| 10/12/2010 6:00:00 AM

¿Por qué Estados Unidos no genera empleo?

La naturaleza de la recesión y la naturaleza de la recuperación están detrás del fenómeno. La recuperación llegará en dos años. Vienen aumentos de impuestos. La explicación de la ex economista de la Fed y ex economista principal de CNBC, Marci Rossell.

Dinero.com participó en exclusiva en un almuerzo-conferencia, en el marco del Vacation Owenership Investment Conference, en Orlando, Florida, con la ex economista del Sistema de la Reserva Federal y ex economista principal de CNBC, Marci Rossell, donde explicó las dos razones por las cuales en Estados Unidos no sube la tasa de empleo. Dijo que la verdadera recuperación llegará en dos años y aseguró que viene un aumento inminente de los impuestos en ese país.

“Muchas percepciones acerca de cómo debe funcionar el mundo no son ciertas”. La economía ya se está recuperando, el mercado de vivienda ya se está estabilizando, pero los trabajos siguen estancados, la pregunta es qué está bloqueando el crecimiento del empleo. “Estoy sorprendida porque los trabajos no vuelven a pesar de la moderada recuperación. El empleo ha bajado mucho y no se ha recuperado rápidamente como antes”.

Naturaleza de la recesión y la recuperación

Parte de la respuesta de Rossell, es que el tipo de crisis que enfrentó Estados Unidos, nunca se había visto, por lo tanto no se puede mirar la historia, porque no está funcionando como debía ser. Una recesión impulsada por la crisis financiera nunca se había presentado. Estados Unidos, en ese momento, estaba preparado para enfrentar crisis económicas y salir de ellas a tasas muy rápidas, pero ahora la historia es diferente porque el mercado de crédito se demora en estabilizarse y sigue obstaculizando la recuperación.

Por esta razón, en Estados Unidos la tasa de desempleo no ha disminuido y la recuperación será más lenta. “La crisis lleva tres años, porque incluso antes de la quiebra de Lehman Brothers ya los síntomas eran evidentes”.

Por otro lado, los problemas de crédito que aún existen y el cambio de comportamiento de los americanos, hacen que la recuperación sea diferente. “Esta recuperación no es la misma que antes, es diferente para todo el mundo, es una para las empresas grandes y otra para las empresas pequeñas”. Las pequeñas empresas y en especial las de servicios se han quedado atrás en la recuperación. Las empresas que son intensivas en el uso de capital se han recuperado fuertemente. “Es una recuperación de dos capas”.

Las compañías pequeñas en Estados Unidos no tienen acceso al crédito, pues no han sido capaces de empezar a generar dinero después de la crisis. Entonces, será tarea del gobierno inyectar liquidez a estas empresas para que empiecen a ser productivas nuevamente y a generar empleo.

Hay que arreglar las condiciones de crédito, pero que vuelvan a la normalidad es un proceso que va a demorar. “La reserva federal está estudiando la posibilidad de darle liquidez a los bancos pequeños para que se mueva el dinero en esa área”.

La naturaleza de la recuperación es distinta, los americanos ahora ahorran. El costo de pasar de una tasa de ahorro del 0% en el 2006, a tasas de ahorro entre el 5% y 8% en este año, es la disminución del consumo. “Un consumidor racional, el primer consumo que disminuye es en servicios, como restaurantes, hoteles, salas de belleza, entre otros, que son intensivos en el uso de mano de obra”.

Los ciudadanos norteamericanos ahora están ahorrando para su jubilación, para pagar gastos inesperados, ante la posibilidad de quedarse sin trabajo y para pagar cuentas médicas. “Antes para los americanos la pensión era la casa en donde vivían. Eso era porque en ese entonces nadie pensaba que el sistema financiero se iba a dañar".

Para la economista, lo que causó el problema fue el pensamiento de corto plazo, lo que detiene ahora la recuperación es que ahora el norteamericano está pensando a largo plazo, lo que no es necesariamente malo. Si la gente ahorra, los bancos tendrán recursos no volátiles para financiar su operación, así se puede restaurar el sistema bancario. “Antes como no había ahorro, los bancos tenían que acceder al ahorro externo que es muy riesgoso”.

La conclusión de estas hipótesis es entonces, que la economía se recuperará lentamente. Aproximadamente en dos años, calcula Rosselli, Estados Unidos podrá hablar de una salida total de la crisis. Adicionalmente, la tasa de empleo se irá recuperando lentamente a medida que se vaya activando el consumo de servicios en el país.

“Por ahora, hay que aprovechar que el resto del mundo está creciendo y está consumiendo. La fortaleza de la economía de Estados Unidos está en los productos que exporta”.

Incertidumbre

El sentimiento que dejó la crisis en los norteamericanos, fue el de temor a tener que enfrentar una nueva crisis. Adicionalmente, los nuevos reglamentos que se están imponiendo en ese país pueden llegar a afectar los negocios, lo que no está claro es cómo. Por ejemplo, las empresas aún no tienen claro cuál va a ser el costo laboral con la nueva regulación y si el gobierno va a aumentar los impuestos para pagar el déficit fiscal.

El problema de endeudamiento de Estados Unidos es preocupante y la economista cree que para solucionarlo el gobierno tendrá que aumentar los impuestos a los de mayores ingresos y a las empresas. “Esto puede afectar el crecimiento de la producción de algunas compañías, pero tiene un efecto negativo menor que el de bajar los gastos. Los americanos estamos acostumbrados a tener cierta calidad de vida y lo que puede generar disminuir los gastos es una guerra de clases que puede entorpecer aún más la recuperación”.

“La probabilidad de que se vuelva presentar una crisis financiera en Norteamérica es menor al 1%”. La falla fundamental de la crisis fue que las fuentes de financiación eran de corto plazo para usos de largo plazo, ahora con el cambio en el comportamiento de los americanos el panorama cambia. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?