| 12/8/2015 12:05:00 AM

¿Qué se podría esperar de la balanza comercial para el 2016?

Pocas perspectivas para la recuperación de las exportaciones y lenta caída de las importaciones podrían no ayudar en el panorama de la balanza comercial. Sin embargo, una mejoría será necesaria si bien por ahora no hay señales de un mejor horizonte.

Lo más probable es que el desbalance externo colombiano se prolongue en el siguiente año. La balanza comercial no mostraba una tendencia negativa tan marcada (ni tan prolongada) en los últimos 7 años. Tanto exportaciones como importaciones sienten los efectos de un dólar fortalecido y un mercado de materias primas debilitado.

Pero, ¿Qué podría pasar con la balanza comercial en 2016?


Los mercados son caprichosos e intentar dar un pronóstico acertado es siempre un desafío. Sin embargo, hay ciertos indicadores y cifras que pueden arrojar algunas luces sobre el futuro del comercio exterior colombiano.

Por el lado de las exportaciones, las miradas están sobre el precio del petróleo. El último informe de coyuntura petrolera de Fedesarrollo reconoce que en primer lugar, aunque los precios continúen cayendo, la producción debe mantenerse.

Hoy las reservas del país están estimadas para 6 años aproximadamente. El problema es que la búsqueda de nuevos pozos se redujo por la coyuntura de precios bajos. Por ello, se espera que la producción que hoy ronda el millón de barriles al día comience a ceder entre 188.000 y 352.000 barriles para el 2018.

En términos de precio, la estrategia de Arabia Saudi por mantener los precios bajos para debilitar la producción de sus principales competidores aunque no esté dando los mejores resultados no muestra indicios de querer cambiar y es posible que el precio del crudo oscile en torno a los US$50 o menos conociendo la decisión de la Opep de aumentar su producción en 1.5 millones de barriles.



Fuente: Dane, cálculos Dinero

Hoy en día no hay un consenso sobre cuándo los empresarios sentirán los efectos positivos de un peso devaluado.
Si se observa el comportamiento de las exportaciones de manufacturas prácticamente se ha estancado desde abril y sus altibajos son reducidos. De acuerdo a las encuestas de opinión empresarial, especialmente la de octubre, los empresarios sienten que hoy es un mejor momento para vender al extranjero, sin embargo aún se mantiene precavidos en cuanto a aumentar su cuota de producción al observar una demanda menos sólida.



Fuente: Dane, cálculos Dinero

Teniendo en cuenta que la tasa de cambio ya alcanzó récord histórico ($3.324), la incertidumbre sobre las decisiones de la Fed (que podría elevar aún más la tasa de cambio en Colombia) y el paulatino aumento de las tasas de intervención por parte del Banco de la República, las nuevas inversiones de capital para la industria deberán esperar un poco más.

Las exportaciones del agro no han sido muy afectadas por tratarse de bienes de consumo básico, de hecho apenas han caído 4,3% en el año corrido. Empujadas por un buen momento de la producción cafetera y nuevas inversiones por parte del gobierno en el área sembrada durante los próximos años todo parece indicar que este sector tiene la recuperación en el horizonte.

Las importaciones ceden más lentamente


La principal razón del porque la balanza comercial muestra este comportamiento es que las importaciones ceden más lentamente que las exportaciones.

Aunque Colombia esté buscando la seguridad alimentaria con inversiones sin precedentes, el Fenómeno de El Niño ha sido lo suficientemente agresivo para elevar las importaciones de algunos productos de consumo básico.

De igual forma, el dólar ha encarecido radicalmente a todos los alimentos especialmente las bebidas y además el vestuario. Se espera que El Niño perdure hasta mediados del próximo año y el dólar, según la encuesta de expectativas del Banco de la República en Noviembre, podría estar entre $3.000 y $3.400 en 2016 para el 35% de los analistas (en octubre casi nadie esperaba estas cifras).



Fuente: Dane, cálculos Dinero

Las importaciones muestran una tendencia más estable en los bienes de consumo que los bienes de capital para la industria. Con las proyecciones del dólar y lentos incentivos para incrementar la producción industrial de la mano con los descensos de las ventas externas, las compras externas de capital manufacturero podrían bajar todavía más.

Tan pronto Reficar consolide su producción, la balanza comercial podría mejorar por doble vía: Menos importaciones y mayores exportaciones de combustibles. Hasta entonces, la balanza comercial se perfila para tener un déficit alto en el 2016 como lo demuestran las encuestas de Bloomberg donde la mayoría de los participantes confía en ello.

Lea también: La década perdida para las exportaciones

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?