| 5/6/2011 8:25:00 AM

Para reducir la informalidad laboral hay que reformar al Sena

La reforma urgente debería hacerse en dos aspectos: pertinencia y calidad. El Sena debería enfocar su labor en las cosas en las que es fuerte. Se debería pensar en alianzas entre alcaldías y cámaras de comercio para formalizar el empleo en las ciudades.

Una de las herramientas que se deben usar cuanto antes para reducir la informalidad en el empleo en Colombia es una reforma urgente al Sena. Es el mensaje central del investigador de Fedesarrollo en temas laborales, Mauricio Olivera. La reforma debería hacerse en dos lados: pertinencia y calidad.

En el primer aspecto, el Sena debería diseñar programas que aumenten la probabilidad de que una persona tenga un empleo formal. Esto es, ofrecer programas que sean los que realmente demandan los empresarios.

De otra parte, en calidad, también hay que hacer esfuerzos adicionales. “En calidad hay dos evaluaciones de Fedesarrollo. Una de Felipe Barrera hace unos años, que compara la empleabilidad y los ingresos de las personas que no recibían educación técnica y los que sí la recibían”, explica el experto. El trabajo demostraba que las dos variables eran mejores para los que recibían más educación. La misma investigación comparaba luego ingresos y el empleo de quienes, habiendo recibido educación, estuvieron en el Sena contra los de quienes estuvieron en una entidad privada. Allí se demostró que las entidades privadas eran mejores que el Sena. “Ese resultado va atado a la calidad de los programas”, señala Mauricio Olivera.

La segunda evaluación, mucho más reciente, miró los programas de formación técnica y tecnológica, el de jóvenes rurales y dos más de educación gerencial. El resultado muestra saca al Sena de algunos de ellos. “Los programas de formación gerencial no tuvieron impacto sobre el desempeño de las empresas. Es esperable, porque ese no es el fuerte del Sena, que está en la educación técnica y tecnológica”, dice. Por eso propone que esos programas deberían quedar en manos de Colciencias.

Reorientar la gestión del Sena es un asunto relevante ahora. “Me parece que hoy ellos tienen en mente la cobertura, pero cobertura sin pertinencia ni calidad no sirve para nada”, dice. También cree que la sugerencia de reforma tendría buen recibo en esa entidad. “Creo que oirían este tipo de mensajes”.

Alianzas en las ciudades
Finalmente, opina que una manera de reducir la informalidad podría estar en acciones en los municipios. Propone que se establezcan alianzas entre las cámaras de comercio, el Sena regional y las alcaldías para formalizar el empleo. Las cámaras podrían identificar las necesidades de mano de obra de las empresas, el Sena podría capacitar personas para ocupar esos puestos y las alcaldías podrían pensar en establecer incentivos para que todo este proceso funcione, incluso incentivos tributarios.

Mauricio Olivera coincide con la mayoría de economistas laborales del país, en el sentido que reducir la informalidad en plazos cortos es una tarea muy difícil, pero esta sería una medida que podría hacerlo en el mediano plazo.

De hecho prevé que la informalidad laboral se puede reducir un poco por efecto de los empleos que se generen en el plan de recuperación de la ola invernal, pero estima que a final de este año, la ocupación informal seguirá siendo el 50% al 60% de la ocupación total del país.

Ley de primer empleo serviría. Si buen adivulgación. Eso es reducción de costos. Podría tener un efecto positivo. Que los empresarios se suban en esa ley.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?