| 8/11/2015 5:00:00 AM

¿Cómo influyen China e India en los precios de las materias primas?

Los gigantes asiáticos han adquirido un peso importante en el mercado mundial de commodities, a tal punto que, sugiere el Banco Mundial, con las medidas necesarias, estas dos naciones pueden ser el empuje para reactivar los precios y para ayudar a Latinoamérica a crecer.

Durante la primera década del siglo XXI la demanda de China y la India por materias primas impulsaron el mercado mundial de este sector y marcaron una marcada inclinación al alza de sus precios, dando como resultado una época de bonanza para América Latina por las amplias ganancias de las exportaciones.

Sin embargo, la tendencia en los años recientes se ha revertido para los precios de los commodities. Según el Banco Mundial (BM), en su informe de julio de 2015 titulado “Commodity Markets Outlook”, se prevé que los precios de la energía serán, en promedio, 39% inferiores a los de 2014 y que los del gas natural disminuirán en los tres mercados principales (Estados Unidos, Europa y Asia). Además, los precios del carbón caerán un 17% respecto al año anterior.

A excepción de la energía, el BM prevé una reducción del 2% en los precios de los commodities del tercer trimestre de 2015 y además, pronostica que este año los precios de los productos básicos no relacionados con la energía serán, en promedio, un 12 % más bajo que los de 2014.

La importancia del “peso” asiático

A pesar de las perspectivas a la baja, los mercados de los gigantes asiáticos pueden (y tienen) todo el potencial para revertir la situación, que en ultimas resultaría beneficioso para América Latina.

Crecimiento China e India (%)



Fuente BM – Commodity Markets Outlook - Julio 2015

El crecimiento de las potencias asiáticas, a pesar de tomar caminos diferentes, ha sido de los más altos en las economías emergentes. China por un lado mantuvo un crecimiento promedio del 10,3% entre el año 2000 y 2012. El promedio indio fue del 7,4% en el mismo periodo. En los últimos años, la tendencia china es la desaceleración mientras que la india muestra fuertes signos de un crecimiento sostenido.

Como se resalta en el informe, el crecimiento de ambos países no solo ha beneficiado al Producto Interno Bruto (PIB), el cual al sumar los dos países alcanzó a representar el año pasado un sexto del PIB global, sino que, además ha potenciado el incremento del ingreso de su población, la cual en conjunto alcanzó a representar en 2014 un tercio de la población mundial, aumentando de esta forma su consumo tanto de alimentos como de metales y energía.

El efecto de la presión de la nueva clase media emergente –resultado del aumento de los ingresos medios- sobre la energía y la infraestructura, no solo ha aumentado sino que ha superado la demanda en estos dos países.



Fuente BM – Commodity Markets Outlook - Julio 2015 - Cálculos Dinero

El consumo de metales y carbón de China pasó a representar alrededor del 50% del consumo mundial en 2014, mientras que el de India registró aumentos muchos menores: el 3% en el caso de los metales y el 9 % en el del carbón.


Fuente BM – Commodity Markets Outlook - Julio 2015 - Cálculos Dinero

El BM señala también que si los dos países lograran alcanzar los niveles de consumo per cápita de productos básicos de los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la demanda de metales, petróleo y carbón, podría seguir siendo aún más sólida.

La ganancia de América Latina

Los mercados mundiales de los metales se están ajustando como consecuencia de las operaciones de costos elevados y la reducción de las inversiones. De seguir dinamizándose la economía de los gigantes asiáticos, se podría ejercer de nuevo presión al alza de los precios y beneficiar a los exportadores latinoamericanos.

Y como afirmó el director del Grupo de Perspectivas Económicas del Banco Mundial, Ayhan Kose, tanto China como India tienen intenciones de incrementar su consumo en el largo plazo. Por un lado, India al demandar mayores cantidades de metales y carbón con su nuevo proceso de industrialización y China por el otro, jugará un papel importante a la hora de impulsar la demanda mundial de energía.

Otros aspectos positivos incluyen mayores oportunidades de exportación de manufacturas a los mercados asiáticos. El comercio con Asia no se debe limitar únicamente a los bienes del primer sector de la economía. Siempre y cuando los países latinoamericanos logren aprovechar la futura demanda para innovar en su sistema de producción y evitar depender de las variaciones de los precios, pueden fijarse a mediano y largo plazo proyectos para mejorar la infraestructura industrial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?