| 5/29/2012 6:00:00 AM

¿Por qué perdió Angelino Garzón?

El vicepresidente colombiano quedó en el tercer lugar. A pesar de la férrea campaña que el propio Gobierno impulsó en esta ocasión la gasolina no alcanzó, a pesar de que se invirtieron $400 millones en esta campaña y se sacrificó el apoyo para José Antonio Ocampo al Banco Mundial.

Angelino Garzón era el único candidato latinoamericano, de nueve que inicialmente aspiraban al cargo, recibió 7 votos en la quinta ronda de votación, frente a 25 votos del británico y 24 del francés.

Desde el inicio del proceso de elección, el británico Guy Ryder y el francés Gilles de Robien, partieron como favoritos, con la diferencia de que el británico es el único cuya candidatura fue propuesta por las organizaciones de los trabajadores (sindicatos) y no por un gobierno. Sin embargo el Gobierno colombiano insistía en que tenía serias posibilidades de lograr ser el director del Organismo.

El nuevo director, Guy Ryder es el primer director general de la OIT en haber sido propulsado a ese cargo de tan alta responsabilidad por las entidades que defienden los derechos de los trabajadores en todo el mundo, incluida la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia.

La OIT estaba dirigida desde hace trece años por el chileno Juan Somavia, quien dejará el cargo el próximo 30 de septiembre, un año antes de concluir su tercer mandato, por decisión propia. Esta fue otra de las razones por las cuales, Angelino, no ganó pues eran escasas las posibilidades de que otro latinoamericano siguiera en el cargo.

La gran singularidad de la OIT es su carácter tripartito, pues en ella están representada gobiernos, organizaciones de empleadores (patronales) y de trabajadores (sindicatos).

Ryder estará durante los próximos cinco años a cargo del Consejo de Administración de la OIT, su órgano ejecutivo compuesto por 56 miembros: 28 representantes de gobiernos, 14 de patronales y 14 de sindicatos.

Al presidente, Juan Manuel Santos, con el tercer lugar no le quedó otra alternativa que agradecer a los países que apoyaron la candidatura del Vicepresidente Angelino Garzón para ese cargo y destacó la labor de este funcionario y de la Cancillería para promover la postulación.

Es la primera vez que Colombia aspiraba a un cargo de esta magnitud. Por eso se enfilaron todas las baterías para lograr ese propósito. Las aspiraciones de Colombia eran tan fuertes que se prefirió apoyar a Garzón y no a José Antonio Ocampo, quien fue postulado a la presidencia al Banco Mundial. El resultado fue quedarse sin el pan by sin el queso como se dice popularmente.

Fueron varios los países que recorrió Angelino para conseguir su propósito. Sus giras incluyeron viajes a Estados Unidos, Alemania, España, Reino Unido, Rusia, Brasil, Turquía e Italia, entre otros países. A finales de marzo fue a Ginebra a su audiencia ante el Consejo de Administración de la OIT. En total fueron gastados $400 millones.

Angelino seguirá en el gabinete Santos, a pesar de que tiene un puesto sin funciones realmente relevantes, según lo ha señalado el portal La Silla Vacía. El senador, Roy Barreras, ha sido el único que ha puesto a Angelino en un escenario más ambicioso: “va a ser candidato y Uribe, su vicepresidente”, aunque nadie ha salido a confirmar esta teoría.

Sin embargo, hay rumores que se mueven alrededor del tema, pues Santos ha sido reiterativo en no dejar a sus colaboradores sin cargo, y para ello les ofrece una embajada, una alternativa que podría aplicarse para su polémico vicepresidente.

¿Quién es el nuevo?

Ryder, de 56 años, es "de la casa", ya que durante dos etapas ocupó cargos directivos en la OIT. Desde 2010 es director ejecutivo de la OIT y responsable del Departamento de Normas, Principios y Derechos Humanos Fundamentales en el Trabajo, que tiene a su cargo la supervisión de la aplicación de los convenios y recomendaciones de la organización por parte de los Estados miembros.

Se trata del área que constituye el corazón de la misión de la OIT al tener que ver con la defensa de los derechos de los trabajadores.

Ryder es visto, en este sentido, como el "heredero" natural de Somavia, del que ha sido colaborador principal desde que regresó a la OIT en 2010, y representa bien -según la opinión de muchos- los principios y convicciones de esta organización, fundada en 1919.

Antes de convertirse en el "número dos" de la OIT, el británico fue secretario general (2006-2010) de la Confederación Sindical Internacional, la entidad internacional más representativa en la historia del movimiento sindical, nacido de la fusión con la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres, que Ryder había dirigido los cuatro años anteriores.

El británico empezó su carrera en 1981 (hasta 1985) en el Departamento Internacional de la Trades Union Congress, una entidad que agrupaba a distintas organizaciones sindicales de su país.

Entre 1988 y 1998 fue director adjunto de la Oficina en Ginebra de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres, de la que llegó a ser director.

Desde 1998 y durante dos años fue director de la Oficina de Actividades para los Trabajadores de la OIT y luego, hasta 2002, fue responsable de la oficina del director general de esta organización, única en su género por su carácter tripartito, pues en ella están representados con voz y voto los gobiernos, patronales y sindicatos.

Ryder nació en Liverpool (Reino Unido) en 1956 y completó su formación en las universidades de Cambridge y Liverpool.

El Consejo de Administración de la OIT tiene 56 miembros. De ellos, 28 son de los gobiernos, 14 de los trabajadores y 14 de los empresarios.

Dinero.com con información de agencias
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?