| 10/28/2015 5:00:00 AM

“16 millones de colombianos en riesgo de caer en la pobreza”: Oxfam

El nuevo reporte de una de las organizaciones más prestigiosas del mundo en la lucha contra la pobreza afirma que América Latina tiene cifras escandalosas de pobreza y desigualdad. Colombia, por su parte no sale bien librada.

Las medidas para combatir la desigualdad no han sido suficientes. Así lo define Oxfam, una confederación internacional de 17 instituciones que trabaja junto a organizaciones sociales y comunidades locales en más de 90 países.

En su nuevo reporte de desigualdad 2015 titulado “Privilegios que niegan derechos: desigualdad extrema” utilizando cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en América Latina, Oxfam llega a una impactante conclusión: “200 millones de latinoamericanos en riesgo de ser pobres otra vez”.

Esto significa que si no se hace algo en los próximos años para reducir la brecha de desigualdad (principal causa de la pobreza) en poco tiempo no debería sorprendernos que 1 de cada 3 latinoamericanos viva con menos de US$1,5 dólares al día.

Los cálculos de la confederación explican que si entre 2011 y 2019 la desigualdad en la región se redujera en 5 puntos, cerca de 17,4 millones de personas saldrían de la pobreza. Caso contrario, de aumentarse la desigualdad en el mismo valor, serian 18 millones las nuevas personas en ingresar a esta compleja situación.

Cifras escandalosas


Esto no significa que los países latinoamericanos hayan realizado grandes esfuerzos por reducir la pobreza. En efecto, entre 2002 y 2012 la pobreza bajo de 44% de la población al 28%. Aunque es un logro envidiable para el resto del planeta, no la exime todavía de ser la “región más desigual del mundo”.

En este sentido hay que ser enfáticos en la forma en que se combate la pobreza. En los últimos años los países se han preocupado más por el crecimiento de la economía y atacar la pobreza ya existente que por reducir las brechas de desigualdad.

Las cifras de desigualdad son ciertamente vergonzosas. El 10% más pobre tiene el 1,3% del ingreso total regional. Mientras, el 10% más rico tiene el 37%.

Y puede volverse más extremo. En 2014, el 10% más rico acumulaba el 71% de la riqueza.
En el otro extremo es el 70% de los más pobres quienes lograron acumular el 10% de la riqueza.

Por si fuera poco, la fortuna de los millonarios en América Latina se incrementó al ritmo de un 21% promedio anual, casi seis veces la variación del PIB regional. En otras palabras, gran parte del crecimiento de la riqueza está siendo capturado por los más ricos.

Lo más preocupante es que esta tendencia no muestra señal alguna de cambio.



Fuente: Oxfam Reporte de desigualdad 2015, cálculos Dinero

Una triste realidad

De los 17 países analizados en el informe, Colombia ocupa el puesto 7 en los países con menor indigencia, el puesto 8 en menor pobreza multidimensional y el 13 en igualdad de ingresos.

Lea también: ¿Qué hay detrás de las cifras de pobreza del Dane?

Entre las razones que sitúan al país en estas posiciones, Oxfam señala los efectos nocivos de la privatización de la educación y de la salud, así como lo preocupante de los índices de concentración de la tierra para la población más pobre y para las mujeres.

Las niñas en el sector rural se desescolarizan por falta de recursos o para atender labores domésticas
y el país está entre los países que presentan peores resultados en lectura, matemáticas y ciencias.

En términos de salud, el informe señala cómo en Colombia los niños y niñas pobres tienen 2 a 5 veces mayor probabilidad de morir en el primer año de vida, que los niños de ingresos mucho más altos.

Las dificultades de la subsistencia


Uno de los indicadores más interesantes para medir el riesgo de incidencia en la pobreza es el ratio salario mínimo / salario de subsistencia. Este dato analiza qué porcentaje del salario mínimo equivale al ingreso que en teoría debería suplir las necesidades de subsistencia de una persona.

Ratio salario mínimo / salario de subsistencia en América Latina



Fuente Oxfam, datos Organización Internacional del Trabajo

Combatir la desigualdad es el objetivo primario al que todos los esfuerzos tanto públicos como privados deben apuntar.

Recientes estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI) calculan que si aumenta el porcentaje del ingreso total que reciben los pobres y la clase media, la economía crece. Mientras que si lo que aumenta es el porcentaje del ingreso que capturan los más ricos, la economía de ese país se reduce.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?