| 12/15/2014 6:00:00 AM

Antioquia encendida

Inflación baja, mejora en la tasa de desempleo, repunte en actividades claves del sector real y aumento en el déficit comercial, caracterizaron el contexto macroeconómico de Antioquia al cierre del tercer trimestre de 2014.

Según el Banco de la República en los componentes de la demanda interna de Antioquia se identificaron señales positivas para el consumo privado y no muy alentadoras en la inversión.

En el primero, la buena dinámica se sustentó en mayores ventas en el comercio minorista, la recuperación en lo corrido del año de las ventas de vehículos nuevos, el positivo incremento anual de las importaciones de bienes de consumo durables y no durables, y la aceleración del crédito a los hogares, especialmente el de consumo.

Por su parte, el desempeño menos favorable de la inversión se reflejó en la sustancial caída en la tasa anual de crecimiento de los préstamos destinados a financiar proyectos de inversión de las empresas, y la contracción en las compras externas de bienes de capital, en particular las de equipo de transporte, ya que las de maquinaria y equipo se estancaron.

Con relación al componente de la oferta, la industria antioqueña tuvo un notable repunte, y en el tercer trimestre reportó los mayores avances en producción y ventas desde enero de 2013. Asimismo, la utilización de la capacidad instalada y el clima de los negocios se situaron en niveles altos. Por su parte, al considerar el indicador de ventas altas, el balance de la actividad comercial señaló una mejora notoria con relación a un año atrás.

En cuanto al sector de la construcción, se observaron resultados mixtos en los indicadores de evaluación del desempeño; las licencias aprobadas aumentaron significativamente en septiembre y en el tercer trimestre, los despachos de cemento también crecieron, pero las ventas de unidades de vivienda nueva exhibieron un retroceso en el trimestre y año corrido, atribuible al efecto estadístico de comparar las cifras con el excelente desempeño registrado durante 2013. Respecto de la actividad minera, la extracción de minerales preciosos continuó creciendo, esta vez por encima de períodos anteriores.

En el frente externo, la balanza comercial siguió deteriorándose, resultado de la contracción en las exportaciones y un modesto incremento de las importaciones. La caída en las ventas externas se explica por los menores despachos de oro, vehículos y confecciones, y fue compensada en parte por los mayores envíos de banano, energía eléctrica y productos de vidrio. En las compras externas sobresalió la evolución de los bienes de consumo.

En cuanto al comportamiento del desempleo en Medellín – Valle de Aburrá, al cierre del período analizado se ajustaron cuatro trimestres móviles, desde abril, con tasas de un dígito, mientras que la inflación se mantuvo dentro del rango meta fijado a largo plazo.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?