| 4/11/2012 3:40:00 PM

Ocampo tiene su propia barra en Colombia

Aunque el Gobierno colombiano ha reiterado en varias ocasionadas que no va a apoyar la candidatura de José Antonio Ocampo a la presidencia del Banco Mundial, el economista tiene seguidores que han mostrado su apoyo incondicional.

En la última edición de la revista Semana, en un confidencial se asegura que la polémica decisión del gobierno colombiano de no apoyar a José Antonio Ocampo tiene divididos a los economistas colombianos.

Así mismo, plantea que economistas como Guillermo Perry, Pacho de Roux, Luis Jorge Garay, Salomón Kalmanovitz y Jorge Orlando Melo firmaron una carta en apoyo a la candidatura.

Dinero.com conoció que fueron dos cartas las que circularon en apoyo a Ocampo, entre los cuales se encuentran liderando la causa Gabriel Rosas Vega y Cecilia López.

Ayer, el aspirante tuvo su primera prueba ante los 25 miembros del directorio ejecutivo del Banco Mundial.

El académico cuenta con el apoyo internacional del secretario general iberoamericano, Enrique V. Iglesias, el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo de República Dominicana, Temístocles Montás y el premio nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

De acuerdo con el Gobierno, la decisión de no apoyar al economista se debe a que van a concentrar todas sus fuerzas en sacar adelante la candidatura de Angelino Garzón a la presidencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Se sabe que los contrincantes de Ocampo son la ministra de Finanzas de Nigeria, Ngozi Okonjo-Iweala, y Jim Yong-kim, el médico estadounidense nacido en Corea del Sur, quien fue postulado por el presidente Barack Obama.

Se tiene previsto de aquí al 20 de abril se realice la votación definitiva para definir quién será el nuevo presidente del Banco Mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?