| 2/12/2016 12:05:00 AM

Lo que se viene para el sector energético en los próximos 25 años

Al 2040, el uso de energía en Latinoamérica podría ser 80% mayor que el actual. A pesar de que la región tiene un comportamiento precavido en la demanda de energía en comparación con otras regiones, se requieren mayores esfuerzos para su conservación.

En el informe ¿Luces Encendidas?, Necesidades de energía para América Latina y el Caribe al 2040, publicado recientemente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se establecen algunas preocupaciones sobre el futuro energético de la región. En él, se plantea que la demanda de energía para el año 2040 será aproximadamente 80% más alta que la actual.

Asimismo, el BID afirma que se espera que la región latinoamericana sea más eficiente energéticamente, de acuerdo a las proyecciones de la entidad, la región reducirá su intensidad energética más de un 17% en los próximos 25 años.

Este es un tema de total importancia en el desarrollo pues sin la energía no se puede proveer los bienes y servicios básicos para asegurar el bienestar de la población. Como afirma el BID, el crecimiento de ingresos y la población son los motores principales del consumo total de energía, el cual está continuamente estimulado por la escala y velocidad del desarrollo económico.

El sector energético ha crecido al mismo ritmo que la economía “entre 1971 y 2013, el 3,4% del crecimiento anual del PIB de los países de América Latina impulsó a su vez aproximadamente un 3% de tasa de crecimiento promedio de uso energía primaria, y aproximadamente un 5,4% de tasa de crecimiento promedio de consumo de energía”, según el informe.

El consumo de energía ha incrementado directamente relacionado con la actividad económica global y de la  región.

Consumo de energía vs crecimiento de la economía

Fuente: BID

Por otro lado, en Latinoamérica la intensidad energética (uso total de la energía/Producto Interno Bruto PIB) que indica la cantidad de energía requerida para producir una unidad de PIB, es una de las más bajas del mundo. Según cifras del BID, la intensidad china, supera en más del doble la intensidad energética en la región latinoamericana.

Dicha intensidad en la región ha disminuido aproximadamente en un 13% en los últimos 40 años y para los próximos 25 años se proyecta que siga disminuyendo, hasta alcanzar un declive en el 2040 del 17%. Esto evidencia una mayor productividad en el consumo de energía dentro de la región. Inversamente, los precios de la energía han aumentado durante los mismos periodos de tiempo.

Si bien es cierto que nuestra región ha tenido un desempeño aceptable en comparación con otras regiones del mundo, también se requiere un mayor esfuerzo. A pesar de que la energía solar creció a una tasa anual de 15,1% y la energía eólica en un 36,6% durante 2000 y 2013, los combustibles fósiles siguen representando la mayor demanda de energía primaria, por encima de la demanda de energía renovable.

Fuente: BID, cálculos Dinero

Brasil, México, Argentina, Venezuela Chile y Colombia, representan actualmente más de 3/4  de la demanda regional diaria. Además, según cifras del BID, el consumo final de electricidad aumentó un 5,4% anualmente de 1971 a 2013, producido realmente por la expansión económica constante y una rápida urbanización.

Dentro de los mayores consumidores finales de energía, se encuentra el sector industrial, el sector residencial y el sector servicios. Al 2013, la industria representó 46,3% del consumo total de energía de la región, seguido del consumo residencial con una representación del 27,1% y el consumo del sector comercial y servicios (20,5%).    

Finalmente, se espera que el incremento del consumo de energía para el 2040 esté representado en un 83% por los países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela. De estos, los de mayor crecimiento serán Chile y Colombia, con un aumento del consumo de 154,7% y 110,3% respectivamente.

Lea también: El inusual costo de los empresarios colombianos para acceder a la electricidad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?