los golpes provocados por el desplome del petróleo en el último año y medio pero para muchos analistas es una buena noticia.  

La primera razón es que podría ayudar a controlar la inflación. De hecho el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró que el ajuste del gasto público busca complementar las alzas en los tipos de interés del Banco de la República. Desde septiembre del año pasado la tasa de referencia del Emisor ha subido 175 puntos básicos y está en su punto más alto desde 2009.

“A nuestro juicio este elemento será clave en las decisiones de política monetaria en los próximos meses. Con medidas fiscales que contribuyan a reducir el gasto agregado el esfuerzo requerido de parte de la política monetaria no sería tan acentuado”, escribió el equipo de investigaciones económicas de Bancolombia.

Este argumento indica que si el gobierno gasta menos, la economía crecerá menos y la inflación empezará a ceder. Si esto ocurre, el Emisor ya no tendría tanta presión para subir tasas de interés o por lo menos no tendrá que hacerlo tan rápido.

Una segunda justificación es que se podría reducir el elevado déficit externo de Colombia, de acuerdo con Banco de Bogotá. Colombia tiene en la actualidad uno de los desbalances más altos del mundo y las estimaciones indican que en 2015 representó 6,5% del PIB.

“En múltiples ocasiones el Banco de la República ha señalado la necesidad de ajuste de la economía a los menores precios del petróleo, pero hasta ahora empieza a diferenciar entre el ajuste del sector privado y el del público. Es claro que mayores tasas de interés tienen una incidencia mayor en el ajuste del sector privado. Sin embargo, decisiones del gobierno como las acá planteadas pueden acelerar la reducción de los desbalances de la economía”, señala un reporte de la entidad. 

Lea también: A Colombia se le agota el tiempo para evitar una crisis

La tercera razón es que la calificación crediticia de Colombia está en juego y arreglar las cuentas fiscales podría ser la fórmula para mantenerla, según analistas de Old Mutual. 

La semana pasada Standard and Poor’s puso una perspectiva negativa sobre la nota del gobierno colombiano así como la de un grupo de bancos y algunas de las compañías de mayor tamaño en el país. Tres días después, el Banco de la República subió la tasa de interés y Cárdenas aprovechó el momento para hablar del recorte. Es poco frecuente que el banco central haga referencias a la política fiscal y en su último comunicado no sólo habló de recorte al presupuesto sino de reforma tributaria.  

Las autoridades colombianas no fueron las únicas en reaccionar de esa manera ante la perspectiva de ver amenazada su calificación. La semana pasada México anunció en simultánea un recorte al presupuesto público por 0,7% del PIB, igual que en Colombia, y el incremento de la tasa de interés de su banco central en 50 puntos básicos. Los analistas en México recibieron como positivas las dos noticias y el peso mexicano recuperó terreno frente al dólar. Sin embargo, es casi seguro que el resultado será un crecimiento menor este año y buena parte de las entidades financieras revisaron a la baja sus pronósticos.

En Colombia todavía no se conocen revisiones a los pronósticos de crecimiento por cuenta de los anuncios y al cierre de esta nota aún se desconocían cuáles eran los sectores más afectados por el apretón de cinturón. El presidente Juan Manuel Santos dijo que se priorizarán las inversiones que ‘dinamicen la economía‘ y los sectores ‘generadores de empleo‘. Tampoco se conoce mayor detalle de la reforma tributaria, excepto que se presentará al Congreso en el segundo semestre.

Por ahora los incrementos de la tasa de interés podrían continuar y eso justamente es lo que está esperando el mercado. De acuerdo con un análisis de Bank of America los agentes están dando por hecho que la tasa llegará a 7% este año, desde el 6,25% actual. Por su parte el comunicado de la junta directiva del Banco de la República dice explícitamente que continúa “la senda de incrementos” para llevar la inflación por debajo de 4% en 2017.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>