| 6/10/2015 7:00:00 PM

¿Qué está pasando con el consumo masivo?

El consumo masivo está moviéndose en medio de un escenario complejo, pues mientras la economía se desacelera, el precio del dólar sube presionando los precios y las expectativas en los procesos de innovación son muy limitadas.

En los últimos años se dio un hecho singular: mientras la economía del país crecía por encima de 4% anual, las canastas de productos de consumo masivo analizadas por la consultora Nielsen –tocador, aseo del hogar, alimentos y bebidas– mostraron un proceso de desaceleración.

En 2010, el volumen aumentó 5,5% y el precio por encima de 7%, pero ya el año pasado las cifras en los mismos ítems registraron incrementos mucho menores, situándose apenas un poco por encima de 1%.

¿Qué explica que mientras la economía va bien el consumo masivo esté desacelerado?
Según Óscar Cabrera, gerente de OVD Nielsen, la respuesta es que se está desviando el consumo. Por ejemplo, frente a 2013, el año pasado los créditos crecieron por encima de 11%; las ventas de tiquetes aéreos, 13%; los electrodomésticos, 14% –explicado por el Mundial–, y el ahorro 13%. “La gente está pagando lo que consumió en los años anteriores y cuando hay mayor crecimiento de la clase media esto es normal. Sin embargo, para el consumo masivo pesa mucho”, agrega Cabrera.

En medio de este panorama se dan tres situaciones que los empresarios tendrán que enfrentar en el futuro inmediato: la desaceleración de la economía –cuyo crecimiento se sitúa, según varios analistas, cerca de 3,5%, pero algunos piensan que estará en 2%–, el aumento en el precio del dólar que ha crecido 31% en los últimos 6 meses y llevará a que los productos importados empiecen a subir de precio empujando la inflación, y el limitado impacto que están teniendo las innovaciones en el desarrollo del consumo masivo. Este es el panorama, según un análisis de Nielsen.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?