| 12/11/2015 12:05:00 AM

China: La mayor incógnita económica mundial en 2016

China ha sido un factor determinante globalmente en los últimos 30 años. El principal riesgo mundial en años recientes era la acumulación de desequilibrios económicos y tener que liberalizar la economía en presencia de ellos. Ya el menor crecimiento de China es una realidad, para unos ha sido un proceso natural, para otros, con poco China ha tenido un altísimo impacto.

Las reservas internacionales de China han declinado a noviembre de este año en US$408.000 millones y se espera que el año entrante la reducción se acerque a los US$450.000 millones. Ambos datos reflejan la fortaleza del dólar que muchos economistas esperan persista en 2016 frente a monedas como el yen, la libra esterlina y el euro, afectando el valor en dólares de las reservas internacionales así como refleja las salidas de capital de China y el desempeño de las variables económicas que debilitan el yuan en medio de una desaceleración mayor a la esperada por las autoridades económicas del país. 

El asunto no es menor. Ratificaría que la debilidad de monedas de países exportadores de materias primas se sostendría el año entrante.

Las autoridades económicas en 2016 contemplan no intervenir en favor de mantener el valor del yuan al tiempo que los analistas económicos esperan más medidas para soportar el crecimiento como serían el recorte de requerimientos de reservas bancarias y reducciones en las tasas de interés para promover un mayor crecimiento del crédito. Medidas que tenderán a debilitar la moneda china al tiempo que Estados Unidos aumentará sus tasas de interés. 

La caída en el valor de las reservas internacionales se da incluso en presencia de un abultado superávit de la balanza comercial. La desaceleración China ha golpeado especialmente el nivel de importaciones del país si bien también las exportaciones llevan cinco meses consecutivos decreciendo. Ambos datos, exportaciones e importaciones, sugieren que el país no se ha estabilizado en el segundo semestre de 2015 y que por ello son pertinentes las medidas adicionales. 

Uno de los aspectos más espinosos es una posible inestabilidad del yuan. La situación para la moneda se acompaña no solo de una fortaleza del dólar sino de una debilidad en los precios de las materias primas. En agosto, un leve movimiento de debilidad del yuan generó un fuerte una tempestad en los mercados de capitales del mundo, en especial de las bolsas de valores y de las monedas de países emergentes.

Por lo mismo, el proceso que más inquietudes genera para la economía mundial no solo es el crecimiento de la economía china, cuyo nivel potencial ha bajado a 6%, sino también del movimiento de la moneda con los efectos globales que ambos, conjuntamente o por aparte, tengan. Al respecto cabe mencionar que una caída del crecimiento del 7% al 6,6% ya ha dejado huella en el peor año desde 2009 para la economía mundial.

La caída en los precios de las materias primas y el alto componente importado de las mismas explica una fuerte deflación en los precios al productor en China. Dicho indicador ha permanecido en los últimos meses en -5,9%

También la debilidad económica y del sector manufacturero se refleja nuevamente en la baja inflación observada en la segunda mitad del año. Según dijo Louise Keely vicepresidente senior de Nielsen a Bloomberg, la baja inflación también hace parte del proceso de transición de la economía China hacia un mayor peso económico del consumo y del sector de servicios. Según Keely China no solo es la segunda mayor economía con mayor consumo sino que es el mercado con mayor potencial para las firmas extranjeras. Sin embargo falta todavía ver un mayor impulso del consumo para ratificar un mejor crecimiento económico.

Pero la economía china presenta una amplia gama de realidades. Terminando el 2015 las autoridades han visto un rebote en las ventas de vivienda pero en forma selectiva y no generalizada. Uno de los grandes problemas del país es la enorme divergencia entre regiones y ciudades, reconociendo que hay diferenciación por niveles de relevancia y actividad. Aquella de menor prominencia, siguen siendo un reto pues allí el inventario de viviendas es alto y los precios se mantienen a la baja. 

Una de las grandes dudas que deja el 2015 es la efectividad de las medidas adoptadas por del banco central dada la baja evidencia de un importante impacto en las cifras recientes. Al respecto es claro que el efecto parece modesto y se explica por los altos desequilibrios en la economía. El más referenciado en 2015 es el abultado nivel de endeudamiento, en especial de las empresas y el improductivo nivel de inversión que hubo en años recientes. Ambos que pueden llegar a suponer problemas de estabilidad económica y financiera en el país. 

En conclusión, mientras el mantra es que China no tendrá un aterrizaje forzoso sino paulatino no hay aún evidencias de una estabilización de la economía. El problema es que si algo aprendimos del 2015 es que un modesto aterrizaje igual es un vendaval, China es el principal factor que explica la alta volatilidad e inestabilidad que vivimos en la segunda mitad del año.

Influencia en el comercio  mundial de China en 2014

 
Fuente Deutsche Bank, Aduana China, FMI, ONU Comtrade.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?