| 4/25/2012 12:20:00 PM

Países como Colombia no se pueden dormir en los laureles

Nicolás Eyzaguirre, del FMI, señaló que “América Latina probablemente seguirá contando durante algún tiempo con el impulso de un entorno favorable de financiamiento externo y precios elevados de las materias primas, pero este impulso no durará para siempre”.

El pronunciamiento lo hizo el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre, durante la presentación del informe “La región de América Latina y el Caribe debería recobrar fuerza y flexibilidad económicas” este miércoles en Bogotá.

La entidad llama la atención sobre los riesgos derivados del resurgimiento de las tensiones en Europa y de los precios del petróleo.

Para Eyzaguirre, “ahora, el desafío para muchos países es aprovechar estas condiciones para recomponer los márgenes de maniobra y reforzar la capacidad de resistencia y la flexibilidad que tan beneficiosas han sido para la región en los últimos años”.

En América Latina y el Caribe el crecimiento se mantiene firme, aunque se desaceleró durante el segundo semestre de 2011 como resultado de las políticas más restrictivas que se habían aplicado después del repunte posterior a la crisis y del efecto de la incertidumbre mundial.

Según las proyecciones del FMI, la región crecerá a un ritmo de 3,7% en 2012, y de 4,1% en 2013, lo que representa un modesto aumento con respecto a los pronósticos publicados en enero.

Entre tanto, la entidad anunció recientemente que elevaba la proyección de crecimiento económico para Colombia a 4,7% en 2012 y 4,4% en 2013. Como se recuerda, en 2011 la cifra fue de 5,9% y de 4,0% en 2010.

En el informe sobre las perspectivas regionales del FMI se indica que los riesgos a corto plazo siguen inclinándose a la baja, en particular los relacionados con la posibilidad de que resurjan las tensiones en los mercados europeos y de que se produzca un shock de los precios del petróleo.

No obstante, en el documento también asegura que la región tiene desafíos para continuar con su dinámico crecimiento.

De esta manera, señala que las economías de América del Sur integradas a los mercados financieros (Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay) crecieron a un ritmo promedio de 5,5% en 2011, lo que representa una caída con respecto a un ritmo de más de 6,5% en 2010.

Por esto, Eyzaguirre advierte que por una parte estos países deberán estar preparados para respaldar las condiciones de liquidez si los shocks mundiales adversos se materializan y, por otra, deberán asegurar que la política monetaria continúa anclando las expectativas de inflación.

“Al mismo tiempo, las políticas macroprudenciales pueden ayudar a evitar los excesos financieros ante el crecimiento robusto del crédito y los flujos de capital volátiles. Además, deberían redoblarse los esfuerzos de consolidación fiscal para dar a la política monetaria la flexibilidad necesaria y recomponer los márgenes de maniobra utilizados durante la crisis de 2009”, indica el directivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?