| 9/24/2015 5:00:00 AM

¿Qué hay detrás de los resultados de la pobreza monetaria?

A pesar de los grandes avances en la reducción de la pobreza, el país debe replantearse si los niveles de ingreso que perciben las personas en condiciones de necesidad no condiciona fuertemente su prevalencia.

Tomando en cuenta los datos de los años móviles julio-junio entre 2008 y 2015, otorgados por el Dane, se observa una significativa reducción de la pobreza en el país del 27% y en el caso de la pobreza extrema el descenso es aún más sorprendente, pues alcanza el 46%.

Esto significa que en los últimos 7 años casi 5 millones de personas dejaron el umbral de pobreza y más de 3 millones el de pobreza extrema.



Fuente Dane – Cálculos Dinero

Visto de otra forma, si antes el 41,6% de la población colombiana estaba bajo la línea de pobreza, hoy en día solo es el 28,2% y tan solo el 7,9% se encuentra bajo padecimientos extremos. Aunque las cifras hablan por sí solas, al descomponer sus mediciones se encuentran ciertos indicadores sobre la realidad de la pobreza monetaria en Colombia.

¿Cómo saber quién es pobre y quien lo es en extremo?

La línea de pobreza, según el Dane, es el valor monetario de una canasta de bienes y servicios que cumple las necesidades básicas de una persona. Esto significa que una persona puede considerarse pobre monetariamente si su ingreso mensual per cápita está por debajo del valor de dicha línea.

Visto de otra forma, y según los datos de la entidad, una persona necesita $239.205 para subsistir al mes si vive en una cabecera urbana y $143.256 si vive en un área rural o centro poblado disperso.

En términos familiares, para un hogar con 4 personas se les considerara pobres en términos monetarios cuando su ingreso esté por debajo de $956.820 si viven en las cabeceras y de $573.024 si viven en zonas rurales.

Esta definición es importante ya que contrasta con el análisis de la pobreza multidimensional,
el cual toca otros factores como la salud, hogar, número de personas en la familia e inclusive el entorno ambiental, entre otros.

Disparidades entre pobres

La medición de la pobreza extrema sigue un patrón similar. Esta se define como el costo per cápita mínimo necesario para adquirir únicamente la canasta de alimentos que permiten la sobrevivencia.

De esta forma se es pobre en extremo monetariamente si se gana por debajo de $102.216 en los cascos urbanos y $83.056 en las zonas rurales. Para una familia de cuatro personas, el ingreso límite se ubicaría en $391.160 en promedio.

Al comparar las diferencias entre la pobreza en ciudades y zonas rurales se comprende el precario nivel de consumo y calidad de vida que tienen los habitantes de Colombia en cuanto se ven atrapados en las mediciones de bajos ingresos.



Fuente Dane – Cálculos Dinero

Según el Dane, al analizar la situación en las principales cabeceras urbanas, quienes están en condiciones de pobreza permanecen por debajo de una línea de ingreso que solo les permite un consumo básico ($239.205). Esto significa que si se resta lo que en teoría utilizan solo para alimentación (ingreso de pobreza extrema) hay aproximadamente $136.000 que impide que avancen a un mayor nivel de necesidad.

Un riesgo muy alto de incidencia

Esta diferencia es el “excedente” que la persona debe utilizar para vestir, transportarse, pagar arriendo (si es su caso) entre otros gastos mensuales. Es importante recordar que esta es una medida estándar y puede haber casos de personas accediendo a entradas de dinero menores.



Fuente Dane – Cálculos Dinero

Aún más sorprendente son los $60.000 que separa a los habitantes de una zona rural de incidir en la pobreza extrema.

Cuando se sabe que gran parte de las personas en condiciones de necesidad suelen ser informales o desempleados y que por tanto la volatilidad de sus ingresos es muy alta, no es difícil imaginar las condiciones diarias a las que se enfrentan en la actualidad los aproximadamente 3.694.000 de pobres extremos en el país.

Además, el agregar los 13.107.000 de habitantes a los cuales $136.000 los separa de la indigencia monetaria, es difícil aceptar que aproximadamente el 27% de los colombianos se encuentre en estas condiciones, es decir, 1 de cada 4.

El caso familiar


En promedio una familia colombiana de 4 miembros bajo la línea de pobreza, recibe $868.172 en ingresos al mes. De estos, el 45% se utiliza para la alimentación y el resto para las demás necesidades básicas de todos sus miembros o $477.012.

Claro, esta medición es asumiendo que todos los integrantes trabajan y sus hábitos de consumo son similares.

Utilizando el mismo procedimiento de medición, el porcentaje utilizado para alimentos asciende a 57% en el ingreso de los pobres en zonas rurales. Visto de otra forma, solo tienen un “excedente” de $240.800 para sostener a 4 miembros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?