| 11/22/2010 7:30:00 AM

Ocde ya invitó a Colombia a uno de los 20 grupos de trabajo

El ministro de Comercio Exterior, Industria y Turismo, Sergio Díaz–Granados le reconoció a Dinero.com que este es un camino largo que exige reformas de alto nivel y a largo plazo. El costo para ingresar es de alrededor 3,6 millones de euros.

En el primer semestre del 2011, el comité de la Ocde señalará la hoja de ruta con las modificaciones que se deberán hacer para poder ingresar a este grupo de talla mundial.
De acuerdo con un análisis de la Universidad del Rosario la inclusión de un país como miembro de significa, en cierta medida, su entrada a las grandes ligas del desarrollo económico, sustentado en la consolidación de una economía de mercado en el marco de un Estado democrático.

Por ejemplo, 28 de los 33 países que hacen parte de esta organización son considerados como avanzados, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. En este sentido, entrar en esta prestigiosa organización significaría para una nación el mejoramiento de su estatus en términos de fortaleza económica.

“La inclusión de un país en la Ocde supone la posibilidad de participar en la discusión y construcción de propuestas encaminadas a la promoción de la prosperidad económica, social y ambiental a nivel global. En esta línea, se abre la puerta para que un país contribuya en la formulación de recomendaciones para que otros gobiernos adopten medidas que impulsen su convergencia hacia el grupo de naciones más desarrolladas”, señaló el director del Cepec de la Universidad del Rosario, Saúl Pineda en entrevista con Dinero.com.

Colombia, ganaría visibilidad a escala global y podría mejorar la percepción que otros países tienen con respecto al desempeño y estabilidad tanto económica como política, esto podría servir para mejorar las calificaciones de riesgo y por ende la confianza en el país.

“Se están identificando unos grupos de trabajo a los cuales se va accediendo, ya hemos identificado el primer grupo que es el de inversiones y multinacionales”, dijo el Ministro.

Hacia finales de octubre Colombia recibió la carta oficial para pertenecer a este grupo. Este es el primer paso de 20 escalones que deberá subir el país para pertenecer por completo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo, que tiene sede en París.

“Colombia ha identificado la Inversión Extranjera como uno de sus mayores pilares para el desarrollo. Entrar a este grupo no pone en el radar de los grandes, que solo confían en los países que cumplen con los requisitos de la Ocde en este sentido”, agregó Díaz-Granados.

Para Pedro Sarmiento, socio de la firma Delloitte estar y mantenerse en este "club”, significa un reto importante pues no se podría de la noche a la mañana sacar sus normas internacionales, sino internacionalizar más sus tributos y su economía. “Sin embargo hay que ver que estamos un poco lejos de alcanzar ese nivel. Esto es muy importante porque le daría un mensaje a los inversionistas muy claro de que está poniendo los ojos en cómo se hacen las cosas en el mundo y no queremos aquí localmente hacerlas ”, dijo a Dinero.com.

Los indicadores que se deben mejorar para estar en este grupo están en línea con el plan de Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, como desempleo de un digito, superávit fiscal, mejoras en temas de aduanas e infraestructura, estar entre los 20 mejores países con buen clima para la inversión, estar entre los 50 mejores para el turismo, entre los 60 países con indicadores positivos de competitividad, entre otros y que están previsto que se logren para el 2014.

De acuerdo con Saúl Pineda esta organización, a diferencia de otras entidades multilaterales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo, no maneja un presupuesto destinado a la realización de préstamos, razón por la cual el país no podría contraer deudas con esta institución.

Incluso el docente señaló que al seguir la hoja de ruta que recomiendo de la Ocde, el país podría peder cierta independencia en la soberanía del manejo de la política monetaria, uno ejemplo de ello podría ser la adopción de un control de capitales. Tal y como sucedió con Israel en 2007 cuando le plantearon un régimen abierto y transparente para la Inversión Extranjera Directa incluyendo sectores clave, la ausencia de restricciones en pagos o transferencias asociadas a transacciones de cuenta corriente, el compromiso con la protección a inversionistas y la relajación de restricciones de comercio transfronterizo de servicios, en particular financieros y de seguros.

Según la Ocde, este es un procedimiento complejo y puede ser largo, dado que involucra una serie de evaluaciones para valorar la capacidad de un país para satisfacer los estándares.

“Otro obstáculo que se debe afrontar está asociado al trámite que implicaría este tipo de adhesiones ante el Congreso de la República. Al respecto, si bien no hay razones para pensar que los senadores y representantes colombianos van a estar en contra de esta vinculación, se debe señalar que el trámite completo podría retardar aún más el ingreso”, agregó Pineda.

A pesar del buen panorama que se avecina y de las ventajas que tendría para atraer la inversión y el estatus que le daría al país, el ingreso literalmente no es gratis. El presupuesto para el 2010 de la Organización asciende a 328 millones de euros, que son financiados proporcionalmente por los miembros. Según los análisis de la Universidad del Rosario Colombia tendría una participación similar a la de un país como Grecia, que equivale al 1,1% del total, es decir, que tendría que aportar recursos del orden de los 3,6 millones de euros.

Recientemente el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, señaló que los problemas en la Dian como el exceso de contratación y por lo tanto la operación, perjudicaban la aspiración de Colombia de estar en este grupo. Sobre este tema el Ministro reconoció que sí empañaba el panorama, y que por ello se están tomando medidas como la reforma aduanera para acelerar la velocidad de respuesta de los funcionarios que deberán estar listas antes de finalizar el año.

De acuerdo con los datos de la Universidad, de entrar Colombia a esta organización, el país sería el miembro con el menor PIB per cápita, muy por debajo del promedio del conjunto de países, que según el FMI llega a US$37.325 dólares. E incluso de México, que en la actualidad es la nación de la Ocde con este indicador más bajo, con US$9.243, mientras que Colombia tiene US$6.223 dólares.

Hasta el momento sólo dos naciones de la región, México y Chile, pertenecen a este selecto grupo. Sin embargo el camino para lograrlo fue largo y complicado. Por ejemplo, Chile inició en 1997, año en el cual adquirió el estatus de observador. Diez años más tarde, el país austral adquirió el estatus de invitado (lo cual no equivale a convertirse en miembro), y sólo hasta el 7 de mayo del presente año Chile se constituyó en miembro.

Una primera dificultad para ingresar a este organismo radica en que en la actualidad hay varios países haciendo fila. Este es el caso de Brasil, China, India, Indonesia y Sudáfrica, países que en este momento tienen el estatus de “enhanced engagement” y están en la fila de ingreso al organismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?