| 9/8/2014 5:30:00 AM

Endeudamiento de bancos latinoamericanos es adecuado

En general, los bancos latinoamericanos están adecuadamente capitalizados, aunque Fitch Ratings percibe que las ponderaciones de riesgo más bajo -en algunos casos- soportan los indicadores de capitalización.

Esto refleja las diferencias en las ponderaciones de riesgo aplicadas sobre algunos activos y en la ponderación de cero riesgo, que la mayoría de los países ha asignado a su propio soberano. Debido a esto, la agencia considera que es importante revisar los indicadores de capital  regulatorio, junto con otros indicadores más simples; así como la capacidad para absorber pérdidas de los bancos.

Fitch utiliza el indicador de Capital Base según Fitch (Fitch Core Capital o FCC por sus siglas en inglés) como la medida principal para evaluar la suficiencia de capital de los bancos a nivel global.

Brasil tiene uno de los indicadores de FCC más bajos de la región, lo cual refleja: su nivel de apalancamiento superior, su mayor proporción de activos diferidos (deferred tax assets, o DTAs) y sus inversiones significativas en subsidiarias de seguros por parte de los bancos de mayor tamaño; estas últimas se deducen de la base de capital para calcular el indicador de FCC.

Los menores indicadores de FCC de Chile y Perú se explican por sus ponderaciones de riesgo relativamente altas. México, donde los indicadores de FCC y de capital regulatorio total son muy similares entre sí, tiene indicadores de capitalización relativamente altos; los cuales se explican en parte por las ponderaciones de riesgo relativamente bajas, pero también por la calidad más alta del capital.

En la mayoría de los mercados latinoamericanos, las ponderaciones de riesgo tienden a estar en línea con los estándares internacionales, aunque también hay diferencias en las ponderaciones aplicadas a los préstamos.

Generalmente, los activos ponderados por riesgo, como proporción de los activos totales, pueden diferir significativamente entre diferentes países, principalmente (pero no solamente) por el tamaño del portafolio de títulos del gobierno.

A finales de 2013, los activos ponderados por riesgo (risk weighted assets, o RWAs) representaron desde un bajo 41.3% del total de activos en Venezuela hasta un alto 82.3% en Colombia (mediana latinoamericana: 70.7%). La mayoría de los mercados, con la excepción de Brasil, México y Perú, basan sus ponderaciones de riesgo en Basilea II (BIS II) o Basilea I (BISI).

La mayoría de los sectores bancarios latinoamericanos dependen del patrimonio común como su fuente principal de capital. En opinión de Fitch, éste es el tipo de capital que posee la mayor capacidad para absorber pérdidas. Los híbridos, que cumplen con Basilea III (BIS III), están limitados a unos pocos emisores en México y Brasil.

Sin embargo, el uso de capital Secundario (Tier 2, o TII) también es una fuente importante de capitalización en algunos mercados más grandes como Chile y Perú, donde más del 30% de la base de capital se compone de capital TII.

Fitch anticipa que la mayoría de los bancos brasileños y peruanos cumplan con los nuevos requerimientos mediante la generación interna de capital. En México todos los bancos ya están en cumplimiento.

Sin embargo, el crecimiento crediticio probablemente seguirá siendo fuerte en estos mercados y Fitch espera que la rentabilidad promedio sea levemente inferior a sus promedios históricos. Por lo tanto, la planificación de capital de largo plazo, por parte de los bancos, será de mayor importancia en el futuro.

Fitch cree que el capital debería ser suficiente para satisfacer BIS III en países con marcos de BIS II y BIS I, debido a que la calidad de éste ya es alta en esos países.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?