| 1/23/2017 11:12:00 AM

¿Volverá la inflación a su nivel normal este año?

Analistas del mercado e incluso uno de los codirectores del Banco de la República advierten que aunque los precios en Colombia han disminuido, este año hay varios riesgos que podrían evitar el cumplimiento del rango meta.

La inflación cerró el 2016 en 5,75% completando así dos años consecutivos por encima del rango meta del Banco de la República que es de entre 2% y 4%, pese a que en el segundo semestre del año registró un fuerte descenso desde el pico de 9% que presentó en julio del mismo año.

El final del fenómeno de El Niño y la normalización en la oferta de alimentos en todo el país, la relativa estabilización en la tasa de cambio y un menor traslado de la misma a los precios de bienes importados, la disminución en las expectativas de inflación, así como un incremento de tasas del Banco de la República desde 4,5% hasta 7,75% entre septiembre de 2015 y julio del 2016 están entre los factores que han conducido dicho indicador de regreso al rango meta.

Desde julio del 2016, cuando la inflación llegó al 9%, y hasta noviembre del mismo año, el Banco de la República decidió mantener estable su tasa de interés y durante dicho periodo reconoció que tanto la inflación como el déficit de cuenta corriente y el PIB nacional se desaceleraron más de lo previsto inicialmente.

Con dicho reconocimiento y la inflación cercana al 5%, el Emisor redujo su tasa de interés hasta 7,5% en la última Junta Directiva del año anterior. Sin embargo, hay algunas voces en el mercado que advierten que ese movimiento de política monetaria fue apresurado y la inflación podría completar su tercer año sin alcanzar el punto máximo del rango meta.

Las razones para que la meta del Banco de la República tampoco se cumpliera en el 2017 son el incremento de precios por cuenta de la reforma tributaria, el incremento del salario mínimo por encima de la inflación causada el año anterior y un aumento de las expectativas de inflación durante los últimos dos meses.

Puede interesarle: La inflación de 2016 cerró en 5,75%

Por un lado, Germán Cristancho de Davivienda Corredores advierte que la tributaria es un riesgo para la inflación no sólo por el IVA, sino también por el impuesto a los combustibles que aumenta el precio de la gasolina en $135 y por esta vía aumenta el costo del transporte que su vez afecta la inflación de alimentos.

Aunque el choque de la reforma sobre la inflación sea de una sola vez, Cristancho destaca que se presenta tras unos datos altos y dicho efecto base podría incrementar las expectativas de inflación futura y dificultar la tarea del Banco de la República de alcanzar el rango meta de inflación este año.

Para Davivienda, la inflación este año podría terminar alrededor de 6,03% con una tasa de interés de 6,5%. El índice de precios tiene un riesgo adicional y es el efecto base que trae desde el año anterior, mientras que al haber iniciado el descenso de los tipos de referencia antes de lo previsto por el mercado, el Banco de la República estaría obligado a un ciclo expansionista más suave y lento.

Sin embargo, de confirmarse que el crecimiento del país durante 2016 fue inferior al esperado por el mercado, el Emisor tendrá más motivos para mantener una política expansionista y así incentivar el consumo interno para que este a su vez impulse el crecimiento del país, resalta Cristancho.

Fuente: Davivienda Corredores

Otra advertencia llega del interior de la misma autoridad monetaria. El codirector Carlos Gustavo Cano advirtió el pasado 17 de enero que si bien el país registra una desaceleración en su crecimiento, es necesario primero controlar la inflación pues “intentar crecer sin controlar la inflación, equivale a perseguir un dividendo espurio”.

Cano también resaltó que si bien la inflación de alimentos incrementó por un choque que no debía generar una reacción de política monetaria, otros indicadores llevaron al movimiento del Emisor y una muestra de su efectiva acción es la caída en la inflación sin alimentos.

Sin embargo, para Cano es preocupante que la inflación de bienes no transables, que refleja mejor la presión de la demanda, no cede al mismo ritmo. Mientras en agosto era de 5,05%, en diciembre cerró en 4,85%.

Fuente: Banco de la República

“El promedio de los indicadores de la inflación básica con tendencia ‘bajista’, aunque sigue siendo muy alta. Noticia refrescante, mas no suficiente”, advierte el codirector Cano.

Cano también advirtió sobre el aumento de las expectativas de inflación para el cierre de 2017 entre el registro de noviembre de 2016 y el de diciembre del mismo año, pasaron de 4,1% a 4,4% y ya para enero alcanzaron 4,5%.

Por eso, el codirector señala que “sería altamente riesgoso aflojar la política antes de que las expectativas regresen y se anclen firmemente a la meta” y reiteró que el reto de este año para el Emisor es que la inflación vuelva al rango meta al cierre del año y así evitar que se cumplan tres años con una inflación superior al 4%.

Una última advertencia llega también desde el mercado: aunque la reforma tributaria, el aumento del salario mínimo en 7% y el recorte de tasas de interés son buenas noticias, también podrían dificultar el camino de la inflación a su meta este año.

Lea también: ¿Cómo afrontan los colombianos los recientes incrementos de precios?

El grupo de investigaciones económicas de Bancolombia explica que la expansión de la política monetaria que ha iniciado el Banco de la República se debe traducir en menores tasas dentro del mercado financiero y esto a su vez reactivará la dinámica del crédito en el país, mientras que la reforma tributaria ayudará a las finanzas públicas y le permitirá al Gobierno aumentar su margen de maniobra en la inversión y el aumento del salario mínimo por encima de la inflación causada el año anterior le permitirá a los hogares recuperar parte del poder adquisitivo perdido en los últimos años.

A esto debe sumarse que “haber anticipado el inicio de los recortes en la tasa repo puede contribuir a un deterioro de las expectativas de inflación” de acuerdo con Bancolombia y a esto debe sumarse que la inflación de bienes y servicios no transables se aceleró en diciembre del año anterior y tiene una alta persistencia que dificultará su descenso por lo menos en los meses siguientes.

El grupo de investigaciones económicas advierte también que el incremento en la tarifa general del IVA de 16% a 19% podría generar un aumento en la inflación de hasta 0,93% anual.

Y aunque es un choque de una sola vez, advierte que las autoridades deberían tener cuidado con el mismo. Además, el salario mínimo no solo causa una aceleración de la inflación total en los meses siguientes a que es decretado, sino que además este impacto tiende a perdurar en el tiempo.

El salario mínimo también es referente para el incremento en precios de arriendos, servicios de salud, educación y otros.

Con estas advertencias, el viernes de esta semana el Banco de la República llevará a cabo su primera Junta Directiva del año y la primera de Juan José Echavarría como gerente del Emisor. Para este año, la nueva cabeza de la autoridad monetaria señaló que el Banco de la República debe “dar la pelea” para lograr que este año por fin se cumpla la meta de inflación.

Recomendado: El impacto tributario en el mercado

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.