| 1/28/2016 4:50:00 PM

Las petroleras con malos resultados en América Latina

Ante la crisis del petróleo, importantes compañías petroleras latinoamericanas como Pemex (México), Pdvsa (Venezuela) y Petrobras (Brasil), se han visto también afectadas y los débiles resultados continúan apareciendo.

Según un informe de noticias de Bloomberg, Petrobrás anunció que dentro de los cambios en la organización se podría evidenciar una reducción del 30% de los empleos directivos. Hay que tener en cuenta que desde el año 2014, la compañía ya ha tenido que recortar más de 130 mil puestos de trabajo.

Como se aclaró, la empresa no animó a inversores a realizar posiciones cortas a pesar de la difícil situación y que no existe una solución única y eficaz para reducir el apalancamiento financiero de la empresa.

Por otro lado, los ingresos del Banco Central del vecino país, Venezuela, provenientes de Pdvsa cayeron en un 50%. Los ingresos en divisas para el banco que provenían de la petrolera, pasaron de representar aproximadamente el 80% en el 2014 a 44% en el 2015. Esto significa unos US$9.500 millones.

Además, el precio de exportación del barril en Venezuela disminuyó por debajo de los US$21 por barril por primera vez desde 1999.

Pemex no es la excepción, según Reuters, la petrolera estatal mexicana analiza recortar más su nómina este año, luego de haberla recortado un 7,5% en 2015 (11.735 empleados menos), ante la posibilidad de un nuevo ajuste del gasto debido al derrumbe de los precios internacionales del crudo.

De igual forma, el pasivo de la empresa asciende ya a US$190.000 millones, acompañado de pérdidas de US$20.000 millones y una disminución en los niveles de producción.

Las inmensas dificultades de la empresa han generado la pérdida de confianza en la mejora a corto plazo y además, su calificación internacional también se ha recortado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?