| 12/15/2015 12:05:00 AM

¿Qué puede aprender Colombia de la economía paraguaya?

No solo en producción agrícola destaca Paraguay. El 100% de su producción energética procede de fuentes limpias y es considerado un exportador neto de energía eléctrica.

Aunque el país del sur y Colombia tienen muchas similitudes en cuanto a proyectos futuros, hay fuertes diferencias que pueden explicar por qué Paraguay es de las economías mejor posicionadas hoy en día en América Latina.

El año 2015 será recordado como el punto de inflexión para América Latina. De la bonanza al borde de la crisis, muchos países latinoamericanos entendieron que vivir a base de las ganancias extras que traían consigo las materias primas no solo era insostenible, tampoco era duradero.

Sin embargo, a pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) redujeron fuertemente las proyecciones de crecimiento de la región, algunos países demuestran que en épocas de desaceleración se puede crecer y ser estable.

Este es el caso de la República de Paraguay.

“El corazón de Suramérica”

Con un área de 406.752 Km2 (poco más grande que la región Orinoquía) y una población de 6,8 millones de habitantes (menor a la de Bogotá) esta nación suramericana dio de que hablar cuando el primer trimestre de este año creció a 4,2% anual. Posteriormente aunque se desaceleró, muchas calificadoras internacionales ven al país como una de las economías más sólidas de la región.

Como explica el Ministro de Industria y Comercio de Paraguay, Gustavo Leite en una entrevista concedida a Dinero, la estabilidad es parte fundamental de la administración paraguaya.

Una estabilidad que es envidiable para muchos de sus vecinos. Según el Banco Central de Paraguay, la inflación está en 2,9% en 12 meses mientras que la tasa de desempleo se encuentra por debajo del 6% aunque no se descarta que aumente en 2016 por efectos de la desaceleración mundial.

Esta nación está estratégicamente ubicada en el centro de América del Sur y su comercio regional es muy fuerte, siendo Brasil su principal socio. No obstante, sus relaciones con la Alianza del Pacífico y la Unión Europea son bastante satisfactorias.

Además, Paraguay puede afirmar poseer las mejores perspectivas para el próximo año entre todos los miembros de Mercosur y de América Latina por detras de Bolivia. Su industria crece constantemente de la mano de un sólido sector construcción capaz de generar 100.000 nuevas viviendas por año y una agricultura “con la capacidad de alimentar al mundo” explica Leite.

Un potencial sin precedentes


Según Gustavo Leite, la agricultura paraguaya es de las más eficientes del continente. “Nosotros entendimos que con la tecnificación y la industrialización podíamos triplicar la producción de alimentos”.

Para ser el cuarto exportador mundial de soja, el sexto de maíz y de carnes bovinas es necesario poseer una agroindustria muy eficiente. Además, “hay un gran potencial para el mercado de la carne de ave, de cerdo y productos agroecológicos que debemos aprovechar”.

La seguridad alimentaria en este país está más que garantizada y está perfectamente preparada (como se ha visto hasta el momento) para seguir produciendo. De hecho, hasta noviembre sus ventas externas de productos agrícolas continúan aumentando.

Pero no solo en producción agrícola destaca Paraguay. El 100% de su producción energética procede de fuentes limpias y es considerado un exportador neto de energía eléctrica.

¿Cuál es el secreto?


“Queremos aumentar la competitividad”, afirma Leite.

Los impuestos en este país realmente son competitivos. Según Doing Business 2016 la tasa impositiva total para los empresarios es del 35% y la de renta es apenas del 9,6%, datos menores al promedio de América Latina y de la Ocde. Colombia prácticamente dobla estas tasas.

El país con la tercera flota de barcazas del mundo aunque no goza de litoral marino tiene 35 puertos en los ríos Paraná y Paraguay que le dan acceso al océano Atlántico. Gracias a esto espera convertirse pronto en un eje comercial de Mercosur y expandir sus productos tanto agrícolas como manufacturas al resto del continente y del mundo además de diversificar mercados para depender menos de China.

El tema industrial es muy importante. Para fomentar este sector, Gustavo Leite afirma “En Paraguay no creemos en los subsidios, por el contrario, poseemos una Ley de Maquila para Insumos que facilita mucho la producción y genera nuevas empresas maquiladoras en el país”.

También, siguieron el modelo estadounidense ganadero y lácteo para elevar la productividad en estas actividades al punto de ser reconocidos internacionalmente y son los principales proveedores del mercado brasileño.

Lea también: ¿Cómo está el sector lechero?: un llamado a mejorar


No es secreto que la infraestructura paraguaya tiene un altísimo grado de atraso. Por eso, las nuevas administraciones han fijado su atención en este desafío y las nuevas inversiones que empujan la construcción complementan el potencial del país.

El futuro sonríe

“Hay épocas buenas y épocas malas, pero si Paraguay puede crecer a buenas tasas en desaceleración y son su principal socio en recesión, puede hacer mucho más cuando todo mejore” explica Leite.

En el último trimestre la economía paraguaya se expandió 2%.
Explicado principalmente por la desaceleración del sector servicios motivado por menos importaciones (44% de la economía total) y del sector construcción gracias a los efectos adversos de la temporada de lluvias en las construcciones.

Por lo demás, la agricultura, la industria, la energía y el sector empresarial se mantienen fuertes. “Nosotros sabemos que hay países bien administrados y países mal administrados. Nosotros queremos estar en los primeros” concluye el Ministro de Industria y Comercio paraguayo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.