| 9/2/2017 9:57:00 PM

Nuevos beneficios para compra de vivienda de hasta $320,9 millones

El Gobierno entregará coberturas a tasa de interés de créditos para compra de vivienda nueva no VIS para impulsar el sector de la construcción y dinamizar la economía. Se amplía el tope del valor de las viviendas hasta 435 salarios y se amplía el plazo hasta 2019.

El Gobierno Nacional decidió meterse la mano al dril. En una reciente reunión se aprobó la ampliación de los beneficios a la tasa de interés para la compra de vivienda.

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público, modificó la cobertura inicial del programa con el fin de reactivar la inversión del sector y aumentar su ejecución estimulando la inversión de los hogares de clase media, que constituye el 69,6 por ciento de la población.

Lea también: La vivienda recibirá una inyección de $1 billón, ¿se reactivará?

En específico, se decidió ampliar el programa al segmento de vivienda con valor superior a 335 y de hasta 435 salarios mínimos legales mensuales vigentes (320,9 millones de pesos).

La meta es ofrecer 40.000 coberturas adicionales entregadas de manera uniforme en 2018 y 2019, y modificar el número de coberturas inicialmente propuestas para 2017, de 25.000 a 20.000.

Recomendado: Este es el nuevo subsidio del Gobierno para la compra de vivienda

Esta reducción será compensada con la ampliación del mencionado rango de viviendas con cobertura, que comenzó a implementarse desde el primero de septiembre de 2017.

Cálculos del Departamento Nacional de Planeación (DNP) estiman que cerca de 218.583 hogares en Colombia podrían usar el mecanismo del Frech no VIS para convertirse en propietarios o invertir en viviendas construidas en el nuevo rango de precios con cobertura.

Así, las modificaciones al programa permitirían estimular un segmento de vivienda que participa con el 11 por ciento de las ventas del mercado.

Documentos que reposan en la Presidencia de la República aseguran que Colombia ha visto una importante expansión de su clase media consolidada en los años recientes, y ya alcanza alrededor el 30 por ciento de la población del país.

Recomendado: Equidad esquiva

A su vez, agrega el informe, se ha generado un aumento en la presión y necesidad habitacional de este grupo poblacional.

Así, recalca el documento, la modificación del programa Frech no VIS resulta pertinente, en la medida en que puede atender esta demanda por vivienda de la clase media en Colombia.

Además, dado el cambio de preferencias y su mejoría en la capacidad de compra, la adquisición de bienes durables más complejos, como la vivienda, se convierte en una prioridad para la clase media, según han señalado autores como Galor y Zeira y Doepke y Zilibotti.

Lea también: ‘Mi Casa Ya’ impulsó el mercado de vivienda en el primer bimestre del año

En efecto, algunos estudios de la Corporación Andina de Fomento se sugieren que los individuos que componen la clase media tienen una marcada inclinación al ahorro y a la posterior inversión en capital físico o financiero, lo que a su vez incide favorablemente en el crecimiento económico del país.

Cómo opera el beneficio

(i) La cobertura será efectiva a partir del desembolso del crédito hipotecario o al inicio del contrato de leasing habitacional;

(ii) Será equivalente a 2,5 puntos porcentuales sobre la tasa de interés pactada para deudores hipotecarios que no hayan sido beneficiarios de alguno de los programas Frech anteriores; y

(iii) Solo será aplicable a las cuotas hipotecarias causadas durante los primeros siete años de duración del contrato.

¿Cómo nació el programa?

En el contexto de la crisis financiera mundial de 2008-2009, Colombia inició la implementación de políticas contracíclicas encaminadas a estimular la inversión y el consumo en la economía. Una de las medidas consistió en la utilización del Fondo de Reserva para la Estabilización de la Cartera Hipotecaria (Frech), creado durante la crisis de 1999, para la asignación de coberturas que permitieran reducir las tasas de interés para adquisición de vivienda nueva.

Así, mediante el Decreto 11431, se creó el programa de coberturas a la tasa de interés (Frech I) con el propósito de reactivar el sector de la construcción mediante estímulos a la demanda de hogares de ingresos medios y bajos, facilitando las condiciones de financiación de inmuebles con valor de hasta 335 salarios.

“El programa se ha mantenido vigente desde su declaración de importancia estratégica y es parte integral de otros instrumentos de la política de vivienda tales como los programas Mi Casa Ya y Vipa” recalcó el Gobierno Nacional.

De acuerdo con cálculos del DNP, se estima que bajo la existencia del programa Frech las ventas de vivienda registradas han sido 14,9 por ciento superiores a las ventas observadas en los periodos en que el instrumento no operó.

¿Por qué se toma esta medida?

Aún con las medidas implementadas, durante el primer trimestre de 2017 se presentó una contracción del PIB de edificaciones (-7,3 %), explicada por la dinámica del segmento no residencial y por las variaciones negativas observadas en el segmento residencial de precios medios y altos. En buena medida, le dinámica reciente justifica la necesidad de estimular la demanda en rangos de precios con generación media y alta de valor agregado, recalcó el DNP.

Mientras que el Frech VIS presenta un multiplicador del gasto público cercano a 5,1 (esto es, por cada peso invertido por el Gobierno nacional se apalancan inversiones del orden de 5,1 pesos en la construcción de vivienda), el Frech para viviendas con un valor entre 335 y 435 SMMLV puede lograr un multiplicador de 9,8 para la inversión de la nación.

¿De dónde sale el dinero para impulsar la vivienda?

Estos recursos serán garantizados a través de vigencias futuras ordinarias hasta el 2026, considerando que la cobertura se extiende por los siete primeros años del crédito hipotecario o leasing habitacional y se realizarán desembolsos hasta este año para quienes se les otorgue el beneficio en 2019, explicó el Gobierno Nacional.

El costo total de las 40.000 coberturas durante los 7 años de vigencia de esta medida se ha estimado en 1,14 billones de pesos. El costo total de las coberturas dispuestas para 2016, 2017, 2018 y 2019 asciende a 2,07 billones de pesos, concluyó el Ejecutivo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.