| 6/6/2017 12:03:00 AM

Colombia debe creer firmemente en la innovación: José Manuel Restrepo

El rector de la Universidad del Rosario habló con Dinero sobre las perspectivas económicas para este año y los cambios que requiere el país para aumentar su competitividad y volver a su crecimiento potencial.

El rector de la Universidad del Rosario, José Manuel Restrepo, advirtió en entrevista con Dinero que “para aumentar la productividad hay que creer firmemente en la innovación. Si el sector productivo de este país no innova ni le apostamos a la innovación, es muy difícil que avancemos en este nuevo entorno global”.

Para Restrepo, el país debe apostarle a su productividad pues durante muchos años ha crecido aumentando el factor productivo por recurso humano, pero “eso solo le aguanta hasta 2030 cuando se acabe el bono demográfico, de ahí en adelante los países desarrollados han crecido con productividad y eso es tecnología, innovación, generación de conocimiento”.

Sin embargo, no vale solo con aumentar la productividad, es necesario que esos productos tengan un valor agregado pues de nada sirve por ejemplo que el país finalmente le apueste al sector agrícola, si este no se convierte en agroindustria.

Dentro de ese desarrollo productivo también está el llamado crecimiento sostenible. Es importante la generación de energía, privilegiando la que se denomina “limpia” y aprovechando otros tipos de generación de energía que son de bajo impacto.

Puede interesarle: Las principales recomendaciones de la Ocde para el desarrollo de Colombia

“Por ejemplo no se puede descuidar el tema de hidroeléctricas de tamaño mediano o bajo en el país, esa es una gran ventaja competitiva que tiene el país y que no se aprovecha” señaló Restrepo y añadió que Colombia también tiene un gran potencial en la generación de energía eólica y por biomasa.

El país, sin duda, debe encontrar otras fórmulas para volver a crecer a su tasa máxima potencial. Desafortunadamente este no será el año en que ese crecimiento económico se dé.

El mercado no esperaba que Colombia creciera apenas 1% en el primer trimestre del año y dicho resultado les llevó a revisar a la baja sus proyecciones para el PIB total de 2017, que por cierto ya son en promedio inferiores a las del 2016.

“Eso lo que significa es que los primeros cuatro meses del año fueron realmente muy malos, tremendamente mediocres para el comportamiento de la economía y lo que esperábamos que fuera el mecanismo por el cual se reactivaría, que es la construcción 4G, no ha reaccionado por lo menos en los primeros cuatro meses del año. Las cifras de construcción siguen estancadas o negativas”, explicó el rector del Rosario.

Para recuperar el rumbo y alcanzar por lo menos ese 2% que espera el Gobierno, el país debe esforzarse en poner en marcha las vías 4G, que son las únicas capaces de garantizar un ingreso que compense la caída de los demás sectores, especialmente el consumo que a un mes de terminar el primer semestre del año, no se recupera.

Restrepo agregó que “el sector del agro, que ha sido el gran jalonador del crecimiento en estos primeros meses, no se va a sostener en el segundo semestre” por algo muy simple: el desempeño del primer semestre del 2016 fue tan malo por cuenta del Fenómeno de El Niño, que cualquier crecimiento este año era significativo. Pero para el segundo semestre del 2016 el país ya no tenía sequía y el agro se recuperó, así que en el mismo periodo de este año el agro ya no será fuente de crecimiento.

Así, el país depende del sector de la construcción que entre vivienda y civil debería por lo menos mantener un crecimiento de entre 3% y 4%, algo que también está en duda pues aunque se espera que este año se logre el cierre financiero de cerca de 11 proyectos de 4G, el escándalo Odebrecht sembró la duda sobre la ejecución de ese programa.

Lea también: Proyecciones de crecimiento del PIB continúan deteriorándose

“Creo que llegó en un pésimo momento porque con lo que ha sucedido hasta el momento con Odebrecht, especialmente en otros casos similares, hay una gran preocupación de las entidades financieras que llegaron limpiamente a financiar proyectos y que están comprometidas hoy porque sus socios seguramente cometieron irregularidades”, advirtió el rector del Rosario.

El Gobierno definitivamente le está apostando a esta fuente de crecimiento para este año y además de lanzar nuevas líneas de financiación para los proyectos, prepara una reglamentación que le permita al Fondo Nacional de Pensiones de Entidades Territoriales (Fonpet) comprar bonos de financiación de las 4G, “una figura financiera que se debe estudiar con cuidado y detalle, puede llegar a ser un tiro en el pie y hay que tener mucho cuidado”.

Para garantizar el crecimiento del sector de construcción el Gobierno acaba de anunciar 40.000 nuevos cupos para el subsidio a la tasa de crédito hipotecario de vivienda No VIS, es decir estrato medio, y la ampliación del rango para dicho subsidio para vivienda nueva de hasta $330 millones. Sin embargo, Restrepo señaló que programas como este o “Colombia Repunta y el Pipe 1 y Pipe 2, terminan siendo reparcheos y en la lógica del reparcheo vamos a ver vías a medio hacer”.

Para el rector, “el país necesita ya una propuesta estratégica de crecimiento a largo plazo” que no está clara y este nuevo subsidio apenas “servirá de reparcheo y eso es que no lleguemos este año al PIB de 1,8% sino al 1,9% o 2%”.

Recomendado: Proyecciones pesimistas y optimistas sobre la economía del primer trimestre

Sin embargo, lo que Colombia en realidad necesita es crecer nuevamente al 5%, al 5,5% o al 6%. Un objetivo para el cual todavía no es clara la estrategia del país y para la que se debe pensar en una política de Estado y no en una política de Gobierno.

Por otro lado el economista dijo que espera el control de los precios en parte por una menor demanda, lo que llevaría a que no sea la inflación la que dé la sorpresa y así además le permite al Banco de la República mantener un margen amplio para bajar sus tasas de interés, que a su vez la banca debe trasladar al consumidor final.

Los cambios que necesita el país

Además de trabajar en el aumento de la productividad y competitividad, para lo que también son necesarias las vías de Cuarta Generación, ya se ha repetido hasta el cansancio que el país necesita una reforma pensional y otra del gasto público.

Para José Manuel Restrepo, “la reforma pensional es una reforma compleja porque políticamente no es atractiva pero es necesaria porque todos los años estamos acumulando una bomba de deuda y de tiempo gigantesca”. La generación del rector y de ahí en adelante, van a tener serios problemas para lograr una pensión y el sistema no es sostenible en el tiempo.

El problema es que “nadie se da cuenta de eso porque los que están ahora encargados de las políticas públicas no se van a ver afectados, son las generaciones siguientes”, señaló el economista y agregó que “la reforma pensional de largo plazo tiene que hacer una reflexión de fondo sobre si es sostenible o no el régimen de prima media o si tenemos que cambiar y hacer ajustes en el régimen de ahorro individual”. La solución sería una combinación de ambas acciones, con una reforma estratégica que modifique ambos regímenes.

Algo similar ocurre con la reforma al gasto público. Para el rector del Rosario, “aquí dijimos que hicimos una reforma tributaria estructural y primero no se necesita una reforma tributaria, sino una reforma fiscal estructural que aborde el gasto público, la inversión pública, que haga más eficiente el gasto público y que simultáneamente aumente el ingreso, que aborde con dientes de verdad el tema de la evasión fiscal, en los estratos altos con los paraísos fiscales, y en los estratos medios donde están las medianas y pequeñas empresas que tributen”.

Lea también: El sistema financiero está preocupado por la coyuntura nacional

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.