| 12/16/2015 12:05:00 AM

El desplome del precio del petróleo no ha terminado

Precios del petróleo por debajo de los US$40, parecían una locura hace algunos meses. Sin embargo, las fuerzas del mercado del crudo están demostrando cómo funcionan los precios del petróleo en el mundo sin que la Opep interfiera en ellos.

Hace algunos meses, parecía una locura precios del petróleo por debajo de los US$40, sin embargo de acuerdo con la historia del oro negro, un precio por debajo de ese valor es incluso más cercano a su precio natural, mientras que un precio por encima de US$100 sí es una locura.

Los productores más grandes de este commodity se encuentran en el Medio Oriente y los costos de producción por barril allí no superan los US$12 por barril en promedio, por eso la alarma está más encendida en algunos lugares del mundo como Colombia que en otros como Arabia Saudita.

Lea también: ¿Por qué algunos países productores de petróleo están más preocupados que otros?

Los países que están en serios problemas de hecho, son los países productores que se les olvidó que los precios del petróleo por lo menos desde 1960, no fluctúan al ritmo de la oferta y la demanda, sino más bien al ritmo de las decisiones de la Opep, y su mayor productor y líder de la organización, Arabia Saudita. 

Esta vez, sin embargo, la Opep no se ha podido poner de acuerdo en limitar la producción del crudo y en su última reunión de la semana pasada lo dejaron más que claro.  Por lo tanto el precio del petróleo contínua siendo impulsado por el ejercicio de la oferta y la demanda mundial, y no por las fijaciones del cartel.

Lea también: ¿El fin del cartel del petróleo?


¿Por qué estos precios sorprendieron tanto a Colombia?

El descenso de los precios del petróleo se empezó a registrar desde mediados del 2014 y esto ha implicado uno de los más grandes retos para Colombia, nunca antes experimentado. 

De acuerdo con el último informe de coyuntura petrolera de Fedesarrollo, el efecto en el descenso de los precios se ha traducido en una reducción de las exportaciones colombianas de crudo en un 41,6% entre agosto de 2014 y el mismo mes del 2015, lo que se reflejó en un déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos superior a 6% del PIB; el mayor desbalance externo entre las economías latinoamericanas y un porcentaje récord para la economía colombiana en lo corrido del siglo.

Pero además del desplome en las exportaciones de crudo, solo por esta vez, el descenso de más del 50% en los precios del petróleo también incidió en una caída en la renta del Gobierno, que pasó de representar casi el 20% de sus ingresos totales en 2013, a menos del 4% este año. Este último factor es uno de los que realmente sorprendió al país con el derrumbe de los precios del crudo.

En los años 80s los precios del petróleo estaban muy por debajo de los US$100, sin embargo, las rentas del Gobierno no dependían de la explotación de petróleo; y de hecho, en ese entonces un desplome de precios del 50% era un buen escenario para el país pues Colombia era un importador neto de crudo.

La situación en el país es un poco más preocupante que la de otros países productores y exportadores, pues Colombia no está acostumbrada a sobrevivir como productor con precios por debajo de US$40 o incluso de US$30, cuando los precios  se desploman.

Mientras que los costos promedio de un barril de crudo en el Medio Oriente rondan entre los US$10 y US$12 en promedio, de acuerdo con la ACP, el costo promedio en Colombia está entre US$20 y US$30 por barril.

En ese escenario de precios cercanos a los costos de producción en Colombia, la ACP estima que la inversión en el sector descendió en un 28% con respecto a la inversión registrada en el 2014, y la reducción fue drástica en la exploración, que pone en peligro la producción futura del país en el largo plazo.

Pese a este panorama, las empresas buscaron la eficiencia a través de la reducción de costos, y por ello lograron sostener la producción promedio del año, en un millón de barriles diarios. Sin embargo, de acuerdo con la ACP, Colombia es un país costoso para producir pues se ubica en el 25% de la producción más costosa de extraer en el mundo, sobre todo por los altos costos que le representan los impuestos y el transporte. 

La demanda del crudo

La industria petrolera es en sí misma altamente riesgoso pues solo el 30% de las exploraciones terminan siendo exitosas. Pero además, las fluctuaciones en los precios del crudo no están tan alejadas de la realidad de la industria pero esto solo lo saben  países que llevan más años en la explotación de petróleo y concentran esfuerzos en ahorrar durante las vacas gordas del crudo, como Noruega, el gigante petrólero de Europa, y Arabia Saudita, el líder de la Opep.

Lea también: El precio del petróleo golpea al fondo soberano más grande del mundo
 

Lo que ha cambiado está vez con respecto al mundo del oro negro es que de acuerdo con las recientes decisiones del cartel petrolero más relevante y el que más incide en los precios internacionales del petróleo desde 1960, la Opep, es que no han mantenido su estrategia habitual de limitar la producción con el fin de inflar los precios.

Esto sugiere que pese a que la producción de Estados Unidos, ya se ha disminuido de acuerdo con la información suministrada por la AIE desde noviembre regresando a los niveles de producción de noviembre de 2014, los precios aún no despegan.

Cuando Estados Unidos empezó a producir petróleo, los miembros de la Opep, perdieron allí un mercado y ahora se redirigen a conquistar al mercado de Asia; que tampoco se despierta aún con la desaceleración del gigante asiático, principalmente.

La oferta de petróleo

Si solo las presiones naturales de la oferta y la demanda sobre el precio del petróleo lo han hecho desplomarse hasta cerca de los US$35, evidentemente cuando Irán entre al mercado del crudo y alcance  sus niveles tradicionales de producción cercanos a 1 millón de barriles diarios (mbd), se espera un desplome más de precios, incluso por debajo de los US$30. 

Sin embargo, Irán no tiene la capacidad de resistir, por lo menos no en la misma media que Arabia Saudita, con sus US$700.000 millones de reservas.

En ese sentido, Arabia Saudita tiene la capacidad financiera de mantenerse en el mercado con precios relativamente bajos de petróleo, mientras que otros países como Irán no tienen esta capacidad y por lo tanto necesitarán precios más altos para mantenerse a flote.

Mientras que los precios del petróleo se estabilizan, países como España, Francia, Chile, entre otros, importadores netos, disfrutan de la caída de los precios así como Colombia lo hacía en 1980.

Es evidente que las decisiones de la Opep, influyen tanto en el mercado del crudo como cuando incrementaron los precios en un 1000% en dos décadas desde 1960 hasta 1980; y reducirlo en más de 50% en 12 meses.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?