| 1/6/2011 1:00:00 PM

Otro round para el mínimo

Conocido el dato de la inflación, las centrales obreras propusieron reabrir la semana entrante el debate sobre el valor del salario mínimo. ¿Aumentará de los $532.500 en los que quedó establecido para el año?

Las centrales obreras reaccionaron el jueves en la mañana frente al dato de aumento en la inflación del año. El Dane señaló que el índice general de precios había aumentado 3,17% en 2010, mucho más del 2,7% que se esperaba para el cierre de diciembre.

Con eso, los sindicatos consideran que el aumento del salario mínimo del 3,4% es insuficiente. La cifra fue establecida por decreto después de que fracasara el intento de acordarla en la Comisión Nacional de Concertación, entre ellos, el gobierno y los empresarios.

Esta semana los presidentes de la UTC y la CGT están de vacaciones, pero la semana entrante le pedirían al ministerio de Protección que convoque de nuevo la Comisión para que reconsidere su decisión.

No se trata de la inflación pasada sino de anuncios sobre alzas futuras. “Ya subió la gasolina, la educación. Ya se anunció que la carne subirá $500”, le dijo a Dinero.com Jorge Espinosa, secretario de Organización de la CGT.

Todavía no hay una propuesta concreta sobre el monto en el que las Centrales esperan que se aumente el salario mínimo, pero los observadores opinan que de nuevo solicitarán un 5%, una opción que los economistas laborales consideran despistada.

El consenso de los economistas consultados por Dinero.con está en que incluso si hubiera una nueva discusión, el mínimo no cambiaría.

Lo que está en juego
Los debates sobre salarios en Colombia son necesarios. El gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, propuso hace tiempo que hubiera una discusión permanente y no solo a final de año, entre trabajadores, empresarios y gobierno.

La desocupación y la informalidad requieren atención constante, porque la tasa de desempleo en Colombia es la más elevada del hemisferio. Y a pesar de que el salario mínimo no es la única variable que determina este fenómeno, es importante.

Pero lo que parece también necesario es que en estas discusiones alguien hable por los informales y por los desempleados. Las centrales obreras representan un grupo de trabajadores formales que tienen un ingreso superior al del promedio de los colombianos. “Ningún afiliado a los sindicatos gana menos del mínimo. Eso se lo garantizo”, dijo Jorge Espinosa.

Queda faltando quién se asegure de que con movimientos del salario mínimo - que es el más elevado del Continente cuando se calcula como proporción del salario promedio nacional –, no se aumente el desempleo ni se dificulte sustancialmente la formalización de los empleados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?