| 1/7/2014 2:00:00 PM

12 fundamentos para el optimismo económico

Bancolombia identificó las razones para creer en un próspero año nuevo, para generar una perspectiva de lo bueno que puede suceder en temas financieros y de política económica.

Con el objetivo de conectarse con los buenos propósitos que la sociedad tiene en este nuevo año, el equipo de Análisis Bancolombia construyó un documento que ofrece un panorama general de lo que puede suceder durante 2014.

"Construimos una breve lista de deseos de mejoras que podríamos ver durante 2014 en Colombia y que traerían no solo la estabilidad económica, sino progreso en el logro de la paz y de la igualdad social”, comenta Rupert Stebbings, vicepresidente comercial de Renta Variable e Investigaciones de Bancolombia, para referirse a este documento que está en línea con el objetivo que tiene la organización de estar cerca de sus clientes y ofrecer información oportuna que contribuya con sus proyectos de vida.

1.Estabilidad macroeconómica: nuestro mayor deseo es que en 2014 la economía pueda sostener una tasa de crecimiento cercana a su potencial, tal como lo proyectamos en nuestro escenario base. Además, esperamos que este crecimiento se pueda dar de forma simultánea con una inflación de 3%, en línea con la meta del emisor, y con un desempleo por debajo de los dos dígitos.

2 Más puestos de trabajo de mejor calidad: queremos que la dinámica de creación de nuevos empleos que hemos visto en los últimos meses continúe y en especial queremos que sea un año positivo para el sector manufacturero, que aporta casi el 16% del empleo formal en las principales ciudades. Igualmente, es nuestro deseo que el Gobierno continúe desarrollando y ejecutando políticas con impacto estructural sobre el mercado laboral de forma que, además de reducirse la desocupación, también disminuya la informalidad y el subempleo.

3. Una sociedad más igualitaria y mejor educada: la clase media en el país ha aumentado de niveles de 16%, al comienzo de esta década, hasta el 26% de la actualidad. Para 2014 deseamos que este significativo logro sea sostenible; para ello requerimos avanzar en la cobertura y calidad de la educación, en particular la terciaria, ya que este es el mecanismo más efectivo para lograr una mayor movilidad social.

4. Estar preparados para mitigar los impactos negativos del clima: las autoridades ambientales han pronosticado que este año existe una alta probabilidad de que en el país ocurra el fenómeno de El Niño. Deseamos que las autoridades responsables cuenten con la capacidad de anticipar los efectos de este fenómeno y mitigar el impacto por el desabastecimiento de alimentos y agua. Esto hará posible que la inflación se mantenga dentro del rango objetivo de las autoridades monetarias.

5. Salud y pensión para más colombianos: es un deseo manifiesto de nosotros y todos los colombianos que en 2014 se materialicen las reformas que requieren de forma apremiante los sistemas de salud y pensiones. Solo de esta manera será posible garantizar el acceso de más personas a servicios de salud completos y de calidad, asegurar la viabilidad financiera del sistema, y permitir que la amplia franja de colombianos que hoy en día no tienen la posibilidad de disfrutar de una pensión tengan un impacto positivo en su situación económica familiar.

6. Evitar la formación de burbujas hipotecarias: nuestro deseo para 2014 es que el acelerado crecimiento del mercado de vivienda siga siendo sostenible. Para ello requerimos el comportamiento responsable de cada uno de los agentes del mercado: Gobierno, hogares, constructores, sistema financiero y medios de comunicación. Nuestro llamado, más allá de definir si estamos o no en una burbuja inmobiliaria, es que cada una de las partes contribuya a que el impulso a la construcción sea consecuente con un aumento de la demanda, de forma que el déficit habitacional se cierre sin generar crecimientos desequilibrados.

7. Que las finanzas de los hogares colombianos sean sanas: hoy en día el monto de la deuda de los hogares se encuentra en el nivel más alto en la historia, con una composición concentrada en créditos de consumo. En parte esto es resultado del proceso del aumento del ingreso promedio de la población, del cambio en los hábitos de consumo de los colombianos y del mayor acceso a servicios financieros. Hacia adelante, deseamos que en 2014 el crecimiento del volumen del crédito, que esperamos sea mayor al que se registre en 2013, se dé con buena calidad, que los hogares tomen decisiones de endeudamiento y ahorro racionales y que el país continúe gozando de estabilidad financiera.

8. Finanzas públicas sostenibles: para la economía colombiana es deseable que las hojas de balance de todos los agentes, tanto privados como públicos, sean equilibrados. En relación con el Gobierno Nacional, hace un año advertimos que en 2013 se podrían concretar sorpresas negativas en el recaudo tributario, lo cual se ha cumplido. Por fortuna, las autoridades cuentan con el margen de maniobra necesario para que el déficit del Gobierno Nacional cierre 2013 alrededor del 2,4% del PIB. En 2014 deseamos que, a pesar de las crecientes presiones sobre las finanzas públicas, las autoridades cumplan con la meta definida por la regla fiscal, sin que esto implique sacrificar el gasto en inversión que Colombia requiere para cerrar sus brechas en competitividad y desigualdad social.

9. Navegar exitosamente en las aguas de la turbulencia financiera internacional: después de la alta volatilidad que vivieron los mercados financieros durante buena parte de 2013 por cuenta de las expectativas con respecto al tapering por parte del FED, en 2014 estos cambios de política empezarán a ser una realidad. Nuestro deseo es que Colombia mantenga una posición robusta ante estos nuevos retos, y que pueda convertir en oportunidades positivas el cambio favorable en el ciclo productivo de los países desarrollados.

Además, deseamos que las autoridades monetarias en EE.UU actúen sabiamente, de forma que el lento, pero delicado proceso de normalización de las políticas expansivas que recién acaba de comenzar se ejecute generando los menores impactos negativos en el resto del mundo.

10. Que los proyectos de infraestructura sean una realidad: en los últimos años el Gobierno ha hecho un intenso trabajo para diseñar un marco legal, financiero y técnico que contribuya a cerrar las brechas en infraestructura de transporte que aquejan a Colombia. En 2014 estos esfuerzos deberán empezar a rendir sus frutos, ya que está previsto que los primeros proyectos de concesiones 4G se adjudiquen y empiecen a ejecutar. Esperamos que este paso a la práctica sea exitoso, que las grandes expectativas de todos los colombianos con respecto a estos proyectos se superen, y que su aporte tanto coyuntural como estructural a la economía colombiana sea el previsto por las autoridades.

11. Que las autoridades y los empresarios trabajen de forma decidida por el crecimiento de largo plazo: nuestro país goza de una tradición de estabilidad macroeconómica que ha permitido, entre otros, mantener uno de los ciclos productivos más estables de la región, mantener la inflación en los niveles objetivo del Banco de la República y sobrellevar los choques externos. Queremos que en 2014 y los años siguientes esta fortaleza se complemente con el desarrollo de una visión estructural clara de la economía colombiana.

Construida en consenso entre el sector público y privado, esta visión estaría destinada a aprovechar las fortalezas de nuestro país para insertarse adecuadamente en la economía internacional, hacer que nos volvamos parte de las cadenas globales de producción con actividades de alto valor, y garantizar que tengamos un crecimiento acelerado adicional al que nos provee la producción de materias primas.

12. La paz: por último, y por encima de todo lo anterior, queremos que las negociaciones entre el Gobierno y los grupos armados lleguen a buen término, y que esto haga posible que la intensidad del conflicto se reduzca de forma sustancial. Hemos estimado que el país ha perdido por año 0,6% de crecimiento económico por cuenta del conflicto interno. Es nuestro deseo que Colombia pueda tener un crecimiento de largo plazo cercano al 5%, y uno de las vías más eficaces para el logro de este anhelo es que las perspectivas de una Colombia en paz sean una realidad. Este sería el mejor regalo para todos los colombianos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?