| 8/3/2016 12:10:00 AM

Centroamérica sacaría la cara por la región este año, según proyecciones

La economía de la región latinoamericana se contraería un -0,8% en 2016, según un reciente informe de la Cepal. Sin embargo, los centroamericanos jalonarían el crecimiento ¿A qué se debe este comportamiento?

Según anunció la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) durante la semana anterior, los países de América Latina y el Caribe mostrarán una contracción en su tasa de crecimiento de -0,8% en 2016, una caída mayor a la observada en 2015 (-0,5%), con un comportamiento muy heterogéneo entre países.

El organismo recalcó, en su ‘Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2016’, la necesidad por movilizar la inversión pública y privada para promover la recuperación económica de la región y enfrentar los desafíos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“La capacidad de los países para acelerar el crecimiento económico depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión. Estas políticas deben acompañarse con esfuerzos para cambiar la conversación entre el sector público y las empresas privadas. Aumentar la productividad es también un desafío clave para avanzar en una senda de crecimiento dinámico y estable”, aclaró la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Suramérica, principal responsable de la contracción

Para los países de América del Sur se espera una desaceleración económica de -2,1% en 2016, principalmente por el deterioro en sus términos de intercambio, una menor demanda externa y una importante desaceleración de la demanda interna, que refleja una significativa caída en la inversión doméstica. 

Además, se prevé que cuatro de los seis países que mostraran una contracción económica al cierre de este año son suramericanos. Específicamente, los países con menor crecimiento serán: Venezuela (-8,0%), Suriname (-4,0%), Brasil (-3,5%), Trinidad y Tabago (-2,5%), Ecuador (-2,5%) y Argentina (-1,5%).

Por su parte, Centroamérica jalona positivamente el crecimiento debido a una mejora en sus términos de intercambio, la recuperación de su demanda externa e interna  y un aumento de los ingresos por remesas. Se espera que Centroamérica crezca en un 3,8%.

Cabe resaltar que cuatro de los cinco países que mostrarán un mayor crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) son centroamericanos. El crecimiento regional estará encabezado por República Dominicana (6,0%), Panamá (5,9%), Nicaragua y Bolivia (4,5%), y Costa Rica (4,3%).

Fuente: Cepal, elaboración Dinero

En el caso específico de Colombia, se espera un crecimiento del PIB de 2,7%, el cual es un 0,4% menor que el registrado en 2015.

América Latina sigue la tendencia mundial

El informe de la Comisión indica que en el ámbito externo la economía mantendrá bajos niveles de crecimiento, que serán acompañados por una lenta expansión del comercio, el cual  no ha logrado recuperar los niveles registrados antes de la crisis financiera global.

Además, a esta tendencia se le suma el deterioro de los precios de exportación de los productos básicos y la incertidumbre financiera que se ha impulsado luego de la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea.

Durante el mes de julio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo las perspectivas de crecimiento económico mundial a consecuencia del Brexit, ubicándose en 3,1%. El mismo FMI, mantuvo las perspectivas de crecimiento para Latinoamérica en -0,4%, lo que refleja que la Cepal tinene una expectativa más negativa en cuanto al crecimiento regional.

¿Qué hacer ahora?

De acuerdo con las conclusiones de la Cepal, es necesario promover nuevas coaliciones público-privadas y políticas que creen incentivos adecuados para canalizar el financiamiento hacia los objetivos de desarrollo.

De igual forma, se recomienda potenciar la inclusión financiera como una política de inserción productiva mediante la creación de mercados y nuevos instrumentos innovadores.

Finalmente, se requiere cambiar las estructuras tributarias de los países para mejorar la recaudación, fortalecer el impuesto sobre la renta, tanto de personas como de empresas, y combatir la evasión y elusión fiscal, que alcanzó 6,7 puntos del PIB regional en 2015, con un monto total estimado de US$340.000 millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?