| 7/22/2010 11:40:00 AM

‘No queremos TLC con Corea’, Santiago Chamorro

La industria automotriz repuntó en 2010. Sin embargo, ha sido muy difícil encontrar mercado para sustituir las exportaciones de vehículos a Venezuela. Hay que trabajar en una política automotriz más robusta, para que con los TLC la industria no se marchite.

La industria automotriz continúa creciendo. Los resultados de los primeros seis meses del 2010 son mucho mejores que los registrados el año pasado. Santiago Chamorro, Presidente GM Colmotores, en entrevista con Dinero.com, afirmó que la industria puede cerrar el año con ventas cercanas a las 220.000 unidades, mientras en 2009 éstas fueron de 185.000.

En lo que va del año, Colmotores creció 10% y se hace al 36% de la participación del mercado. Aveo, la referencia más vendida del país, tiene ventas muy similares a las de todos los modelos de la marca Renault, que es la segunda marca posicionada en Colombia, afirma Chamorro.

El dinamismo de la industria automotriz frente a 2009 se debe principalmente al crecimiento de la economía por encima de las expectativas de analistas e incluso del propio gobierno. El sector financiero también ha ayudado. El 70% de los vehículos en Colombia se venden a través de algún tipo de financiamiento. Así que los buenos precios, las bajas tasas de interés y los pagos mensuales favorables se han convertido en una mezcla de factores que favorecen la venta de vehículos, señala Chamorro.

Los planes de inversión de Colmotores

El foco estratégico de Colmotores está en el lanzamiento de nuevos productos y la expansión de la red de concesionarios. La idea es realizar al menos cuatro lanzamientos importantes en el año, para que las inversiones se multipliquen, dice Chamorro. Ya salieron la Captiva Short y el Chevrolet Cruze y la semana pasada se acaba de lanzar el Spark GT.

Con el Spark GT se invirtieron cerca de US$13 millones entre los equipos necesarios para hacer las partes locales. El Spark GT es el primer producto global ensamblado en Colombia por Colmotores. El mismo vehículo esta en todos los mercados con pequeñas variaciones adaptadas a las condiciones locales.

Los concesionarios también han realizado una amplia inversión para expandir y mejorar sus instalaciones y así ampliar la cobertura de Chevrolet. Hoy hay cerca de 100 puntos en el país. En los últimos tres años se han invertido cerca de US$70 millones y en lo que va del año ya se han destinado más de US$5 millones en los nuevos puntos de atención al cliente.

Qué pasó con el mercado de Venezuela

Después de haber llegado a exportar 16.000 unidades en el año 2007, al país vecino no se le está vendiendo ninguna unidad. No ha sido fácil conseguir destino para esas exportaciones.

Los mercados automotrices ya están suplidos por otras fuentes. Así que llegar a los dominicanos, panameños o mexicanos con vehículos desde Colombia significa desplazar otras fuentes que ya están atendiendo ese mercado, señala Chamorro.

Para el presidente de Colmotores ese es un esfuerzo que no se mide en días o meses, sino en años y en eso se está trabajando. Hasta ahora se han tocado puertas de varios países de Centroamérica, el Caribe y Suramérica, pero aún no se ha firmado ningún contrato.

Como dato para destacar, está el hecho que las exportaciones a Ecuador sí han crecido. El año pasado se exportaron 1.200 unidades y los pronósticos para este año están en 3.600.

Cómo impactó la quiebra de GM

En Colombia, a través de los medios, se logró explicarle a los colombianos que los problemas de la Corporación estaban en los Estados Unidos, dice Chamorro.

En los últimos meses, la Corporación ha mostrado signos de recuperación. En efecto, ya se prepagó la deuda con el gobierno estadounidense y se reportaron utilidades globales cercanas a los US$2 billones. Los elementos del plan de reestructuración además han permitido limpiar los números y volver la estructura de gastos más liviana.

Qué tan preparada esta la industria para los TLC

La industria colombiana está muy bien preparada en algunos elementos que hacen parte de la fórmula. La calidad del producto es buena y el mercado es razonablemente estable, señala Chamorro. La industria de autopartes tiene una tradición de más de 54 años produciendo piezas y partes para vehículos.

El potencial de crecimiento del mercado interno es importante. Hay espacios para seguir creciendo. Chamorro dice que Colombia muestra la peor densidad por vehículo. Hay un parque automotor chico si se compara con Argentina, Chile, Brasil, Venezuela o Ecuador.

Sin embargo para Chamorro lo que está faltando es una política entre las 3 partes que intervienen en este negocio, que son gobierno, autopartistas y ensambladores, para fortalecer la industria, incluso en ambientes de tratados de libre comercio.

Lo que hay que buscar en una política automotriz más robusta de la que se tiene hoy para tener un mercado interno fuerte y acceder a aquellos que no son naturales y a los que hoy es muy difícil exportar como lo son Chile, Argentina, Brasil, México e incluso el propio Estados Unidos.

“No queremos tratado de libre comercio con Corea” sin que se discuta el futuro de la industria del país para hacerla foco de exportación, dice Chamorro. Sino por la naturaleza propia de producción, la industria tendrá a marchitarse.

Las ensambladores deben hacer las inversiones necesarias para la modernización de este negocio. Y además, se deben crear condiciones que contribuyan a fortalecer el sector. Eso es líneas de financiamiento para renovaciones tecnológicas, fortalecimiento del recurso humano, promoción de las exportaciones de los vehículos y autopiezas colombianas y mejora de la infraestructura que ayude a abaratar los costos.

Chamorro afirma que un país con la complejidad geográfica y tamaño de PIB de Colombia no puede tener 800 kilómetros construidos de autopistas de doble calzada. Hay que avanzar en materia vial, portuaria y aeroportuaria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?